menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

Firma Invitada

Observatorio CEEAG

El Centro de Estudios Estratégicos de la Academia de Guerra de Chile tiene como misión generar conocimiento en apoyo de la Academia de Guerra y, como visión, ser un referente en materias de investigación relacionadas con las Ciencias Militares.


Japón y su rol estratégico en el Pacífico

10/06/2019 | Santiago de Chile

(Especial CEEAG para Infodefensa) En el actual escenario político estratégico en el Asia-Pacifico, Japón cumple un rol fundamental. Es el principal aliado de Washington en la región, teniendo como países adyacentes a las dos grandes potencias rivales de Estados Unidos, China y Rusia. Además, en sus cercanías está Corea del Norte, que amenaza con alterar la seguridad de sus vecinos con sus pretensiones nucleares.

Para sumar a estos antecedentes, Washington ha comenzado a cuestionarse en los últimos años el costo que significa apoyar a sus aliados sin una gran retribución de parte de ellos para su propia defensa, según su apreciación. En este sentido, Tokio ha recibido varias señales desde la Casa Blanca que buscan una mayor participación nipona en su propia defensa, y lo está haciendo. El gobierno japonés está desarrollando un ambicioso plan en este ámbito, fijándose como plazo un periodo de cinco años de desarrollo armamentístico para lograr un amplio margen de autonomía en sus políticas de defensa. Un compromiso que contiene lo que hace algunos años parecía muy lejano, considerando la experiencia y la postura del Japón tras la Segunda Guerra Mundial: el desarrollo de un complejo industrial propio dedicado a la defensa, acompañado de un alto desarrollo tecnológico en este ámbito. Este es uno de los pilares de su nueva política de defensa.

La complejidad que impone un escenario geopolítico cada vez más incierto en la región, con una China cada vez más poderosa económica y políticamente en la zona, proyectando su potencial desde sus fronteras, lo que ha comenzado a generar disputas con sus países vecinos, está generando preocupación en Tokio. A eso debemos agregar a Rusia, con el cual Tokio tiene disputas territoriales por las Islas Kuriles, ocupadas por la Unión Soviética al final de la segunda guerra y reclamadas por Tokio, como territorio ocupado. Beijing y Moscú están actuando en base a objetivos comunes, lo que genera un escenario aún más complejo para el Japón.

Además, la situación de Corea del Norte no está del todo controlada por China y Estados Unidos, lo que hace al territorio japonés uno de los blancos prioritarios de Pyongyang para sus demostraciones de poder, teniendo en consideración la cercanía geográfica y la enemistad por razones históricas entre ambos Estados. Es decir, el ambiente de seguridad ha cambiado significativamente en la región, lo que impone a la política de seguridad del Japón nuevos desafíos.

La aplicación del artículo 9° de la constitución japonesa genera debate al interior del país; por una parte, están los sectores que creen que se está traicionando la política pacifista de posguerra; y por otra, el gobierno del primer ministro Shinzo Abe y sus electores que creen que la situación de la región del Asia-Pacífico ha cambiado. Como sea, está  primando una interpretación más restrictiva de la visión pacifista del Japón en pos de una necesidad estratégica más apremiante.

El Plan de defensa a 5 años fue publicado en el mes de diciembre y ha sido adoptado cuatro meses después. Considera un mando unificado que incorpora no sólo las fuerzas tradicionales de la defensa nipona, además se agregan capacidades para los conflictos del presente siglo, como la ciberdefensa, el ámbito espacial, electromagnético y la inteligencia artificial. La guerra espacial será competencia de la Fuerza Aérea y la ciber defensa estará a cargo del Ejército. Cada rama de las fuerzas armadas, a su vez, recibirá financiamiento para la guerra electromagnética.

Destaca a su vez la compra de 100 F-35, neuve E-2D Hawkeye y dos sistemas Aegis anti misiles, lo que implica una importante señal del potencial japonés en los próximos cinco años, incluso están modificando su porta helicópteros en un portaviones para operar los F-35, consiguiendo una nave de características más ofensiva que defensiva para el teatro de operaciones navales y que viene en consonancia con las construcciones de este tipos de naves por parte de China.

En definitiva, Japón entra de lleno a ser un actor de primer orden no sólo en Asia, sino que en toda la cuenca del Pacífico, lo que debe ser tomado muy en consideración por los países que componen la comunidad en torno a la principal zona de crecimiento económico mundial de este siglo. Es ese factor una demostración de cuanto ha cambiado el escenario de toda la región oceánica en la actualidad. Lo cierto es que Japón se ha visto impuesto a un cambio no tanto por una convicción de su población, sino más bien porque que su gobierno se han percatado de un contexto que exige un cambio profundo en la política estratégica japonesa para los próximos años.

© CEEAG Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje