menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

Aniversario de la muerte del almirante Grau

Vizcarra reitera su apoyo a la industria naval de las FFAA peruanas

Estatua del almirante Miguel Grau en la plaza del Callao donde se recordó su inmolación al defender los intereses del Perú. Foto: MGP.

Estatua del almirante Miguel Grau en la plaza del Callao donde se recordó su inmolación al defender los intereses del Perú. Foto: MGP.

10/10/2018 | Lima

Peter Watson

En el aniversario del fallecimiento del almirante Miguel Grau, en el combate de Angamos, el presidente del Perú, Martín Vizcarra ha afirmado nuevamente su apoyo a la industria naval peruana y al brazo logístico de las Fuerzas Armadas.

Celebrado cada 8 de octubre, la muerte del gran almirante del Perú hace 139 años es un permanente recordatorio a los peruanos, y en particular a la clase política, sobre la necesidad de preservar actualizada a las Fuerzas Armadas en materia de tecnología, materiales y equipamiento.

La ceremonia llevada a cabo en la plaza Grau, en el Callao, ha estado encabezada por el mandatario peruano, quien estuvo acompañado por el ministro de Relaciones Exteriores, Néstor Popolizio, quien por estos días está encargado del despacho de Defensa ante la asistencia del ministro José Huerta a la XIII Conferencia de Ministros de Defensa de las Americas, en México.

En su discurso, ante la efigie de Miguel Grau, el presidente Vizcarra reiteró su apoyo a las Fuerzas Armadas, diciendo “expreso mi mayor felicitación y reconocimiento por su entrega diaria en las labores de vigilancia y protección de los intereses nacionales, en el ámbito marítimo, fluvial y lacustre; con el fin de contribuir a garantizar la independencia, soberanía e integridad territorial de la República y el bienestar general de la población”.

El enfoque del mandatario no puede ser mejor, encuadra la labor de las Fuerzas Armadas, en particular de la Marina de Guerra del Perú, a los intereses nacionales del país, a la soberanía y a bienestar general. En otro pasaje, el mandatario recordó el despliegue realizado por los institutos militares durante el Fenómeno El Niño Costero de inicios de 2017, aunque allí se hizo sentir la falta, principalmente, de un mayor número de helicópteros y aviones de transporte.

A paso lento

 

Desde entonces, comienzos de 2017, los repetidos anuncios sobre la compra de estos equipos no se han plasmado en acciones concretas, aunque sí se está haciendo mayor uso de las aeronaves en el inventario militar, en beneficio de la población por cierto. Recién, por estas semanas, debe estar listo para publicación el nuevo Libro Blanco de la Defensa, programado inicialmente para diciembre de 2016.

Las contrataciones para el sector Defensa también han experimentado un notorio bajón desde mediados de 2016. El paciente, las Fuerzas Armadas del Perú, había pasado de "cuidados intensivos" a "cuidados intermedios" en el lustro 2011-2016, y está próximo a reingresar a la zona de cuidado intenso, conforme se acumulan las horas de uso de los equipos militares sin perspectivas presupuestales de renovación.

Ello no significa necesariamente un desapego del gobierno actual para con las Fuerzas Armadas. A manera de comparación, los niveles de ejecución presupuestal en los proyectos de recuperación de la infraestructura pública abatida por las lluvias, desbordes de ríos y deslizamientos de tierra, provocados por el Fenómeno El Niño Costero de los primeros meses de 2017, no supera el 15%, siendo estos proyectos de particular urgencia.

A pesar de que no se  le puede atribuir responsablidad total al gobierno central, al haber cumplido con las transferencias presupuestales a entidades públicas y gobiernos regionales, es sin embargo, una muestra de la lenta ejecución de proyectos que se ha instalado en el aparato estatal desde mediados de 2016, un efecto probable de los escándalos de corrupción, léase Lava Jato, y la subsecuente reticencia de funcionarios a plasmar sus firmas y avanzar proyectos.

Cabe anotar que el presidente Vizcarra asumió funciones a finales de marzo de 2018 en reemplazo de Pedro Pablo Kuczynski, quien renunció a cargo.

En la plaza Grau, Vizcarra ha manifestado nuevamente su apoyo a la industria naval peruana, tal como lo hiciera meses atrás al confirmar el financiamiento para el segundo buque multipropósito de la MGP, el futuro BAP Paita, gemelo del moderno BAP Pisco, que se construye en instalaciones de SIMA Callao.

“Mi gobierno no solo ratifica su compromiso con esta institución tutelar, sino respalda la modernización de la industria naval y la recuperación y mejoramiento del servicio de transporte y soporte logístico”, afirmó el presidente del Perú.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje