menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

Renovación de unidades auxiliares

La Armada de Chile estudia construir en Asmar tres buques de transporte anfibio

La LST-95 Chacabuco es una de las unidades que se espera reemplazar con los nuevos buques. Foto: Armada de Chile

La LST-95 Chacabuco es una de las unidades que se espera reemplazar con los nuevos buques. Foto: Armada de Chile

27/04/2020 | Valparaíso

Nicolás García

La Armada de Chile está realizando estudios para construir en la planta industrial Talcahuano de Astilleros y Maestranzas de la Armada (Asmar) tres buques de transporte anfibio que reemplazarán a las barcazas LST-92 Rancagua, LST-95 Chacabuco y al transporte AP-41 Aquiles

El director de Programas, Investigación y Desarrollo de la Armada (Diprida), contraalmirante Ramiro Navajas, confirmó esta noticia en el programa Las Cartas sobre la Mesa del medio digital Infogate.cl, panel que reunió además al analista Guillermo Holzmann y al director de Asmar, contraalmirante Luis Kohler, quienes analizaron el Rol de la Industria de la Defensa como Motor de Reindustrialización.

El contraalmirante Navajas explicó que la intención de la Armada de Chile es poder iniciar la construcción de los tres buques de transporte anfibio una vez terminado el proyecto del rompehielos Antártica I. Este buque, el primero de su tipo que se construye en el Pacífico Sur y el más grande realizado en la historia de Asmar, deberá ser entregado a finales de 2023.

El director de Diprida señaló que la institución requiere efectuar el reemplazo del transporte AP-41 Aquiles y de las barcazas LST-92 Rancagua y LST-95 Chacabuco construídas en Asmar en la década de 1980 debido a "que van a estar sobre los 40 años de servicio y con una obsolescencia logística y operativa que ya no van a ser sostenibles".

La autoridad naval destacó que las tres nuevas unidades que se pretenden construir en las instalaciones de Asmar Talcahuano serán "buques mucho más modernos, de acuerdo a las tecnologías que existen hoy en día y de acuerdo a las necesidades, a la medida que requiere nuestro país".

Construcción de fragatas

 

El contraalmirante Navajas se refirió a los proyectos de construcción naval ejecutados en las últimas décadas entre Diprida y Asmar entre los que destacan los seis patrulleros de servicio general de la clase Taitao, las 16 lanchas de servicio general de la clase Protector, el buque oceanográfico AGS-61 Cabo de Hornos y los cuatro patrulleros oceánicos OPV-80. Como dato, el 46% de las unidades auxiliares de la institución (6 de 13) y el 100% de las unidades marítimas (26 de 26) fueron construidas por Asmar.

El responsable de Diprida destacó el aporte que entrega la investigación y el desarrrollo de la construcción naval a nivel nacional. En el caso del rompehielos, aproximadamente el 50% del dinero que se está invirtiendo va a quedar en Chile. Además gran parte de la tecnología de los buques como la integración del puente de mando y el sistema de monitoreo de la maquinaria del buque oceanográfico, patrulleros oceánicos y el rompehielos es hecha en el país.

En cuanto al Programa Nacional Continuo de Construcción Naval, el contraalmirante Navajas comentó que "pensar en construir fragatas no es un salto al vacío, no es solamente una ambición, no es un capricho de la Armada de Chile. Primero necesitamos los medios e ir renovando los medios en forma ordenada de manera que tengamos una logística también ordenada y poder planificar cuando damos de baja los buques y cuando entran en servicio".

El director de Diprida indicó las desventajas que implica la compra de buques usados señalando "que uno finalmente termina comprando lo que está disponible en el mercado y lo compra en la última parte de su ciclo de vida, por lo tanto se hace bastante costoso poder mantener estos buques por 15 ó 20 años más en Chile" agregando que la construcción naval nacional permite dejar más de la mitad de la inversión en el país y aporta a la investigación y al desarrollo "porque hay transferencia de conocimiento y transferencia tecnológica".

Navajas destacó las capacidades de la industria local en las áreas de sistemas de mando y control, guerra electrónica, sistemas de control de tiro y señuelos, entre otros. "En el caso de construir una fragata, por ejemplo, no sería solamente construir la plataforma e integrar muchos de los equipos que vienen de afuera sino que podríamos integrar sistemas desarrollados totalmente en Chile y podemos pasar a la versión dos o versión tres de esos sistemas".

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje