menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

Investigación del Tribunal de Cuentas de la Unión

El programa brasileño Tamandaré, en riesgo de cancelación

marinha classetamandare 16

16/07/2020 | Belo Horizonte

Roberto Valadares Caiafa

El  Tribunal Federal de Cuentas (TCU) de Brasil, en medio de una grave crisis institucional entre el Ejecutivo y el Poder Judicial, señaló la existencia de diversas irregularidades en la financiación de la renovación de la flota de buques de la Armada de Brasil, actualmente en curso a través del programa Tamandaré. Se trata del segundo gran desarrollo militar brasileño que sufre durante la actual crisis institucional tras el programa estratégico Guaraní, del Ejército, del que también se ha filtrado un informe de la TCU fechado en 2017.

En el caso concreto del programa Tamandaré, para sortear los obstáculos el Gobierno Federal cambió la forma de transferencias del Ministerio de Defensa a la Compañía de Gestión de Proyectos Navales (Emgepron), empresa estatal vinculada a la carpeta responsable de la construcción de buques de guerra. Así, a principios de julio, el gobierno parecía haber encontrado una nueva salida para pasar 89 millones de reales (16,5 millones de dólares) al Estado para la puesta en marcha del proyecto.

No obstante, al emitir un dictamen final sobre las cuentas del gobierno para el año 2019, el TCU señaló una externalización de la ejecución de los gastos como una forma de eludir el cumplimiento de las normas del límite máximo del gasto (Ley de Responsabilidad Fiscal).

El problema era que para que los cuatro buques fueron adquiridos, el gobierno capitalizó la estatal Emgepron con recursos del Tesoro Nacional, una transferencia presupuestada en unos 7.600 millones de reales (1.415 millones de dólares). La operación hizo saltar las alarmas en la TCU, que detuvo el proceso, lo que ha puesto en riesgo la obtención de los cuatro buques.

En respuesta a esto, y de forma urgente, el Ministro de Planificación, Paulo Guedes, abrió el pasado viernes día 10 un crédito adicional a la empresa. El análisis previo publicado por los técnicos de TCU identificó que, esta vez, el dinero utilizado para capitalizar la empresa salió de las arcas del propio Estado y no del Tesoro.

El modelo anterior, según declaró el ministro de TCU,  Bruno Dantas, a la prensa brasileña, "configuraba una medida de escape al techo de gasto". Dantas aseguró que "la evidencia es que la contribución sólo sirvió para la formación de efectivo en el estado para que externalizara la fabricación de corbetas y la adquisición de buques de apoyo antártico - típica actividad administrativa que, por regla general, dependería de la Marina de Brasil para llevar a cabo".

El programa clase Tamandaré fue puesto en marcha por la Armada en 2017 con el objetivo de promover la renovación de la flota mediante la llegada de cuatro buques de alta complejidad tecnológica, que se espera que se entreguen entre 2025 y 2028.

Imágenes: Consórcio Águas Azuis/Marinha do Brasil/Tribunal de Contas da União.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje