menú responsive
AMÉRICA | Aire
-/5 | 0 votos

Propuesta para reducir el parque aéreo a la mitad

Un C212 sufre un incendio en medio de la crisis operativa de la FAU

Bomberos controlando el principio de incendio. Foto: Fuerza Aérea Uruguaya.

Bomberos controlando el principio de incendio. Foto: Fuerza Aérea Uruguaya.

21/08/2019 | Montevideo

Gabriel Porfilio

Un avión de transporte CASA (actual Airbus D&S)  C212-200 Aviocar de la Fuerza Aérea Uruguaya, matrícula FAU 534, sufrió el pasado 16 de agosto, en horas de la mañana, un principio de incendio en ambos motores debido a un desperfecto eléctrico. La aeronave se encontraba en plataforma, vacía mientras se preparaba para realizar un vuelo.

El principio de incendio fue rápidamente controlado por los bomberos de la Brigada Aérea No 2 en Durazno, donde se encontraba el avión al momento del percance. Aún no se conocen la magnitud de los daños y se investigan los motivos del siniestro.

Este nuevo incidente llega en un momento critico de la FAU, que mantiene una operatividad muy baja, del entorno del 36% de sus aeronaves y donde se plantean cambios radicales en la fuerza, como una reducción drástica en la cantidad de aeronaves como también la reducción de modelos en servicio.

Un informe del periodista del diario El País, Daniel Isgleas, da cuenta que recientemente la jefatura de la FAU presentó una propuesta a legisladores tanto oficialistas como de la oposición para reducir a la mitad el parque de aeronaves de la FAU, cambiándola por unidades más modernas y resumir la variedad de modelos de 17 a 12 para simplificar la cadena de mantenimiento. Con esto, se propone alcanzar una meta del 85 % de operatividad en la fuerza. Sin embargo, esta meta parece bastante lejos de la realidad, más si la comparamos con fuerzas aéreas del primer mundo, como la de Estados Unidos, que tiene una operatividad del entorno del 72%.

Sin presupuesto y equipos

 

Las voces críticas a este plan destacan que reducir y consolidar la cantidad de aeronaves a cambio de obtener modelos más modernos, no parece ser la solución ideal para una Fuerza Aérea que históricamente ha carecido de presupuesto para operar y ahora le suma la carencia de personal calificado para realizar los mantenimientos necesarios debido a la constante fuga de especialistas al sector privado.

Además, esta propuesta reductora se contradice con las necesidades actuales de la Fuerza Aérea Uruguaya, en un momento donde se ha demostrado que no puede controlar el espacio aéreo efectivamente ni tampoco proveer la seguridad necesaria en las terminales aéreas bajo su responsabilidad, hecho que quedó demostrado recientemente con el pasaje a Europa de 400 kilos de cocaína por el aeropuerto de Montevideo.

En este preciso momento es donde la jefatura de la Fuerza Aérea debería estar reclamando por más recursos materiales y personales para poder cumplir con las vastas responsabilidades que el mando le ha asignado. Sin embargo, sorpresivamente, se ha escogido el camino reductor que solo llevara a más fallas y a la contracción, aún más, de las pocas capacidades que hoy tiene.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje