menú responsive
AMÉRICA | Aire
-/5 | 0 votos

HS 125-700A adquirido por el anterior gobierno

La Fuerza Aérea de Uruguay subasta el controvertido avión presidencial

El avion presidencial HS 125-700A FAU-500. Foto: Amilcar Carriqui

El avion presidencial HS 125-700A FAU-500. Foto: Amilcar Carriqui

13/03/2020 | Montevideo

Gabriel Porfilio

El ministro de Defensa de Uruguay, Javier García, informó que se procederá a subastar el avión presidencial Hawker Siddeley HS 125-700A adquirido durante el pasado periodo de gobierno. El anuncio lo hizo, el miércoles 11 de marzo, durante una conferencia de prensa

El ministro señaló que la compra fue un ‘pésimo negocio, dado que costó un millón de dólares su adquisición, más 1,5 millones adicionales en gastos de mantenimiento, siendo la justificación original del gasto, que la aeronave serviría para el transporte rápido sanitario en todo el país, verificación de ayudas electrónicas y como rol secundario, el transporte de autoridades.

Sin embargo, al tomar la cartera hace menos de un mes, el ministro García informó que apenas un 10% de los vuelos realizados por la aeronave fueron sanitarios, mientras que la gran mayoría fueron transporte de autoridades.

En tal sentido, la Fuerza Aérea Uruguaya (FAU) llamará a posibles interesados en la compra del avión e inclusive se analiza la posibilidad de venderlo para repuestos en caso de que no existan ofertas. Los recursos obtenidos serán reinvertidos en la Fuerza Aérea, cuerpo que se encuentra pasando por una gran crisis operacional por su escasez de recursos.

La compra del HS 125-700A

 

El proceso de compra de esta aeronave se extendió por varios años y dos gobiernos, del mismo partido, donde se argumentaba que la adquisición era necesaria pues el país precisaba de avión de transporte sanitario rápida que complementara el uso de helicópteros y otros tipos de aeronaves más lentas.

En los sucesivos llamados a licitación, desde filas opositoras y artículos de opinión técnica, se criticaba que el pliego de condiciones aparecía como específicamente dirigido para este avión en particular, cosa que desde el gobierno se disputaba. Finalmente, la compra fue adjudicada y abandonada en el gobierno de José Mujica y retomada en el de Tabaré Vázquez, donde nuevamente fue otorgada para el mismo ofertante y aunque sufrió varias objeciones del Tribunal de Cuentas de la Nación, el entonces presidente optó por ignorarlas y continuar con la adquisición.

Para cumplir con su rol sanitario, se instaló una adaptación para el ingreso de una camilla en Argentina, pero, aun así, su puerta y fuselaje angosto limitaban seriamente su utilización como avión sanitario y buena parte de los vuelos de este tipo fueron realizados por los incansables Eads Casa (actual Airbus D&S) C212 Aviocar de la FAU.

Posteriores compras de repuestos sumados al contrato anual para el mantenimiento de sus motores Honeywell sumaron cientos de miles de dólares de gastos al exiguo presupuesto de la FAU, fuerza que apenas cuenta con un puñado de aeronaves de combate en orden de vuelo y continuamente está luchando para mantener operativos al resto de sus aeronaves. 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje