menú responsive
ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

Artículo del coronel Carlos Calvo

Balmis, el cirujano militar que llevó la vacuna de la viruela a América

Grabado de la corbeta Maria Pita. Foto: Francisco Pérez (Biblioteca Nacional de España)

Grabado de la corbeta Maria Pita. Foto: Francisco Pérez (Biblioteca Nacional de España)

22/04/2020 | Madrid

El despliegue de las Fuerzas Armadas para luchar contra el coronavirus ha rescatado del olvido, inmerecido, la figura del cirujano militar Francisco Javier Balmis Berenguer

La bautizada operación Balmis, en su honor, acumula, en algo más de un mes, miles de intervenciones para frenar la expansión del coronavirus que incluyen la desinfección de todo tipo de instalaciones, media docena de vuelos a China para traer toneladas de material sanitario, el transporte y reparto de alimentos o el apoyo, a través de la sanidad militar, al sistema de salud de las comunidades autónomas.  

Esta operación ha pasado ya a la historia, antes de finalizar, como el mayor despliegue militar en España en tiempos de paz. Afirmación, realizada por la propia ministra de Defensa, Margarita Robles. Balmis también pasó a la historia de la medicina por su trabajo a principios del XIX por los territorios del entonces vasto imperio español para combatir otra enfermedad, la viruela, uno de los grandes males de la época, erradicada en el mundo desde los años 80 del siglo pasado.

En un artículo publicado en Infodefensa.com, el coronel (reserva) Carlos Calvo repasa la biografía de este cirujano militar nacido en Alicante en 1753 y fallecido en Madrid en 1819. 

Balmis, instalado a partir de 1795 en la corte de Carlos IV como médico, después de una década en México y varias campañas militares a sus espaldas, persuadió al rey para que financiara una expedición filantrópica a América para frenar las epidemias de viruela.

Calvo relata que "el 30 de noviembre de 1803 partió del puerto de La Coruña la corbeta María Pita con destino Tenerife desde donde se dirigiría a su primer destino americano, Puerto Cabello (Venezuela) donde vacunaron a 30 niños. En Caracas se fundó la primera junta central de vacunación. Un organismo pionero a nivel mundial". 

"La misión de la expedición era crear juntas de vacunación en los virreinatos, algo que no se había hecho en la península. El método consistía en trasladar un grupo de 22 niños expósitos que debían de servir de cadena para las vacunaciones al recibir inoculaciones sucesivas", explica el autor.   

Los niños estaban a cargo de otro personaje interesante, Isabel Zendal López, directora de la casa de expósitos de La Coruña. La expedición se organizó con Balmis como director técnico con la asistencia de José Salvany como subdirector. Desde Caracas, Salvany se dirigió a Bogotá, Lima y Buenos Aires. Balmis partió hacia La Habana y México, desde donde se dirigiría a Filipinas, Macao y China. En Asia permaneció desde febrero de 1805 hasta mediados de 1806 cuando regresó a la península tras tres años de periplo por medio globo terráqueo.

La expedición de Balmi-Salvany podría considerarse el primer programa oficial de vacuación masiva realizado en el mundo. Cabe señalar además que, con el nombre de Zendal, los ministerios de Sanidad y Defensa ultiman esta semana otra operación para llevar a cabo miles de test de coronavirus por toda España en los próximos meses.

Puede consultar aquí el artículo completo 

 

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje