menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

Firma Invitada

Bruce Rule

Analista acústico líder en la oficina de inteligencia naval de la Marina de Estados unidos durantes cuatro décadas. El autor analizó los datos acústicos del USS Thresher y testificó en la Corte de Investigaciones sobre su pérdida el 18 de abril de 1963. Además, estudió las pérdidas del USS Scorpion, de cinco submarinos Rusos/Soviéticos y el ARA San Juan.


La Justicia argentina debe escuchar a técnicos especializados en el caso del ARA San Juan

09/06/2020

Leer la versión original en inglés

Como se discutió en el artículo publicado el 28 de abril de 2020, todos los datos recolectados hasta ahora conducen a la conclusión de que el ARA San Juan se perdió el 15 de noviembre de 2017 debido a que el comandante de la nave ordenó que el submarino se sumergiese permitiendo que el hidrógeno generado por las baterías del compartimiento delantero de la embarcación, dañadas por el ingreso de agua de mar, se concentrara a nivel explosivo en un periodo de 90 minutos. Esa explosión mató instantáneamente a toda la tripulación del ARA San Juan, quienes nunca supieron que existía un problema ni experimentaron ansiedad o dolor en el proceso.

Esta tragedia se está combinando con una segunda tragedia: el apuro para condenar a personal de la Armada Argentina quienes, de ninguna manera concebible, podrían ser culpables de complicidad en el evento. Este esfuerzo avanza rápidamente sin que la defensa sea provista de evidencia que pueda exculpar a los acusados. Esta evidencia son las 67.000 imágenes del pecio del ARA San Juan que fueron tomadas por el buque de búsqueda Ocean Infinity, cuando el pecio fue ubicado el 16 de noviembre de 2018 a profundidades de entre 926 y 945 metros.

Las imágenes tomadas del pecio del submarino nuclear norteamericano USS Scorpion, perdido el 22 de mayo de 1968, mostraron piezas de la batería principal dispersadas por todo el campo de restos. El compartimiento de operaciones, localizado inmediatamente encima del recinto de baterías, se encontraba totalmente destrozado (desintegrado) por energía explosiva: "una fuerza violenta moviéndose desde el frente hacia atrás y baja en el recinto de baterías" (Cita del párrafo 7.4.10, página 7.7 del reporte del Grupo de Análisis Estructural del USS Scorpion).

Basados en la experiencia ganada en el proceso y análisis de imagines del campo de los restos del Scorpion, se estima que no más de algunos cientos de fotos, de las 67.000 tomadas, de los restos del ARA San Juan, necesitan ser analizadas en detalle. Sin embargo, muchas de esas imágenes precisan ser combinadas en un montaje, una foto compuesta realizada mediante la combinación de varias fotos separadas. 

Esta técnica que fue utilizada con éxito en el caso del Scorpion para: 1- confirmar la evaluación de la información de la explosión generadas por las baterías provista por información acústica, 2- mostrar las relaciones de las posiciones de los componentes mayores del pecio e identificar la fuente de partes pequeñas y 3- proveer una base para la evaluación de las fuerzas dinámicas y la secuencia de la implosión. Este acercamiento proveerá la evidencia técnica necesaria para apoyar una evaluación científica de las causas de la pérdida del ARA San Juan.

Es el momento de que Argentina detenga su aparente apuro hacia la injusticia sobre la pérdida del submarino y asegure que el proceso legal provea a todas las partes con la evidencia fotográfica y que hayan sido completamente informados de las conclusiones derivadas del análisis de dicha evidencia, con la identificación de quién lo hizo y de sus calificaciones técnicas de buena fe.

Comentarios

 

En cada Armada en el mundo, la seguridad es la preocupación primaria y la responsabilidad, del comandante de la nave. Si él lo considera necesario, es su responsabilidad avisar a su cadena de mando en tierra firma que una emergencia ha sucedido o puede desarrollarse.

En ese caso, se requiere que cualquier mensaje de emergencia sea seguido por procedimientos estandarizados de comunicación de la emergencia con las autoridades superiores de la Armada Argentina. Esto no sucedió en el caso del ARA San Juan.

Lo que sucedió fue un mensaje telefónico del comandante del submarino con su par en tierra, utilizando un teléfono personal, en el cual comunicó su intención de sumergirse para que la tripulación descansase; en consecuencia, no hubo mensaje de emergencia enviado por el ARA San Juan en la mañana del 15 de noviembre de 2017. Lo que se envió fue básicamente un reporte de situación, indicando una situación controlada después de un percance.  

El mensaje profundizó en la discusión de una nueva situación que no se consideraba una emergencia, según evaluó la tripulación. El último mensaje enviado por el ARA San Juan estableció que el percance estaba controlado, que se encontraban navegando sumergidos y en dirección al puerto de Mar del Plata.

 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje