menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

Análisis Infodefensa.com

infodefensa.com

Modernización y reequipamiento de las Fuerzas Armadas de Paraguay

07/09/2011

(Infodefensa.com) R. Serrano, México DF - Paraguay tiene grandes aspiraciones de renovar completamente sus Fuerzas Armadas, y es así como en el proyecto de reorganización del Ejército formulado por el general de Ejército Felipe Melgarejo ofrece incrementar el presente pie de fuerza de 12.700 efectivos (a incluirse civiles que trabajan para el ente castrense), a 32.000 dentro de 5 años. También se pretende la mejora de las infraestructuras y equipos, a incluirse la inversión de 20 millones de dólares en la remodelación de destacamentos militares en el Chaco, como las instalaciones del destacamento militar de general Eugenio A. Garay, y los puestos militares en Sargento Rodríguez y en Teniente Infante Rivarola.

Aparentemente, este proceso de modernización y re equipamiento promete una inversión de al menos 42 millones de dólares, y elevándose a un total de 90 millones de dólares entre 2011 y 2013 entre las tres armas. Los números de cálculo suben y bajan, pues se habían solicitado G.1.054.000.000 (unos 224 millones de dólares) para el gasto militar de 2011, pero sólo se asignarían G. 876.979 millones como presupuesto presente. Algunos reportes indican que los militares buscan eventualmente obtener 400 millones de dólares para sus planes de re-equipamiento.

El anuncio de la reorganización se complementaba con otros movimientos y en abril del corriente, se anunciaban tareas de patrulla en la línea fronteriza con Bolivia, reactivándose para ello varias instalaciones a lo largo de la misma línea divisoria, con el objetivo de prevenir vuelos ilícitos y de mantener presencia militar. Se despachaban aparatos aéreos desde el Aeropuerto Militar de Luque, a la Base Operacional de Mcal. Estigarribia, en el Chaco paraguayo. Esto evidenciaría el compromiso a dicha renovación asignada a la Fuerza Aérea (FAP), para lo que se le reforzaría con la dotación de radares móviles adquiridos por dos millones de dólares cada uno y una inversión inicial de 10,6 millones de dólares para la renovación de aviones, helicópteros y otros equipos. Se hace nota que la cantidad se hace poca para las ambiciones del servicio aéreo en particular y las ambiciones militares en general.

Hay que recordar que en 2010 se había autorizado, bajo el Decreto 5013, un presupuesto de G 3.183.900.000 (unos 668.000 dólares) para reparar helicópteros.  En ese entonces se anotaba que de los 10 aparatos UH-1H donados por Taiwán años atrás, solamente 4 estaban en funcionamiento.

Para marzo de 2011 la FAP declaraba que de todos los modelos, sólo 5 helicópteros eran operacionales y como consecuencia, el presidente Fernando Lugo buscaba hacer realidad la oferta de donación de parte de Taiwán de 11 helicópteros UH-1H adicionales.  Se hablaba, de la misma manera, de una inversión de 16 millones de dólares para adquirir 6 aeronaves de combate y una aeronave de porte liviano, además equipos para 60 paracaidistas a incluirse sus 60 carabinas M-4 y accesorios.

Los diseños de recuperación programaban la restauración de 5 helicópteros UH-1H y se mencionaba la reparación de 3 aviones CASA 212-200, y se trabajaba en mejorar la infraestructura de las bases aéreas.

En febrero, se afirmaba que el establecimiento militar pretendía adquirir aviones de transporte, y modelos de entrenamiento avanzado y cazabombarderos, y se hacían preparaciones para pavimentar la pista de Lagerenza, en el Chaco, desde donde opera la 5ª División de Infantería.

En marzo del corriente, el ministro de Defensa paraguayo, el general de Brigada Cecilio Pérez Bordón, mostraba interés por helicópteros Chinook y HU-10 (UH-1H) españoles, después que se firmara un entendimiento en Madrid para la adquisición de material bélico. Ya en 2008, España habría suministrado sacos de dormir, chalecos protectivos, tiendas de campaña, material de transmisiones, mochilas, cascos y ponchos, sin olvidar el suministro de cuatro C-212-200 en 1984 y un C212-400 en 2003 y la consideración que se hace ahora por un C-295.

Las especulaciones hablaban de que con las nuevas dimensiones sería posible la adquisición de aparatos de alto rendimiento YAK-130.  Desde junio de 2009, el ministro de Defensa de esa fecha, general (SR) Luis Bareiro Spaini, buscaba en Francia la posibilidad de hacerse de algunos aparatos allí, junto con otros pertrechos.  En diciembre de 2010, en el marco del Plan de Modernización 2013-2023, el comandante de la Fuerza Aérea, general de Brigada Aérea, Miguel Christ Jacobs, sugirió el YAK-130, por su avanzada aerodinámica y modernos sistemas de vuelo y, posteriormente, el ministro del Interior, Rafael Filizzola, admitía que se evaluaba comprar aeronaves de transporte, pero para la Policía en Rusia.

No hay duda que nuevos detalles prometen cambiar las capacidades de la FAP, y de todas las fuerzas nacionales, y se nos aseguraría en mayo que con ayuda norteamericana se habían adquirido doce L-159, descartándose así la necesidad de los YAK-130.

Si en realidad se han contratado los L-159 esto significaría un salto tecnológico bastante importante. Hay que recordar que el Gobierno checo contrató por 72 aparatos de la compañía AERO Vodochody en 1995, tratándose básicamente de un avión de entrenamiento avanzado de capacidades multipropósitos y modernos. Los primeros aparatos habían sido entregados en 2000, y los 72 para 2003.  Pero a partir de 2004 el Gobierno disponía que la Fuerza Aérea Checa incorporara sólo 24 de ellos, dejando 47 aparatos en bodega. Después de esto, la Republica Checa trató de venderlos, entre otros, a Bolivia.

Efectivamente, en 2009, Bolivia contrató seis aparatos en un paquete de 58 millones de dólares, pero como el aparato lleva equipo estadounidense, ese país vetó la venta de las máquinas.

El ALCA tiene la capacidad de disparar el misil aire-aire AIM-9 Sidewinder, así como el modelo aire-tierra AGM-65 Maverick. Otros adelantos incluyen el radar Grifo-L Doppler de pulso multi-modular, con capacidad para traquear hasta 8 blancos aéreos, y el de advertencia BAE Skyguard 200, así como contramedidas electrónicas.

El L-159 es básicamente una adaptación del fuselaje del exitoso L-39 a un motor Honeywell ITEC F 124-GA-100 que le permite una velocidad máxima de los 936 km/h, dándole un alcance de hasta los 2.530 km con una carga de combate de hasta las 8 toneladas.

Aunque Paraguay no parece tener el dinero necesario en el presupuesto militar para 12 máquinas, se aseguraría que seis están destinados a arribar durante el corriente, con otros 6 el próximo año.

El dato también indicaría que precisamente han sido los EEUU los que han asistido en el financiamiento, quizás como contrapeso a los K8 de Bolivia, pero hasta donde se sabe, no se ha concretado el contrato por las naves, ni se han obtenido detalles independientes que corroboren esto. Por otro lado, Irak ha mostrado interés en adquirir el parque completo de los L-159 en bodega, lo que eliminaría los deseos de la FAP.

Pero el acercamiento con los EEUU en materia militar es evidente y sugiere también la posible entrega de aparatos Cessna Caravan y Huey-II. Y, efectivamente, en junio del corriente se recibían cuatro Huey II, pero para la Policía Nacional paraguaya. Al menos dos de los aparatos serían destinados a la Base Aérea policial en Tacumbú y sede de las Fuerzas de Operaciones Especiales (FOPE).

En tierra

Entre otras amenazas, Paraguay afronta el narcotráfico asociado al crimen organizado y las operaciones de grupo guerrillero del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Pero los detalles del re equipamiento van más allá de las necesidades anti-drogas y contra-insurgentes.

En 2010, por ejemplo, la cúpula militar se dice haber planificado por la compra de entre 20 y 40 carros de combate para equipar las fuerzas. Al parecer, estos diseños se hacen para mantener cierta paridad con Bolivia y para reemplazar los doce M3A1 aún en lista operacional.  Bajo el Decreto 5133 se autorizaba al Ministerio de Defensa la adquisición de  vehículos tácticos de uso militar, anunciándose en su momento que se pretendía adquirir motorizados Humvee, así como blindados MOWAG Piraña.  Esta misma afirmación se hacía a mediados de 2011, y en torno a las celebraciones del bicentenario, asegurándose que EEUU facilitarían la adquisición de los Humvee, hasta 200 M113 y también blindados Stryker.

La cantidad de medios blindados a adquirirse parece un poco extensa, y quizás hasta dudosa, considerando que el presente parque acorazado solo comprende 20 media-orugas (de los que pocos aparentemente son operacionales), 28 EE-9 y 12 EE-11.

Se especifica que con la cantidad mencionada de M113 sería posible la complementación de todos los regimientos de Caballería actuales y la motorización de los de Infantería. Sin embargo, significaría también un aumento extraordinario en los presupuestos logísticos para permitir su funcionamiento y un aumento substancial a los recursos militares hoy a disposición. Sin duda alguna, no todos los M113 serían operacionales, sirviendo algunos de fuentes de repuestos.  Por otro lado, y de ser cierta la llegada de semejante arsenal a la par que adecuarse los fondos mencionados, podría considerarse la actualización de los M113, beneficiando las industrias automotrices estadounidenses, así como la nacional y mejorando el rendimiento de las máquinas y suavizando su mantenimiento.

La mención del Stryker dentro del paquete estadounidense es de interés y sorpresa, particularmente dado su costo de obtención y mantenimiento –quizás un poco prohibitivo para un país como Paraguay. Se ha mencionado específicamente la versión M1128, armada con el cañón de 105 mm, cosa que parece hasta improbable – de nuevo, debido a los costos.  Lo mismo podría decirse de los similares modelos europeos MOWAG Piraña. Pero se nos explica que el Ejército está muy complacido por las dotaciones de los EE-9 y EE-11, y no hay posibilidades de obtener aparatos adicionales en Brasil, así que los GD/MOWAG son necesarios para completar los cuadros.

Por otro lado, la mención de los Humvee sí esta al alcance y se trata de automotores ideales para operaciones en el Chaco, en tareas de transporte ligero, seguridad, patrulla, respuesta y enlace y en la ultima serie M1151 se provee una plataforma protegida. La base para adquirir los Humvee aparentemente proviene del mencionado Decreto Nº 5133, que autorizaba al Ministerio de Defensa la adquisición de vehículos tácticos de uso militar y que permitieran incrementar las capacidades operativas del Ejército paraguayo, permitiéndole operar tácticamente con mayor seguridad, versatilidad, flexibilidad y movilidad.

Pero la advertencia es que de adquirirse las versiones utilitarias del Humvee, se corre el riesgo de complicar la logística con el actual y nuevo modelo Land Rover. Estos modelos LR Defender 130 serían adquiridos por G.18.634.150.000 (unos 4,4 millones de dólares). De ellos se planean otros dos pedidos hasta completar unas 200 unidades. Del primer paquete, 16 llegaron en la versión de puestos militares de mando y control y los otros 42 de transporte de tropa. Partes de la carrocería de los vehículos serian fabricadas en el país bajo supervisión de la Land Rover y llegan al país con un parque logístico que garantiza los 100.000 km de uso.  Efectivamente, en 2008 se detallaba la adquisición de los mencionados Land Rover y 18 Ford Rangers, más 100 otros sin especificar, en un paquete de G. 21.000 millones.  En el mismo dato se hablaba de la compra de 200 boinas azules para el equipo de seguridad de la presidencia (G. 18 millones), y 7 camionetas de construcción brasileña por G. 2.500 millones.

Armas

El general de Brigada (SR) Miguel Ramón Hermosilla, viceministro de Defensa Nacional, indicaría que la modernización de las Fuerza Armadas implicaría la descentralización de fuerzas, con cada unidad engrosada por su especialidad específica de combate, otra de apoyo de combate y otra con sus servicios de apoyo de combate.

Para ello, se mejoraría el equipo de todos los cuadros.  Entre otras cosas se contrataban por 130 fusiles en los Estados Unidos para equipar unidades especiales y, para abril, se solicitaban hasta 10.000 fusiles nuevos.  Es notable que el arsenal actual incluye aproximadamente 7795 fusiles T-65K2, unos 2953 G-3, alrededor de 400-600 Colt M4A3 y hasta 3542 Mauser en calibre 7,62x51mm, así como un número similar de modelos FAL.

Se apunta, sin embargo, que los 10.000 rifles solicitados no alcanzan para equipar a todas las unidades en completo.  Además, los modelos T-65K2, hechos en Taiwán con un sistema de pistón en lugar de aquel de gas del M16, son de relativa reciente adquisición. También se habían adquirido unos 200 fusiles Norinco CQ-M4, copias chinas de la carabina Colt M-4A1.

Al parecer, todo se resolvería a mediados del corriente, cuando se indicaba que se había negociado por la entrega de fusiles M4 y M4A1 en suficientes cantidades como para reemplazar de una vez por todas los diversos tipos de armas en servicio.

A principios de 2011, se especificaba la necesidad de adquirir 148 armas antitanque FGM-148 Javelin, pero si consideramos que el apoyo de fuego actual  principal proviene de morteros de 120mm y de los FSS M40A1, cabe que se considere la actualización de dichos implementos bélicos en su lugar, pues tendría más sentido logístico y costo-efectivo.  El arma antitanque principal sigue siendo el M40A1, el que podrían montarse sobre los mencionados Humvee y/o M113 para proveer plataformas de fuego móviles y sin invertir el presupuesto que representan los FGM-148.

Siguen los gastos

La Dirección de Servicio de Intendencia del Ejército (Diserinte) ha iniciado la organización de pelotones de transporte y un grupo de combate. Se busca la inversión de casi 2 millones de dólares en la remodelación de 15 cuadras de tropas, construcción de 3 destacamentos y dos puestos militares, así como el de la Escuela de Infantería, otros 10 millones de dólares para establecer y equipar dos compañías de fusileros y una compañía de las Fuerzas Especiales adicionales, y se ha buscado poner en funcionamiento la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital de las Fuerzas Armadas.

Varios contactos en Asunción han insistido que los EEUU equipan y solventan todas las fuerzas especiales del país. Esto más o menos se ilustraba y verificaba en 2009, cuando la embajada de EEUU en Asunción hacia entrega de equipos de un valor de más de 1.390.000 dólares al Batallón Conjunto de Fuerzas Especiales en la Base Militar de Campo Grande, Asunción, a incluir equipos de comunicaciones de alta tecnología, armas y artefactos de visión nocturna.

El batallón se establecería en 2007, pero no sería hasta el 24 de agosto de 2009 cuando por Decreto del Poder Ejecutivo 2764 se establecía oficialmente esa unidad.  Este batallón se dice que opera a un nivel “estratégico”, mientras que el Ejército desplaza el Comando de Tropas Especiales (TEE) para tareas “tácticas”. El TEE se compone de la Escuela de Formación, un batallón FFEE, y el Destacamento Conjunto de Empleo Inmediato (DECEI).

La Armada contribuye con los Comandos Anfibios (COMANFI), y la FAP hace lo propio con la Brigada Aerotransportada Silvio Pettirossi. Se mencionan entre las elites suplidas por los EEUU, el Regimiento de Guardia Presidencial y, específicamente, la Compañía Anti-Terrorista.

Por su parte, el presidente Fernando Lugo había decretado la compra de equipo bélico y de seguridad sin previa licitación. Se especifica que la compra seria directa y relacionada en forma estricta al gabinete militar del jefe de Estado.  En fin, se busca una transformación completa del ente militar en un periodo relativamente corto.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje