menú responsive
AMÉRICA | Aire
-/5 | 0 votos

Reportaje INFODEFENSA

El 787-8 Dreamliner de México, un avión expatriado

El TP-01 despegó puntual a las 11:00 am del lunes 3 de diciembre. Fotos: Jovanny Gonzáles y SHCP

El TP-01 despegó puntual a las 11:00 am del lunes 3 de diciembre. Fotos: Jovanny Gonzáles y SHCP

04/12/2018 | Ciudad de México

M. García

Faltaban 15 minutos para las 11 de la mañana del lunes 3 de diciembre y el mayor símbolo de la ostentación e insensibilidad del aparato presidencial mexicano comenzó su elegante carreteo, sin ceremonia alguna, para inciar un viaje del que el gobierno espera no regrese jamás. Se trata del famoso avión presidencial mexicano Boeing 787-8 Dreamliner, oficialmente conocido como TP-01 Jose María Morelos y Pavón, que iniciaba el que será su último vuelo como una aeronave de la Fuerza Aérea Mexicana, para dirigirse a una instalación de almacenaje de su fabricante en San Bernardino, California.

Los medios de comunicación reunidos en la plataforma del ahora 6° Grupo Aéreo, unidad que reemplazó al grupo aéreo de transportes presidenciales, anteriormente controlado por el disuelto estado mayor presidencial, realizan su trabajo  a donde hace apenas una semana hubiese sido absurdamente imposible hacer tomas del avion. El exhangar presidencial era territorio inaccesible y sólo bajo condiciones muy específicas se podía tener acceso a su plataforma, debido a que aquí se guarda una buena parte de la flota VIP del Gobierno Federal Mexicano, misma que la nueva administración ha dicho que venderá en su mayoría.Foto SHCP

Mientras tanto, el comisario frente a la aeronave da sus señales y los pilotos se reportan listos, el avión retoma su rodaje, da un leve giro a la derecha y se pierde de vista para reaparecer momentos despúes en la cabecera de la pista 5 derecha, el dreamliner se toma un momento, pavoneándose como si estuviera consiente de que todos los reflectores estan sobre él por última vez y sin mayor retrazo despega puntual a las 11:00 am para perderse de vista en los azules cielos del oriente de la Ciudad de México.

Partida no significa venta

 

Como lo informamos, el  avión fue adquirido desde el año 2012, pero operó para la Presidencia Mexicana desde el 3 de febrero de 2016, anotando en su bitácora sólo 214 vuelos. El avión mexicano no fue un avión nuevo, éste avión es el sexto prototipo que construyó Boeing en el año 2009 (LN 6) y que se usó para certificar la nueva serie de motores y que antes de haberse vendido a México ya tenía 690 horas de vuelo. Irónicamente, aunque se le achaca la compra al expresidente Peña Nieto, el avión no fue comprado en su administración, sino que fue el anterior mandatario, Felipe Calderón quien aprobó su compra en el 2012.Foto SHCP

El proyecto total fue valuado en 322 millones de dólares en 2012 y se protegió con un seguro de tipo de cambio de 13 dólares. Esta cifra es el monto total del proyecto a 15 años y que incluye todos los costos asociados de compra, operación y mantenimiento como la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria de México lo marca, con el fin de que se garantice la operación del activo y su cuidado, del mismo modo que se ha hecho con otros proyectos públicos.

De acuerdo a la  documentación gubernamental: Informe Físico de Avance de Programas y Proyectos de Inversión, con corte hasta mayo de 2018, encontramos que el monto total a pagar que representará el avión hoy, es de 7.560 millones de pesos, es decir 397 millones de dólares, esto representa un desfavorable incremento de 75 millones contra el precio del programa anunciado en 2012 por 322 mdd. A los que hay que sumar 50 millones de dólares extra para la modernización del entonces hangar presidencial.

A expensas de la venta

 

Sin embargo, el que el avión salga de México bajo estas condiciones, no significa que su venta ya sea un hecho. Se trata apenas del comienzo del que podría ser un largo proceso, del que aún no se conocen los detalles ni se tiene certeza financiera. Por este motivo será necesario conocer las condiciones contractuales para permitir su devolución o enajenación a Boeing, así como posibles penalizaciones por revertir la compra, gastos que se generen por su almacenamiento y aclarar qué pasará con los pagos de su arrendamiento ¿se han suspendido?, ¿continúan?Foto SHCP

El avión dejó atrás una comunidad aeronáutica dividida entre quienes piensan que esto es una jugada política de gran habilidad y congruencia de Andrés Manuel López Obrador hacía su base política y que va en la línea de borrar los cuestionables esquemas establecidos por gobiernos corruptos e insensibles a la pobreza de grandes sectores del pueblo mexicano, contra otro sector de opositores que se manifiesta inconformes con estas medidas, descalificándolas por el supuesto ataque a las tradiciones militares mexicanas y la reputación de la investidura presidencial mexicana. De cualquier modo el actual gobierno ha asegurado que los avances de éste proceso de enajenación serán comunicados de modo constante.

Foto Giovani González

Agradecemos a Jovanny Gonzáles, importante miembro de la comunidad de spotters mexicanos por compartirnos esta histórica foto del TP-01 a segundos de despegar desde Ciudad de México, hacia el aeropuerto de Victorville en San Bernardino, California.

 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje