menú responsive
ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

Despliegue más exigente en décadas

Defensa asume la prórroga para 2020 con el reto de diseñar una estrategia post Covid-19

Margarita Robles, Ángel Olivares y el general Miguel Ángel Villarroya. Foto: Ministerio de Defensa

Margarita Robles, Ángel Olivares y el general Miguel Ángel Villarroya. Foto: Ministerio de Defensa

22/04/2020 | Madrid

El Ministerio de Defensa tiene claro ya que tendrá que concluir el presente ejercicio de 2020 con unos presupuestos generales prorrogados y en un escenario de enorme incertidumbre que incluye asumir los gastos extraordinarios ocasionados por el despliegue más exigente en décadas (la operación Balmis) y el reto de diseñar una nueva estrategia para la era post Covid19 que salvaguarde, en lo posible, el sector industrial de Defensa.

La semana pasada, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, confirmó que el Gobierno de Pedro Sánchez renuncia a presentar unos Presupuestos General del Estado (PGE) para 2020, puesto que la senda del déficit que aprobaron Congreso y Senado ha quedado "absolutamente desfasada" y, por tanto, inviable en estos momentos.

Montero explicó, asimismo, que los PGE para 2021 –hoy en día toda una incógnita- se llevarán a la Cámara Baja "en tiempo y forma" y enfatizó que esperan que reflejen aquello que se consensúe en la llamada Mesa de Reconstrucción que el Ejecutivo busca negociar con los partidos políticos. El presidente de PP, Pablo Casado, declaró tras la primera reunión que ve "difícil" que los apoyen, aunque portavoces de Ciudadanos afirmaron estar abiertos a ello.

Según fuentes oficiales consultadas por Infodefensa.com, los técnicos presupuestarios de Defensa trabajaban desde hace tiempo con el escenario de finalizar este año con los presupuestos prorrogados diseñados por Cristóbal Montoro en 2018, y llevan meses haciendo "malabares" para hacer frente a las contingencias que han aparecido y, a la vez, cumplir las normas presupuestarias que impiden determinados cambios de asignación de fondos.

Sin embargo, reconocieron que ha sido muy difícil prever la combinación de situaciones tan excepcionales como las que se viven en la actualidad y, por tanto, declinaron hacer ninguna valoración sobre cómo se terminará el año, ni las líneas directrices del proyecto de presupuesto para 2021, probablemente uno de los más decisivos y complejos para los Ejércitos y la industria de Defensa españolas en muchos años.

Operación Balmis

 

Los expertos consultados por este medio señalan que a corto plazo, Defensa se enfrenta a dos retos importantes: la operación Balmis y la estabilización de los programas de adquisición y modernización de armamento que se han visto afectados -por no decir suspendidos o retrasados- como consecuencia del estado de alarma y la decisión del Gobierno de no considerar a las empresas de defensa como sector estratégico durante el Covid-19.

En relación con lo primero, ninguna fuente oficial se aventura a cuantificar el coste del enorme despliegue que ha provocado la operación Balmis para luchar contra el coronavirus. Es evidente que los gastos generados por la significativa movilización de efectivos y operativos -transportes aéreos, patrullas, montaje de hospitales de campaña, etc.- son muy cuantiosos y no estaban programados por lo que habrá que buscar algún tipo de financiación extraordinaria.

Durante las cinco semanas de lucha contra el coronavirus, Defensa ha movilizado más de 100.000 jornadas de trabajo militares, lo que representa el despliegue más exigente en décadas. En términos de efectivos, el Estado Mayor de la Defensa ha calculado un despliegue medio diario de más de 7.000 efectivos, a los que habría que añadir los cerca de 3.000 desplegados en operaciones en el exterior.

Escenario post-coronavirus

 

El segundo asunto importante sobre la mesa de la ministra Margarita Robles, mejor dicho del secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, se refiere a cómo hacer realidad los 15.000 millones comprometidos por Defensa en nuevas inversiones que, según explicaron antes del covid-19, eran necesarias y debían garantizar el mantenimiento de las capacidades operativas de las Fuerzas Armadas españolas, y de las empresas del sector de Defensa en su conjunto.

Hablamos de programas tan importantes como las fragatas F-110, la nueva generación de satélites de comunicaciones, la elevación del techo de gasto del programa Eurofighter y del submarino S-80, la adquisición de la Fase II del helicóptero NH-90, o el nuevo vehículo blindado 8x8 VCR Dragón para el Ejército de Tierra.

Fuentes de la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) del Ministerio de Defensa resaltaron a Infodefensa.com el pasado 4 de abril, ya en estado de alarma, que en cualquier caso estaban “trabajando en un plan que permita, una vez que se termine el estado de crisis que la provocado el covid-19, la recuperación lo antes posible del ritmo normal de todo el potencial industrial y tecnológico”, aunque no dieron detalles de dicha planificación.

En una entrevista publicada el pasado 18 de abril en el diario ABC, el general Francisco Javier Varela Salas, jefe del Estado Mayor del Ejército, mostró su "esperanza" de que se firme "antes de verano" el contrato para la adquisición de la serie del 8x8 VCR Dragón, contrato que quedó en el aire después de que la DGAM declarara desierta por no ajustada a las condiciones establecidas la oferta presentada por GDELS-Santa Bárbara Sistemas.

"El proyecto Fuerza 35 es un proyecto de innovación, basado obviamente en la financiación y creo que perfectamente asumible en el escenario post-coronavirus para reconstruir el tejido industrial de la nación- dijo el general Varela-. El 8x8, que es el proyecto avanzado, se va a construir en España básicamente. Por tanto, estamos aportando horas de trabajo a nuestra industria y oportunidades de investigación y tecnología. Es una inversión para futuro. Esperamos que antes del verano estará firmado el contrato del nuevo vehículo 8x8".

A la pregunta de si teme que el presupuesto de Defensa se recorte aún más a pesar de la labor indispensable de las Fuerzas Armadas en esta crisis, el Jeme contestó que no. "Está claro que las Fuerzas Armadas son una herramienta absolutamente necesaria para garantizar la paz y la seguridad de nuestras sociedades. Por eso las FAS necesitan una financiación suficiente, previsible y estable consensuada por todos los partidos políticos con representación parlamentaria. Esta crisis lo que pone de manifiesto es que hay que pagar la póliza de este seguro e invertir para estar mejor preparados en el futuro. Además, la inversión sería una palanca más para el desarrollo económico que evidentemente va a necesitar España una vez que superemos la pandemia”

Imprescindibles y urgentes medidas de apoyo

 

Siguiendo la tradicional discreción del sector de defensa, las empresas, y sus directivos, han mantenido en las últimas semanas un hermético silencio sobre su situación aunque la mayoría de ellas se han visto obligadas a poner en práctica ERTE y suspensiones de empleo, y reducir prácticamente a cero su actividad. En privado, coinciden en su preocupación porque el Gobierno no considerara el sector como estratégico en el Real Decreto-ley 10/2002. La norma solo estimó estratégicas las relacionadas con el mantenimiento de las Fuerzas Armadas.

En un artículo publicado el domingo en el diario ABC, el primero como presidente de Tedae, desde su nombramiento a finales de febrero, Ricardo Martí Fluxa afirma que el impacto de la crisis ha visto repentinamente mermadas las alentadoras perspectivas de crecimiento que "nos deparaba el futuro inmediato" al sector.

"La crisis ha afectado profundamente a las cadenas de suministro de nuestras empresas, ha provocado una rebaja radical en las previsiones de entrega y fabricante de aviones y nos ha situado en un paréntesis en el desarrollo de los grandes programas espaciales, de defensa y seguridad, ante unas incertidumbres de futuro, de consecuencias impredecibles", agrega.

El presidente de Tedae, el principal interlocutor de Defensa con el sector, afirma, asimismo, que las empresas del sector requieren "unas imprescindibles y urgentes medidas de apoyo para, de la mano de las administraciones europeas, nacionales y autonómicas, devolver la confianza y el dinamismo a los mercados y a las industrias".

 

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje