menú responsive
AMÉRICA | Defensa
-/5 | 0 votos

Reportaje Infodefensa

La información y la capacidad estatal, herramientas para enfrentar el Covid-19

Despliegue del hospital modular de campaña del Ejército de Chile

Despliegue del hospital modular de campaña del Ejército de Chile

16/04/2020 | Punta Arenas

Francisco Sánchez

El actual contexto de pandemia por el coronavirus, Covid-19 o “virus chino”, como ha tomado ribetes en el sistema internacional, ha conllevado a tomar diferentes medidas las cuales han vislumbrado distintas dimensiones.

Es de esta manera que en un mundo interconectado, con sistemas de comunicaciones que permiten inmediatez, se han potenciado diferentes fenómenos que han potenciado situaciones de pánico colectivo que diversos autores han definido como “Infodemia”.

Infodefensa.com tuvo la oportunidad de analizar la dinámica con algunos expertos en la temática, tomando también casos de estudio que nos pueden servir para eventuales medidas de políticas públicas en la actual coyuntura.

Un concepto dinámico

 

Para el asesor senior y analista René Leiva es clave aclarar conceptos, y también patrones y dinámicas. Desde esta perspectiva sostiene: “La infodemia no es una expresión que esté en el Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española. Como término castellano no está registrado aún cuando existe en la realidad. Básicamente, implica una manipulación masiva de la verdad, la que en el campo fértil del uso del ciberespacio al que hoy tenemos acceso, encuentra un escenario de abierta y rápida distribución”. 

“Agreguemos a eso la facilidad que dan varias columnas de redes sociales, a las que accede un público dependiente, que digiere directamente y sin filtro lo que ve digitalmente” destaca. Este fenómeno no es nuevo, en donde es clave tener claridad respecto de los diferentes procesos históricos que son motivo de estudio. “Aún cuando se diseminó por otro medio como fue la radio, la emisión de La Guerra de los Mundos, de Orson Welles, transmitida el 30 de octubre de 1938 en Estados Unidos, generó pánico social, dado que se relataba en ello una suerte de radioteatro en que la crónica anunciaba la llegada de una invasión extraterrestre”. 

El investigador nos lleva a ver el proceso desde una perspectiva de análisis mucho mayor, en especial tomando en consideración que muchas veces olvidamos procesos mayores, en torno a dinámicas sociales y de comunicación. "La radiodifusión, en ese tiempo elemento de información principal de la ciudadanía norteamericana, había generado un efecto de infodemia, como una verdadera epidemia de mala información" afirma.

Uso de las fuentes

 

La infodemia la podemos asociar a un término al que no le pusimos mucha atención cuando el diccionario inglés Oxford la declaró como la palabra internacional del año 2016. Nos referimos a la posverdad (post-truth en idioma Inglés), que describe la distorsión deliberada, basada más en la credibilidad relativa que en la veracidad concreta”. 

Leiva afirma que este concepto se refiere a una suerte de mentira emotiva que recoge algunos elementos que son realidad y las combina con falsedades que han sido elegidas por su resonancia social. “Con ello, hay una línea de diseño malévolo por levantar verdad donde no la existe, que cae en el fértil caldo de cultivo de la disponibilidad de información a ser transmitida por cibermedios, buscando el efecto de poder influir social, política, comercial o síquicamente. Welles y su Guerra de los Mundos, hoy habrían sido aún más prolíficos en su efecto inmediato”.

El investigador resalta que “salvo por el contraefecto que tal como la infodemia permite una rápida dispersión de posverdad, también las entidades oficiales pueden salir en su desmentido y aclaración”.

Frente a la pregunta ¿cómo “vacunarnos” contra la infodemia? René Leiva propone que “una respuesta va por concurrir siempre a fuentes no solo creíbles sino que más bien veraces. En los tiempos de la posverdad, aplicar la primera de las reglas de René Descartes y su Discurso del Método: “No aceptar como verdadera cosa alguna que no sea evidente, aceptar solo aquello que se presente tan clara y distintamente que no haya ocasión de ponerlo en duda”. Así tendremos salud de información”.

Rol de las FF.AA

 

Es importante señalar que el senador Kenneth Pugh, ha propuesto en las últimas semanas una medida en torno a restringuir el libre intercambio de información en internet, en especial en redes sociales, tomando en consideración las diferentes situaciones de pánico colectivo que se han desarrollado de mano de “ciberfrancotiradores” buscando la propagación de la infodemia, sin considerar la crítica situación que se desarrolla en el mundo.

Desde otra perspectiva, se debe considerar el actual despliegue de las Fuerzas Armadas, en el actual contexto de Estado de Excepción Constitucional, ha conllevado un fuerte debate en torno al uso de sus capacidades, en especial en lo referido a infraestructura crítica y también labores de inteligencia que serían cruciales para establecer un control de la información y también generación de medidas en torno al control de la pandemia. 

Es necesario tener claro el rol fundamental de las Fuerzas Armadas en torno a situaciones de catástrofes de este tipo, comprendiendo que en el caso de Chile se han desarrollado capacidades polivalentes y de alta capacidad técnica. 

En este sentido, John Griffiths, director de estudios del Think Tank AthenaLab, explica: “Si quisiéramos incluir las pandemias dentro del marco conceptual de la seguridad, entonces debemos recurrir a Barry Buzan, para afirmar que el coronavirus puede ser considerado como una amenaza de origen ambiental con efectos nocivos para el bienestar y supervivencia de las personas, así como de las condiciones que permiten el desarrollo de las naciones. Ahora que la pandemia ya se ha desatado, según la Organización Mundial de la Salud, su impacto en las distintas poblaciones y economías (integradas) se avizora a lo menos complejo o grave, puesto que está en plena evolución.”  

El investigador también hace referencia que “sin embargo, la destacada investigadora Lisa Monaco recalca que “hacer de la pandemia una cuestión de seguridad nacional significa organizarse” y sobre todo desarrollar las estructuras necesarias y permanentes en el Estado para evitar un hipotético brote infeccioso o enfrentarlo una vez que se manifiesta”.

Estructuras de seguridad

 

Vale la pena aclarar cuáles son esas estructuras de seguridad. Son organismos que permiten al jefe de Estado y/o gobierno, adoptar medidas preventivas, gestionar la emergencia y asesorar permanentemente el proceso de toma de decisiones al más alto nivel. Adquieren el nombre de Consejo de Seguridad y sesionan en lugares en donde puedan contar con la información y comunicaciones adecuadas en todo momento. Ejemplo de lo anterior, es la conocida “Sala de Situación”, en la Casa Blanca o en el caso británico, “la Oficina de Conferencias del Gabinete”, más conocido como Cobra por su sigla en inglés.

Griffiths nos señala que “estas estructuras de seguridad son comunes en Alemania, Australia, Canadá, Colombia, España, Estados Unidos, Francia, Japón, Reino Unido y muchos países del mundo. Todas ellas requieren funcionamiento constante, junto a un sistema de inteligencia que les provea de información de calidad y una estructura flexible e integradora de todos los organismos del Estado que sean necesarios”.

En este contexto, es importante para el investigador aclarar cual  es la situación nacional, señalándonos que “respecto de Chile, es de público conocimiento que sí está contemplado un Consejo de Seguridad Nacional en el ordenamiento constitucional, pero dicho organismo no es funcional, dado que su operación, orientación y fundamento de su creación es diferente al de una entidad que hoy pueda asesorar al presidente para mejorar las decisiones que impactan en el actual escenario de seguridad, evitando así estar permanentemente reaccionado a los diversos fenómenos que afectan al país”. 

John Griffiths indica que existen medidas que son claves en el ámbito estratégico de la Defensa Nacional, los cuales son fundamentales de mencionar, como "facilitar las capacidades de comando, control y comunicaciones para poder establecer la arquitectura de comunicaciones nacional del organismo que gestione la actual crisis. La idea es que los tomadores de decisiones tengan en forma oportuna la información que se requiera, para poder direccionar los apoyos y auxilios respectivos”.

Por otro lado, nos menciona que “levantar capacidad hospitalaria, donde no existan instalaciones y que, por relevancia del impacto, así lo amerite. Se trata de poder llegar con el auxilio en donde no existen estas dependencias. Lo anterior, en función de las particulares capacidades operativas de las Fuerzas Armadas en instalaciones y transportes”.

Enlace y control

 

Para Griffiths resulta fundamental “constituir a nivel regional una red de soporte de enlace y comunicaciones, en lo ideal de funcionamiento permanente, a objeto de poder intercambiar información de calidad, oportuna y eficiente con el organismo central encargado del manejo de la crisis”.

También plantea que "disponer de capacidades para el transporte nacional de ciudadanos en condiciones criticas adoptando las correspondientes medidas de protección. Para ello se requiere considerar medios de transporte estratégico que puedan operar desde las zonas más lejanas hacia el centro del país, donde están las instalaciones de mayor capacidad, así como proveer en lo posible medios para el manejo regional de la emergencia”.

Griffiths resalta la importancia de “reforzar las medidas de control de fronteras terrestres, marítimas y aéreas, para imponer efectivamente las medidas dispuestas en lo nacional, aprovechar las barreras sanitarias naturales del país para frenar la propagación, aislar ciudades donde aún no hay casos, si es que la emergencia empieza a descontrolarse”.

Concluye el investigador que es necesario “considerar que deben asegurar instalaciones y servicios médicos para la propia fuerza y su grupo familiar, la que al igual que el resto de la sociedad sufrirá de igual forma los efectos de esta epidemia”.

Griffiths recalca que ésta es una crisis que diversas instituciones tanto estales, privadas y universidades deben enfrentar en beneficio de la sociedad.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje