menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

Firma Invitada

Observatorio CEEAG

El Centro de Estudios Estratégicos de la Academia de Guerra de Chile tiene como misión generar conocimiento en apoyo de la Academia de Guerra y, como visión, ser un referente en materias de investigación relacionadas con las Ciencias Militares.


Tensión en Ormuz

19/08/2019 | Santiago de Chile

(Especial CEEAG para Infodefensa) El escenario en el Golfo Pérsico mantiene un alto grado de tensión tras nuevos y continuos incidentes en la zona. El último hecho significativo fue la captura de dos buques tanqueros británicos en las cercanías del Estrecho de Ormuz. Uno de ellos fue liberado pero Irán mantiene retenida la otra embarcación con sus tripulantes, argumentando violación de sus aguas territoriales. El buque que continúa en esa condición desde el 19 de julio pasado es el Stena Impero, según la empresa dueña de la embarcación, Stena Bulk, la tripulación compuesta por nacionales de Filipinas, India, Letonia y Rusia se encontraría en buen estado y colaborando con las autoridades.

Las potencias occidentales han exigido que se respete la condición de paso internacional de las aguas del estrecho, tras las amenazas de Teherán de cerrarlo. Este hecho refleja el grado de tensión en la zona marítima especialmente desde el mes de mayo. Es el derecho “de paso” el que estaría amenazado, según Estados Unidos y sus aliados, facultad consagrada en la Convención del Mar (artículo 17° y siguientes) y el Derecho Internacional, que se aplicaría incluso en aguas territoriales de los países: “el paso es inocente mientras no sea perjudicial para la paz, el buen orden o la seguridad del Estado ribereño” (Convención del Mar. 1994: art. 19°).

"En el caso de los estrechos marítimos la norma, la doctrina y la jurisprudencia internacional han establecido que los buques mercantes y de guerra de todas las naciones tienen derecho a paso inocente, no sujeto a suspensión, sobre el mar territorial de los estrechos, y derecho de libre navegación, no sujeto al control o jurisdicción del Estado ribereño, por la franja de aguas del estrecho que sean de alta mar" (Benadava, S. 1993: p. 280).

Incidentes últimos que responderían a una reacción de Teherán frente a la detención por fuerzas británicas del buque tanquero iraní Grace 1 en Gibraltar, el siete de julio de este año en razón del embargo petrolero que Londres aplica a Siria. Dicha embarcación, se mantendría retenida en dicho puerto de dominio británico.

Por su parte, Londres ha anunciado que proveerá escolta permanentemente a los buques con bandera de su nación en la zona. A las empresas navieras se les ha solicitado que den indicaciones de sus rutas marítimas para que la fragata HMS Montrose pueda escoltarlas. Además se ha ordenado el envío del destructor de última generación, tipo 45, HMS Duncan, que la Armada británica considera uno de los buques de guerra más avanzados que se han construido.

La situación expuso la fragilidad en que se encuentra la Royal Navy, ya que una de las razones por la cual no se pudo impedir el asalto de las embarcaciones británicas en Ormuz por parte de efectivos de la Guardia Revolucionaria iraní fue que la fragata Montrose se encontraba a dos horas de distancia del incidente en cuestión. A eso debemos agregar, que al momento del hecho era la única embarcación de gran poder de fuego de la Armada británica en el Golfo Pérsico. La fuerza naval ha reducido significativamente sus capacidades desde la década de los 80 a la fecha, productos de los sucesivos cortes presupuestarios que se le han aplicado. Dicha situación, ha repercutido en la posibilidad de respuesta, la autonomía y el efecto disuasorio que el Reino Unido pueda realizar como potencia naval en el orbe, haciéndolo más dependiente de las políticas estratégico-militar de los Estados Unidos. De hecho, en una reciente declaración ante el parlamento, el ministro de relaciones exteriores del gobierno saliente, Jeremy Hunt, solicitó el despliegue de una fuerza naval con mando europeo en la zona, lo que sería una demostración de la compleja situación que aqueja a la Armada británica en la región.

La diplomacia y los gobiernos occidentales tienen que enfrentar esta crisis con una complejidad extra. Las decisiones de Irán provienen de dos fuentes, aparentemente coordinadas pero distintas. El gobierno formal iraní quien tiene una retórica más abierta a la negociación y el líder supremo de Irán Alí Hoseiní Jamenei, con un discurso más duro frente a Occidente y quien tiene gran injerencia en la política exterior iraní. A su vez, Jamenei es quien lidera a las Guardias Revolucionarias, fuerzas con alto poder militar y quienes han estado detrás de la captura de las naves británicas y los últimos hechos en la zona.

El escenario se muestra complejo, con un alto grado de inestabilidad e incertidumbre y donde Teherán puede generar una situación de conflicto directo, si como consecuencia de su presión, Washington o unos de sus aliados responden a alguna de sus acciones, como las ocurridas los últimos meses en las cercanías del Estrecho de Ormuz.

REFERENCIAS

Benadava, S. (1993). Derecho Internacional Público. Santiago, Chile: Editorial Universitaria.

© CEEAG Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje