menú responsive
AMÉRICA | Seguridad
-/5 | 0 votos

Reportaje INFODEFENSA

La tragedia de Tlahuelilpan, un Ejército sobrepasado

Esta tragedia ha costado la vida a 79 personas hasta el domingo. Fotos Sedena

Esta tragedia ha costado la vida a 79 personas hasta el domingo. Fotos Sedena

21/01/2019 | Ciudad de México

M. García

Es ya conocido a nivel  mundial el accidente ocurrido el pasado viernes 18 de enero a las 7:00 de la noche, a donde 79 personas perdieron a la vida del modo más dantesco posible. Los registros en video de los momentos anteriores a que el ducto se incendiara, muestran a un grupo de soldados del Ejército Mexicano expectantes, ante una turba de pobladores que desesperadamente trataban de robar combustible de un ducto saboteado. Ver video 1.

Acostumbrados por los reportes diarios del presidente Andrés Manuel López Obrador, el público mexicano sabía de los operativos que habían estado accionándose cuando los aviones ISR de la Fuerza Aérea Mexicana y de la Armada de México detectaban una infiltración de ladrones de combustible y a donde una espectacular respuesta por tierra y aire era suficiente para disuadir a estas personas, sin que hasta el momento haya sido necesario hacer un solo disparo, entonces ¿por qué en esta ocasión no se actuó igual? Ver video 2.

Reglas de combate

 

Cuestionado por la opinión pública, el secretario de la Defensa Nacional, el general Luis Cresencio Sandoval aclaró puntualmente el sábado, que el despliegue inicial a la zona del ducto fue de una patrulla de 25 soldados de la 18 Zona Militar, cuando sólo se trataba de una fuga de hidrocarburo,  detectando su oficial al mando la toma. Sin embargo, ante el aumento de la presión en la misma, que ya generaba una fuente de siete metros de altura, y la promoción en redes sociales de los criminales para arengar al pueblo a robar el combustible, la acumulación de ciudadanos escaló gradualmente hasta un estimado de entre 600 y 800 personas.Foto Sedena

Sedena reporta que se intentó persuadir a los pobladores para alejarse, siendo ignorados y, que incluso algunos comenzaron a portarse agresivamente; eventualmente los soldados fueron rebasados, teniendo que replegárse a una posición más distante para evitar una confrontación directa con los civiles. Sería momentos después que la explosión sucedería sin que una petición de refuerzos hiciera alguna diferencia. Ver video 3.

Esto tiene un antecedente muy grave que data de abril de 2018, cuando habitantes de un poblado del estado de Puebla, coludidos con las bandas de ladrones de combustible, retuvieron y amenazaron con quemar a una patrulla de soldados del Ejército, quienes no tenían opción de defenderse, pues no habían sido directamente agredidos y encima se trataba de civiles. Irónicamente dos heridos del accidente del viernes fueron helitransportados para su atención irrestricta al Hospital Central Militar de la Sedena para recibir atención médica especializada.

Decisión táctica correcta

 

Por debatible que pueda ser el anterior escenario, las reglas de combate del Ejército para evitar confrontaciones con los ladrones de combustible en los eventos del viernes están justificadas por diversos factores científicos y tácticos: Para los soldados no era posible distinguir entre la masa de civiles quienes formaban parte de las bandas de ladrones, de quienes sólo aprovecharon la oportunidad de sustraer combustible grátis, sin que esto exhima de la comisión de un delito a los perpetradores. La patrulla de 25 soldados tampoco tenían la fuerza ni los medios suficiente para controlar a 800 personas, sin que eventualmente se hiciera uso de la fuerza armada, con los riesgos inherentes. Ver video 4.

A esto hay que sumar que la dispersión de gases altamente flamables y la pulverización en el ambiente del combustible en las inmediaciones del ducto descartaban cualquier uso de armas de fuego y finalmente pedir un helicóptero para realizar vuelos a baja altura generaría un riesgo mayor por la electricidad estática de sus palas. Por supuetso está el factor humano del cuidado de la propia vida.

El secretario Sandoval y el mismo López Obrador defendieron estas posturas, declarando el presidente que “yo estoy más con la postura que tomó el Ejército” dejando claro que desde la perspectiva presidencial y del mando superior militar no se usará la violencia ni armas para tratar con civiles.Esto es un parte aguas en la relación entre el ejercito y la población al alejarse, con la bendicion de un presidente de izquierda, de la trillada imagen de ser represores del pueblo.Foto Sedena

Posterior a la explosión del ducto la Sedena activó su Plan DN-III de protección civil, dándose apoyo a los heridos que se pudiera y resguardando la zona, que se reforzó inicialmente con 325 soldados, incrementándose luego a 400, trasladando su puesto de mando a la zona el comandante de la 18 Zona Militar. López Obrador finalmente comentó que el plan de combate al robo de combustible no se frenará y que incluso se comenzará a utilizar mayor tecnología como sistemas UAS.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje