menú responsive
AMÉRICA | Defensa
-/5 | 0 votos

Inauguración de la nueva base antártica brasileña

Brasil inicia los estudios para construir un nuevo buque antártico

El acto de inauguración.

El acto de inauguración.

24/01/2020 | Belo Horizonte

Roberto Caiafa

El vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourão, inauguró las nuevas instalaciones de la Estación Antártica Comandante Ferraz (la estación de investigación de Brasil en el extremo sur del planeta). Durante la ceremonia, el comandante de la Marina, almirante Ilques Barbosa, informó sobre el "inicio de los estudios para la construcción de un nuevo buque de apoyo antártico".

La ceremonia tuvo lugar en la isla Rey Jorge, en el continente antártico, y contó con la presencia de los ministros de Defensa, Fernando Azevedo; Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones, Marcos Cesar Pontes; Infraestructura, Tarcísio Gomes de Freitas; comandantes de la Marina, almirante del escuadra Ilques Barbosa; del ejército, general del ejército Edson Leal Pujol; y del jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, teniente-brigadier del Aire Carlos Augusto Amaral, en representación del comandante de la Fuerza Aérea, entre otras autoridades militares y civiles.

Después de que un incendio destruyera el antiguo EACF en 2012, la investigación brasileña en el continente helado continuó en edificios temporales, en barcos de la Armada brasileña y en campamentos.

En un discurso, Mourão reconoció el trabajo de la Marina Brasileña presente en la Antártida desde la década de 1980 y destacó el simbolismo de la inauguración.

"De ahora en adelante, el plan de acción científica antártica para Brasil, hasta 2022, tendrá mejores condiciones para desarrollar programas científicos que aumenten la participación brasileña en el Tratado Antártico", declaró el vicepresidente en la ceremonia externa, que presentó momentos de nieve antártica.

El nuevo espacio de la Estación Antártica Comandante Ferraz tiene un área de 4500 metros cuadrados divididos en 17 laboratorios multidisciplinarios, biblioteca, gimnasio, auditorio, dormitorios para albergar hasta 64 personas, entre otros ambientes.

El sitio está dirigido por un grupo de 16 militares encargados de apoyar la investigación realizada en el sitio.

El ministro de Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones y astronauta, Marcos César Pontes, subrayó que, en el pasado, "ciencia y tecnología" eran prioridades de países con una alta tasa de "desarrollo económico", conocidos hoy como países desarrollados.

Desarrollo de la investigación

 

A través del Programa Antártico Brasileño (Proantar), Brasil ha estado realizando investigaciones sobre el continente helado desde la década de 1980. Y para seguir siendo miembro del Tratado Antártico, el país necesita continuar investigando en el lugar.

Como miembro del Tratado Antártico, Brasil tiene derecho a expresar, votar y vetar este acuerdo internacional, del cual solo 29 países son parte.

“La Marina es responsable de la coordinación y el uso del continente antártico, lo que permite que otros ministerios, principalmente el de Ciencia y Tecnología y Medio Ambiente, círculos académicos y científicos en Brasil, se unan a esta base para hacer lo que dice el tratado. , que es la exploración pacífica del continente antártico ", dijo el ministro de Defensa, Fernando Azevedo.

El Programa Antártico Brasileño cuenta con la participación de 250 investigadores y 13 universidades brasileñas, además de involucrar a miembros del Instituto Nacional de Investigación Espacial y la Fundación Oswaldo Cruz.

Los laboratorios EACF fueron diseñados para satisfacer las diversas necesidades de la comunidad científica brasileña. La estructura permite la investigación en áreas como meteorología, biociencias, química, microbiología, biología molecular y bioensayos.

Dos barcos de la Armada de Brasil apoyan las actividades desarrolladas por el Programa Antártico Brasileño: el Barco de Apoyo Oceanográfico Ary Rangel y el Barco Polar Almirante Maximiano.

Nuevas instalaciones

 

La construcción de las instalaciones de la base de investigación brasileña tomó tres años.

El proyecto de ingeniería para la estación fue diseñado por ingenieros brasileños, portugueses y chinos y desarrollado con la participación de ingenieros de la Marina. La construcción del trabajo fue realizada por la empresa China National Electronics Imports and Exports Corporation (CEIEC), que ganó una oferta hecha por la Fuerza Naval.

En este trabajo, se supervisó la ingeniería de la Marina y el apoyo de los inspectores de Ibama que tenían la función de inspeccionar y reducir los posibles impactos ambientales del trabajo en el ecosistema antártico. Debido al frío extremo en la región, los módulos que conforman la estructura del edificio fueron premontados en China y tuvieron una construcción efectiva en el continente helado.

Se planeó que las obras se llevaran a cabo solo durante el período de verano antártico, entre octubre y abril. El gobierno federal invirtió aproximadamente 100 millones de dólares en el proyecto.

Edificio inteligente

 

Gracias al material utilizado en la construcción, la nueva estación tiene una capacidad sostenible con un enfoque en la reducción de gases de efecto invernadero.

La constitución de los elementos utilizados en la construcción de las paredes, por ejemplo, forma una bolsa de aire aislante térmico entre el exterior y el interior de la estación.

En la capa externa del edificio, llamada por los ingenieros "sobre", hay paneles con aislamiento térmico que constituyen las paredes de la estación.

"Tenemos varias energías renovables con energía y recursos ambientales sostenibles en la nueva estación", dijo el comandante adjunto de EACF, capitán de corbeta Rafael Santana da Rocha.

Entre los mecanismos sostenibles se encuentran la planta de tratamiento de agua y alcantarillado, un sistema híbrido y redundante de generación de energía eléctrica, que utiliza fuentes renovables (eólica y solar fotovoltaica) y un sistema de acumulación de energía, con bancos de baterías de iones -litio.

La iluminación natural se complementa con un sistema artificial con tecnología LED de bajo consumo de energía y cogeneración de energía a partir de la recuperación de calor disipado por los motores, para calentar la propia estación y para beber agua.

La nueva estación incluye un Sistema de gestión técnica centralizada (SGTC) que ordena y controla todos los demás mecanismos de la base al instante.

También está el sistema de energía eléctrica, que se gestiona tanto en el lado de la oferta (generación de energía) como en el lado de la demanda (consumo de energía), con la posibilidad de optimizar el uso de energía y reducir el consumo de diesel.

“Aquí tenemos un edificio gestionado el 100% del tiempo y con el registro de esta información. Cualquier cambio en la temperatura, cualquier diferencia en el voltaje, podemos verificarlo en el programa mismo. Esto es muy importante para el mantenimiento ”, explica el responsable de los sistemas de energía del nuevo edificio, el capitán de corbetas Daniel Pontes.

Las energías renovables del nuevo EACF representan hasta el 20% de la capacidad de generación de energía de la nueva estación, sin considerar el uso de bancos de baterías.

Entre los elementos de seguridad, ahora hay un moderno sistema de detección y lucha contra incendios.

Imágenes: Alexandre Manfrim / MD

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje