menú responsive
AMÉRICA | Defensa
-/5 | 0 votos

Análisis del Ceeag

Las armas láser están casi listas para el campo de batalla

Arma láser abordo del buque USS Ponce. Foto: U.S. Army

Arma láser abordo del buque USS Ponce. Foto: U.S. Army

18/04/2020 | Madrid

Las pistolas de rayos ya no son exclusivas de la ciencia ficción. Tras décadas de investigación y costosos desarrollos, las armas láser están a un paso de trasladarse de la gran pantalla a la primera línea del combate. El análisis del Centro de Estudios Estratégicos de la Academia de Guerra (Ceeag) de Chile publicado por Infodefensa.com profundiza en este tema.

Según el estudio, una de las ventajas de este tipo de armamento sería su costo. Para ilustrar este hecho el Ceeag pone como ejemplo los 50.000 dólares que gasta Israel en interceptores contra cohetes caseros de alrededor de 1.000. En contraste, a los láseres no se les terminan las municiones y son baratos de disparar.

El trabajo detalla que existe una gran variedad de láseres, pero que principalmente dos han sido objeto de armamento: los de estado sólido y los químicos. Los primeros funcionan a partir de un rayo proveniente de un cristal al que se bombear con energía proporcionada por una corriente eléctrica. En cambio, los láseres químicos surgen de la energía producida de las reacciones entre dos o más sustancias que, a su vez, se emplea para bombear otra sustancia para emitir el haz.

Los primeros prototipos de armas se basaban en láseres químicos, pero estos no dieron buenos resultados. El Ceeag explica que, actualmente, son los láseres sólidos los que generan mayores expectativas de cara al futuro, al ser mucho más eficientes que sus predecesores: un tercio de la electricidad que los impulsa se convierte en luz láser, en comparación con solo un pequeño porcentaje en las generaciones anteriores.

El avance más destacable se produjo en 2014, con la prueba de la Marina estadounidense de un arma láser con una potencia de 30 kilovatios (kw) que, cuando se instaló en el pequeño buque USS Ponce, demostró ser capaz de freír los componentes y motores de drones y barcos cercanos.

El próximo desafío, en el que ya se está trabajando, es el de aumentar la velocidad de los láseres, para que puedan apuntar tanto a misiles grandes como a los pequeños. Además, se busca incrementar su potencia hasta los 300 kw para 2022 y a los 500 kw para 2024.

Puede leer aquí el artículo completo

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje