menú responsive
AMÉRICA | Defensa
-/5 | 0 votos

Análisis INFODEFENSA

Venezuela y sus aliados, el apoyo internacional a Maduro

Lanzacohetes múltiples BM-30 Smerch, de fabricación rusa, del Ejército de Venezuela. Foto: Agencia Venezolana de Noticias.

Lanzacohetes múltiples BM-30 Smerch, de fabricación rusa, del Ejército de Venezuela. Foto: Agencia Venezolana de Noticias.

15/02/2019 | Madrid

Infodefensa.com

Después de enumerar y poner nombre a los principales apoyos de Nicolás Maduro para mantener el poder en Venezuela en 'FANB: los puntales del chavismo', y cuáles son las capacidades y estrategias de defensa del país sudamericano en 'Venezuela ¿preparada para una "guerra popular prolongada?', Infodefensa cierra esta serie de tres artículos con un análisis del sistema de alianzas industriale, políticas y militares venezolanas.

Hasta 1999, Venezuela se suplía de armamento y equipos militares de origen occidental, más de Europa que de Estados Unidos, porque su renta petrolera le permitía adquirir lo mejor que ofrecían los catálogos de fabricantes europeos, y también de proveedores emergentes como Corea del Sur e Israel, sin los condicionamientos al empleo del armamento que imponen las autoridades estadounidenses.

Tan pronto Hugo Chávez se posionó como presidente de la República, en febrero de 1999, comenzó distanciar a las Fuerzas Armadas Venezolanas de las Estadounidenses hasta su ruptura definitiva en 2006. En ese mismo año, Estados Unidos impuso un veto a la transferencia de armamento y tecnología militar a Venezuela, a la que se sumaron otros países aliados de Washington, lo cual no solo afectó a las nuevas compras de equipos militares de manufactura occidental, sino también a la operatividad de los de ese origen que ya estaban en uso, debido a la imposibilidad de adquirir repuestos.

Paralelamente, Chávez venía concretando nuevos acuerdos de cooperación militar con sus nuevos “aliados estratégicos”, como él los llamó, en particular con Cuba, Rusia, China, Bielorrusia e Irán que, por lo demás, ha conservado Nicolás Maduro, su sucesor, pero cuyo futuro es incierto ante la posibilidad producirse un cambio político en Venezuela, como está planteado en la actualidad.

Hay que señalar que el contenido de esos convenios no se conoce debido a que la Asamblea Nacional, cuando era controlada por el chavismo, acordó declarar la confidencialidad de los convenios de cooperación militar suscritos por Venezuela con esas naciones. Tampoco se solucionó esta cuestión a partir de 2016, fecha en que la oposición asumió el control absoluto, ya que el Poder Ejecutivo desconoció al Parlamento legítimo y no remitió nuevos convenios a consideración del Legislativo para su conocimiento y aprobación.

Rusia

 

La relación militar con Rusia ha sido la más importante. Se remonta a 2001, cuando Chávez suscribió en Moscú el primer convenio de cooperación técnicomilitar rusovenezolano. Cuatro años después se firmaron los primeros contratos para el suministro de armamento de todo tipo, así como centros de mantenimiento, centros de instrucción aeronáutica, fábricas de fusiles y municiones, etcétera.

Cabe decir, además, que la cooperación se ha dado también en términos geopolíticos, debido a que los gobiernos de Chávez y Maduro han permitido, en tres ocasiones, la presencia en Venezuela de bombarderos estratégicos Tupolev Tu-160, que durante su estadía, no solo han realizado ejercicios con la Aviación Militar y la Defensa Aeroespacial venezolanas, sino que también han hecho escala en Nicaragua, sobrevolado el Caribe y la costa de Brasil. Se suma, igualmente, la visita que realizó al país sudamericano, en 2008, un grupo naval ruso encabezado por el crucero nuclear Pedro el Grande, que realizó maniobras con buques de la Armada venezolana. En ese contexto, Rusia he mantenido la exigencia a las autoridades de Caracas de mantener facilidades permanentes en puertos y aeropuertos venezolanos para cuando sus buques y aviones militares visiten Venezuela.

Desde 2005 Rusia ha vendido a la Fanb, en cuanto a material de empleo terrestre se refiere, fusiles de asalto AK-103/AK104 y de francotirador Dragunov SVD;  lanzacohetes antitanque RPG-7V1; tanques T-72B1; vehículos blindados BMP-3 y BTR-80; sistemas de lanzacohetes múltiples móviles BM-30 Smerch de 300 mm y BM-21 Grad de 122 mm; obuses autopropulsados 2S19M1 Msta-S de 152 mm; obuses/morteros autopropulsados 2s23 Nona-SVK de 120mm; morteros 2S12 Sani de 120 mm, camiones tácticos Ural.

En materia aeronáutica se recibieron cazas Sukhoi Su-30MK2 y helicópteros Mi-17V-5, Mi-26T2 y Mi-35M2, y para equipar a la defensa aeroespacial sistemas misilísticos Igla-S, S-125 Pechora, 9K317E BUK M2E, S-300VM Antey-2500.

Además, en 2006, se suscribieron contratos para la instalación en Venezuela de dos fábricas para la producción de fusiles AK-103/AK104 y de municiones; así como la instalación de un centro de reparación de helicópteros rusos, obras que tienen un retardo considerable y aún no se han completado. Otros proyectos, como el del centro móvil de mantenimiento de blindados y artillería, se encuentran ya en operación, al igual que un sistema para el control de armamento.

La cooperación militar con Rusia sigue vigente. En diciembre pasado, una delegación militar rusa visitó Venezuela para evaluar in situ los proyectos en curso y revisar los sistemas de armas y equipos suministrados con vista a planes de mantenimiento mayor. Se estima que las ventas rusas de armamento y equipos militares a Venezuela durante los últimos 14 años superan los 15.000 millones de dólares.

China

 

China ha sido el segundo abastecedor de armamento a Venezuela  durante el régimen chavista-madurista. La lista incluye tanques anfibios VN16 y vehículos blindados anfibios VN1 y VN18; equipos de comunicación; camiones militares; aviones de entrenamiento / ataque ligero Hongdu K-8W Karakorum y de transporte Shaanxi Y-8F-200W; radares para la defensa aeroespacial JLY-1, JY1B y JZ/QF-612, equipos de comunicación; uniformes, equipos y material de campaña.

Destaca igualmente el hecho que China ha sido el principal abastecedor de equipos y materiales antimotín de la Guardia Nacional, incluidos blindados VN4 y vehículos especializados. También ha instado centros para el mantenimiento de vehículos militares y blindados anfibios, así como una planta para el mantenimiento, reparación y ensamblaje de radios militares.

Para la adquisición de estos materiales y sistemas de armas, China ha otorgado a Venezuela créditos garantizados por suministros de petróleo y, a pesar de que algunas entregas se encuentran retenidas por, supuestamente, retardo en los pagos, continúan las negociaciones para nuevas compras y mantenimiento de equipos en uso.

Cuba

 

La relación militar con Cuba ha tenido, además, un contenido de afinidad ideológica. En el proceso de transformación de las Fuerzas Armadas venezolanas, emprendido por Chávez, y como él lo admitió públicamente, los militares cubanos han intervenido directamente en la formulación de la nueva doctrina militar venezolana, en el establecimiento del nuevo sistema defensa territorial y en la reorganización de los organismos de inteligencia.

Además, militares cubanos instruyen a los venezolanos en la operación de los sistemas de armas rusos y otras especialidades, mientras que personal militar venezolano, de todas las escalas, es enviado a los institutos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba a capacitarse y especializarse. Por otra parte, buques de la Armada venezolana han sido reparados en astilleros cubanos.

Bielorrusia

 

Las relaciones militares entre Bielorrusia y Venezuela han sido muy especiales. Se formalizaron en 2006 con la firma de del primer acuerdo de cooperación técnicomilitar y, a partir de esa fecha, se han concretado contratos para la instalación en Venezuela dos centros de mando centralizados, uno de Defensa Aérea y otro de Guerra Electrónica.

Además, Bielorrusia ha suministrado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana equipos de visión nocturna, miras telescópicas y apuntadores láser y, en ese mismo segmento, construyó un Centro de Mantenimiento de Equipos Ópticos y Optrónicos en las instalaciones de la empresa estatal CA Venezolana de Industrias Militares (Cavim).

En materia educativa, desde 2007, más de dos centenares de militares venezolanos se han formado como oficiales o se han capacitado en centros educativos de las Fuerzas Armadas de Belarús.

Irán

 

Los contenidos de los acuerdos de cooperación técnicomilitar suscritos con la República Islámica de Irán son, posiblemente, los menos conocidos. Los primeros, firmados en 2007, contemplaban la fabricación en Venezuela del avión utilitario Farj 3 y la repotenciación de aviones de combate de la Aviación Militar venezolana.

Sobre la implementación de los distintos convenios, solo ha trascendido el del Proyecto Sant Arpia-1 referido al de la fabricación en Venezuela de drones de vigilancia y reconocimiento basados en el modelo iraní Mohajer 2, para lo cual se instaló una planta en las instalaciones de Cavim, así como también, la de una fábrica de pólvora.

El futuro

 

De producirse la salida de Nicolás Maduro del poder y sucediéndole un gobierno de distinta orientación politicoideológica como el que plantea la oposición venezolana, es de suponer que las relaciones militares internacionales de Venezuela se reorientarían hacia países occidentales, como era el caso antes de 1999. Sin embargo, no se suspenderían, necesariamente, todos los acuerdos de cooperación con los “aliados estratégicos” de Chávez y Maduro.

En el caso de Cuba, es obvio que cesaría de inmediato todo vínculo entre las Fuerzas Armadas de los dos países y, casi con seguridad, sucedería lo mismo con Irán.

Con relación a China y Rusia sería diferente, no se cancelarían del todo las relaciones militares. Es previsible que no se produzcan nuevas compras de armamento por parte de Venezuela, pero hay que considerar la cantidad de sistemas de armas y materiales de todo tipo adquiridos esos países, en uso por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, que requieren repuestos, piezas de recambio y planes de mantenimiento y modernización. Lo mismo ocurriría con Bielorrusia, aunque en un menor plano.

En ese contexto, consultado en una entrevista sobre el futuro de los convenios en caso de concretarse un cambio de gobierno en Venezuela, el director del Servicio Federal de Cooperación Técnicomilitar ruso, Dmitri Shugáev, respondió que Rusia desea conservar la cooperación técnicomilitar con el país sudamericano.

China, por su parte, no se ha pronunciado, hasta ahora, sobre el particular; sin embargo, medios internacionales aseguran que ha mantenido reuniones informales con representantes del presidente interino venezolano, Juan Guaidó, para tratar todo lo referente a las relaciones futuras y los compromisos vigentes, lo cual ha sido desmentido por el gobierno chino.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje