menú responsive
ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

Los uniformados no aparecerán en televisión

Defensa inicia su repliegue en la lucha contra el Covid-19


La ministra de Defensa Margarita Robles da un emotivo discurso


27/04/2020 | Madrid

El Ministerio de Defensa comienza a partir de hoy lunes un repliegue en su actuación contra el Covid-19, la misión militar más importante de la democracia, con una primer reducción de efectivos activados y la desaparición de los portavoces uniformados de las ruedas de prensa diarias convocadas desde el palacio de La Moncloa.

El ministerio pasará de una media de 6.600 militares desplegados diariamente en el territorio nacional a unos 5.000 (incluidos 3.000 de sanidad militar), sin contar con los militares desplegados en el exterior. Para este lunes, en concreto, Defensa ha informado del despliegue de 1.737 militares en 85 localidades, a lo que hay que sumar 3.154 efectivos de asistencia hospitalaria. En total, 4.891. 

En este sentido, la ministra de Defensa, Margarita Robles, afirmó en una entrevista en televisión que las Fuerzas Armadas han actuado con "absoluta generosidad". Aunque no dio número, agregó: "no me cabe duda de que los objetivos se reducirán a medida que se vayan cumpliendo objetivos".

Para Robles, la actuación de los militares durante las últimas semanas ha demostrado que el Ejército está "plenamente unido a la sociedad española" y que estará allí donde se necesite ayudando a todo aquel que lo necesita. Hasta el domingo, han estado presentes en 2.080 localidades donde han realizado un total de casi 10.000 desinfecciones, 4.817 de las cuales han sido residencias de mayores. Además de 34 aerotransportes, 14 de ellos, vuelos internacionales.

A preguntas de Infodefensa.com, el teniente general Fernando López del Pozo, comandante del Mando de Operaciones (Mops), responsable de todo este operativo, explicó que la operación, bautizada con el nombre de Balmis, se inició con el estado de alarma y finalizará con él, aunque no hay fecha fijada por el Gobierno. Respecto al repliegue, el general subrayó que irán "adecuando la respuesta y nuestros esfuerzos a la evolución de esta fase, adaptándose al desarrollo de la pandemia y manteniéndose preparados para reaccionar si hay imprevistos".

No se reducirán patrullas de vigilancia

 

En el despliegue, en el que han participado hasta ahora más de 133.000 efectivos acumulados y han realizado más de 16.000 intervenciones, ha implicado la actuación de todos los Ejércitos, incluida la Armada, que envió el buque anfibio Galicia a Ceuta y Melilla para refuerzos hospitalarios y el Ejército del Aire que utilizados sus principales aviones de transporte A400M para traer suministros sanitarios.

En cualquier caso, el mayor peso de la operación ha recaído, como no podía ser de otra manera, en la Unidad de Emergencia Militar (UME) y en el Regimiento NBQ del Ejército de Tierra que, además de operativos concretos, se han dedicado a formar a diferentes colectivos civiles como bomberos, protección civil, etc, en labores de desinfección.

Según fuentes militares, el Estado Mayor de la Defensa (EMAD) mantendrá en una primera fase todas las patrullas de vigilancia de infraestructuras críticas como centrales nucleares, centros estratégicos de energía o telecomunicaciones hasta que finalice el estado de alarma y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado puedan asumir sus actividades normales.

El resto de operativos dependerá de las peticiones de las autoridades civiles, que ya han ido remitiendo conforme ha descendido el número de afectos por el Covid-19. Un ejemplo es el cierre del hospital instalado en Ifema, Madrid, y el desmontaje de hospitales de campaña en otras provincias como Segovia.

Repliegue en los medios de comunicación

 

El repliegue del Ministerio de Defensa no solamente es de efectivos sino también de visibilidad, puesto que la Secretaria de Estado de Comunicación decidió prescindir de los portavoces uniformados en las ruedas de prensa diarias que desde el inicio de la crisis, el 14 de marzo, se han realizado desde La Moncloa para informar de su actuación.

Durante 42 días, la actuación de las Fuerzas Armadas ha sido explicada por el jefe del Estado Mayor de la Defensa, teniente general Miguel Ángel Villarroya, y en sustitución algunos días por el director de su gabinete, el general Carlos Pérez Martínez.

El secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, no explicó el motivo de este cambio de criterio y se limitó a informar de que comparecerán los responsables designados por los ministerios "cuando sea necesario".

Las comparecencias habían sido cuestionadas interna y externamente en especial por la presencia de los uniformados (Fuerzas Armadas, Guardia Civil y Policía Nacional), sobre todo a raíz de la polémica tras la revelación por parte del jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, el general José Manuel Santiago, de que las fuerzas de seguridad persiguen bulos para "minimizar el clima contrario a la gestión de crisis por parte del Gobierno".

Unos comentarios que soliviantaron a la oposición. El PP y Ciudadanos llegaron a pedir la comparecencia en el Congreso del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que en un primer momento calificó de "lapsus" las palabras de Santiago. La presencia de los uniformados también ha estado en el punto de mira de algunos grupos como ERC y EH Bildu

Fuentes gubernamentales explicaron que en la actualidad la presencia en estas ruedas de prensa de los uniformados no es necesaria porque no se están registrando apenas problemas de orden público. "Es lo lógico. Estos profesionales tienen mucho trabajo en sus destinos", dicen estas mismas fuentes.

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje