menú responsive
AMÉRICA | Empresas
-/5 | 0 votos

Ante la lentitud burocrática del Ejército

Las brasileñas Taurus e Imbel buscan crear un nuevo organismo de certificación de armas

El general Mattiolli (Imbel) y Salésio Nuhs (Taurus) firman el memorando. Foto: Taurus Armas

El general Mattiolli (Imbel) y Salésio Nuhs (Taurus) firman el memorando. Foto: Taurus Armas

05/02/2021 | Belo Horizonte

Roberto Valadares Caiafa

Las empresas Taurus Armas e Imbel han firmado un memorando de entendimiento no vinculante con el objetivo de establecer bases técnicas y comerciales conjuntas. El entendimiento entre las empresas tiene como objetivo "la posible contratación de servicios de industrialización a medida (IPE) de los productos y servicios de la cartera de Imbel y la implantación y funcionamiento, conjunto o por separado, de un Organismo de Acreditación y Certificación", de acuerdo a un comunicado difundido por Taurus.

Además, el memorando abre el camino para "la investigación, el desarrollo y la producción de nuevos productos; y también la comercialización conjunta de productos y servicios de ambas empresas", sostiene el comunicado.

La duración inicial del memorando firmado será de cinco años y podrá prorrogarse por otros cinco. Para que el entendimiento se renueve, debe formalizarse mediante un aditivo contractual entre Taurus e Imbel.

Respuesta ante la lentitud burocrática

 

En los últimos años ha sido una constante en las entrevistas concedidas por los fabricantes de armas brasileños y los responsables de las compras en las Fuerzas de Seguridad las quejas sobre la lentitud por parte del Ejército Brasileño en la homologación y acreditación de las nuevas armas que desarrolla la industria.

El fusil IA2 en calibre 5,56 mm de Imbel es un claro ejemplo de este cuello de botella burócratico, que ha tardado siete años entre la presentación oficial del proyecto y la preparación del arma para su industrialización en masa. Por otro lado, en el caso del fusil de 7,62 mm el retraso es aún mayor: el arma aún no está oficialmente lista tras más de una década del inicio del proyecto.

Imbel es una empresa adherida al Ejército Brasileño, por lo tanto la búsqueda de un nuevo organismo de acreditación y homologación indica que la industria nacional de armas está convencida de la necesidad de otra alternativa ante la lentitud burocrática estatal.

En gran medida, la iniciativa de Taurus e Imbel es consecuencia del Programa de Modernización del Armamento de la Policía Militar del Estado de São Paulo (Pmesp), que ha guiado las compras de la mayor fuerza policial de América Latina en los últimos años.

Con una inversión de 119,5 millones de reales (22 millones de dólares), la modernización del arsenal de la Pmesp se tradujo en la adquisición de 50.000 pistolas del calibre 40; 1.300 fusiles y 1.000 armas de incapacitación neuromuscular.

Se compraron pistolas Glock .40, rifles semiautomáticos Benelli M3 de calibre 12 (Italia), rifles FN SCAR L de 5,56 mm y FN SCAR H de 7,62 mm (Bélgica, ametralladoras de apoyo al fuego Negev de 7,62 mm (Israel) y dos sofisticados rifles de francotirador Steyr (Austria) con accesorios de puntería Hensoldt (Alemania).

Ninguna empresa brasileña ganó ninguno de eso concursos, ni siquiera para los chalecos de protección balística, adquiridos en la India y reconocidos por la corporación como mejores que los productos nacionales homologados.

Este reconocimiento se basa en el elaborado trabajo del laboratorio de análisis y pruebas del Centro de Material Bélico (CMB) de la Pmesp, equipado y cualificado para probar diversas armas siguiendo y superando las normas de la OTAN y las de renombrados centros internacionales de pruebas independientes, acreditados y reconocidos por los gobiernos e industrias de sus respectivos países.

Este fue el camino que encontró la Pmesp para resolver sus enormes demandas de renovación tras un desastroso periodo de compras de armas de triste recuerdo, armas en su inmensa mayoría de fabricación nacional inadecuadas para la tarea policial que fueron desechadas paulatinamente en favor de armas importadas más modernas, seguras y fiables.

Y esta capacidad ya se está poniendo al servicio de otras entidades gubernamentales de seguridad pública brasileñas. En la reciente licitación de pistolas promovida por la Secretaría Nacional de Seguridad Pública (Senasp), en la que la italiana Beretta obtuvo el primer contrato con su pistola APX, todas las pruebas de calificación fueron realizadas por el CMB de la Pmesp, y según su comandante, el teniente coronel Marco Aurélio Valério, las pruebas de aceptación de estas armas también serán realizadas por los laboratorios de la corporación paulista, indicando claramente un agotamiento del modelo actual que exige que las pruebas sean realizadas en el Centro de Evaluación del Ejército en Río de Janeiro.

 

Imágenes: Imbel/Taurus/Pmesp/Roberto Caiafa

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje