menú responsive
AMÉRICA | Defensa
-/5 | 0 votos

Crisis institucional

Maduro degrada y expulsa de la Fuerza Armada a 56 militares

Maduro imponiendo las presillas de general de división del Ejército a Manuel Cristopher, en julio de 2017. Foto: Prensa Presidencial.

Maduro imponiendo las presillas de general de división del Ejército a Manuel Cristopher, en julio de 2017. Foto: Prensa Presidencial.

16/05/2019 | Caracas

Carlos E. Hernández

Nicolás Maduro ordenó la degradación y expulsión de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de 56 militares por, presuntamente, haber cometido "actos de Traición a la Patria". La orden está contenida en el decreto N° 3.839 del 3 de mayo de 2019, publicado en la Gaceta Oficial N° 41.625 misma fecha.

En el decreto se hace referencia a “los hechos ocurridos del pasado 30 de abril en las inmediaciones de la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda donde algunos integrantes de la Fuerza Armada Nacional han pretendido mediante actos hostiles, medios violentos, con armas y desconocimiento de las autoridades legalmente constituidas”. Como es del conocimiento, en la mañana de ese día hubo pronunciamiento público de un pequeño grupo de militares desconociendo a Nicolás Maduro como presidente de la República y reconociendo como tal a Juan Guaidó quien, por su parte, convocó a la población a salir a la calle a respaldar el “inicio de la fase final de la Operación Libertad”.

Por tal motivo, se degradó y expulsó a los militares supuestamente involucrados por “ser indignos de pertenecer a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana”  y “por haber quebrantado con su conducta los deberes, valores, principios y el decoro de la profesión que representan a la Institución Militar”, entre otras consideraciones.

Las listas

 

Las listas la integran 20 oficiales y 36 efectivos de tropa profesional (sargentos) pertenecientes principalmente al Ejército y a la Guardia Nacional, en su mayoría. Entre los oficiales se cuentan un general de división, cinco tenientes coroneles, cuatro mayores, cuatro capitanes, tres primeros tenientes y tres tenientes. Además, se incluyen dos mujeres, una teniente y una sargento segundo.

El oficial sancionado de más alta graduación es el general de división (Ejército) Manuel Ricardo Cristopher Figuera, a quien Maduro señaló en cadena nacional, el 10 de mayo, de ser el cabecilla del “intento de golpe de Estado” del 30 de abril, además, de haber sido “captado por la CIA (Central Intelligence Agency)” de Estados Unidos “desde hace más de un año”.

El hecho cierto es que el general Cristopher fue, hasta el 30 de abril, director general del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), el principal órgano de inteligencia del Estado venezolano, o la “policía política” como la califican algunos. Previamente, se desempeñó como subdirector de la Dirección General de Contrainteligencia Militar y director general del Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (Cesspa), organismo responsable de unificar la información sobre seguridad, defensa, inteligencia y orden interno.

Además, Cristopher, graduado en la Academia Militar de Venezuela, en julio de 1989, participó en el intento de golpe de estado, de febrero de 1992, en contra del gobierno constitucional de entonces y el cual fue encabezado por el teniente coronel (Ejército) Hugo Chávez Frías, de quien luego fue su edecán cuando este fue presidente de la República (1999-2013). Tras los sucesos del 30 de abril, Cristopher abandonó el país y mediante un video difundido por las redes sociales se pronunció en contra del gobierno de Maduro.  

Procedimiento cuestionado

 

Indica el decreto, que la degradación y expulsión de los militares señalados, debe entenderse “como una medida ejemplarizante que garantiza el funcionamiento eficiente, empleo útil y moralidad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y no como una pena que en todo caso debe ser consecuencia de un proceso penal”.

No obstante, la medida es considerada por varios juristas como ilegal e inconstitucional. Argumentan, que si bien la degradación está contemplada en el Código de Justicia Militar, es una pena accesoria a la principal y, en este caso, los militares no han sido siquiera juzgados.  

Ahora bien, no es la primera vez que Maduro emplea este procedimiento para expulsar a militares acusados de conspiración. Desde 2018, por esa vía, han sido degradados y expulsados las filas de la Fuerza Armada más de 200 oficiales, de todos los grados, incluendo generales y almirantes, y sargentos. 

Nuevos pronunciamientoss 

 

En los últimos días se produjo un nuevo pronunciamiento político por parte de un alto oficial activo de la Fuerza Armada Nacional.

Se trata del general de división (Aviación) Ramón Rangel, quien, mediante un video difundido por las redes sociales, instó a Fuerza Armada desconocer a Nicolás Maduro y “retomar el principio constitucional”. Rangel, piloto de combate y graduado en la Escuela de Aviación Militar en 1987, participó en el segundo intento de golpe de estado de 1992 y luego, también, fue edecán de Hugo Chávez. Según dijo en su alocución, estuvo durante seis años a cargo de la creación de una empresa mixta de Cuba y Venezuela y comparó al actual régimen político venezolano con el de la isla, a los que criticó. 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje