menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

Reportaje Infodefensa.com

SS-23 General O´Higgins de la Armada de Chile, furtividad y eficiencia submarina

El submarino General O´Higgins operando en las aguas australes de Chile. Foto: Armada de Chile

El submarino General O´Higgins operando en las aguas australes de Chile. Foto: Armada de Chile

09/09/2021 | Valparaíso

Nicolás García

La Armada de Chile conmemora este jueves 9 de septiembre los 16 años de servicio del submarino de ataque SS-23 General O´Higgins. Esta unidad de la clase Scorpène recibió el nombre de General O´Higgins en homenaje al destacado prócer de la independencia nacional y cuya visión de Chile como país oceánico lo impulsó a crear la primera Escuadra Nacional.

El avanzado diseño, discreción, velocidad, enorme capacidad de escucha, gran precisión y poder destructivo del armamento embarcado, sumado a la gran autonomía que posee esta unidad y su gemelo SS-22 General Carrera, le otorgan a la Fuerza de Submarinos de la Marina de Chile la capacidad de enfrentar con éxito las amenazas que representan buques, aeronaves antisubmarinas, submarinos y minas.

Su incorporación es resultado del proyecto Neptuno que permitió reemplazar a los submarinos del tipo Oberon con plataformas capaces de enfrentar de manera individual y con éxito a buques de superficie equipados con sonares activos o pasivos; aeronaves antisubmarinas con radar, detector de anomalías magnéticas, sonar de profundidad y sonoboyas activas y pasivas; submarinos de propulsión nuclear y convencionales de última generación y campos minados.

El Scorpène fue presentado al proyecto Neptuno por el consorcio franco-español DCN/Bazan, actualmente Naval Group y Navantia, y se impusó en la lista corta al U209/1400 MOD por ser el modelo más silencioso, portar el mayor número de armas, tener un sistema de recarga más rápido, lograr mayor profundidad, ser el más barato y cumplir los requisitos financieros establecidos por la institución. El contrato de construcción de los dos submarinos, valorado en 420 millones de dólares, fue suscrito el 17 de diciembre de 1997.

Las empresas dividieron la carga de trabajo encárgandose el astillero galo de construir la sección de proa de cada unidad (cámara de torpedos, cámara de baterías de proa, cámara de mando/ acomodaciones) mientras que Navantia hizo lo propio con las de popa (cono de cola con propulsión, cámara de máquinas y cámara de baterías de popa), enviando posteriormente cada una de estas firmas una sección para realizar el ensamblaje final.  

El SS-23 General O´Higgins inició su construcción en Cherburgo, Francia, en el año 1999, y la ceremonia oficial de entrega se efectuó en aquel puerto el 9 de septiembre del 2005. La unidad, al mando del capitán de fragata Cristián Figari, zarpó el 17 de octubre de ese mismo año y recaló por primera vez en al puerto chileno de Valparaíso el 12 de diciembre.

Características de los Scorpène

 

Los Scorpène son submarinos diesel-eléctricos de última tecnología diseñados para desarrollar misiones de guerra antisubmarina, antisuperficie y operaciones especiales. Se utilizó la experiencia adquirida en la construcción del casco hidrodinámico de los submarinos de ataque nuclear (SSN) Amethyste/Rubis de la Marina Nacional de Francia y su casco de presión de acero de alto rendimiento tipo 80 HLES les permite alcanzar 350 metros de profundidad. Su diseño hidrodinámico con proa en forma de albacora, mínimo número de apendices y una hélice optimizada reduce el riesgo de detección por el ruido radiado al exterior.

Estas unidades de la Fuerza de Submarinos de la Armada de Chile tienen 66,4 metros de eslora, 8 metros de manga total incluyendo hidroplanos, 16,4 metros de puntal total y 5,4 metros de calado medio. Desplazan 1.711 toneladas sumergidos, una velocidad de 21 nudos bajo el mar y una autonomía de 6.500 millas náuticas a 8 nudos en superficie. 

Los submarinos poseen la suite de sonares TSM2233 MK 2 de Thales que comprende un sonar de casco de frecuencia media con sistema de búsqueda activa/ pasiva; un sonar cilíndrico de largo alcance de detección acústica panorámica en 360º que opera en modo pasivo; un sonar de interceptación de búsqueda activa; un sonar de flanco utilizado para detección pasiva y un sonar de alta resolución pata detección de obstáculos y minas. 

Los Scorpène disponen del Sistema Táctico de Combate Submarino (Subtics) de Naval Group para ejecutar el proceso de detección, seguimiento y destrucción de blancos. Subtics entrega un avanzado procesamiento de los datos captados por los sensores a bordo y permite generar una imagen de la situación táctica facilitando la planificación y elección de alternativas frente a distintas situaciones qe puede enfrentar un submarino en una situación de combate.

La clase Scorpène cuenta con seis tubos lanzatorpedos de 533 mm capaces de disparar torpedos pesados, misiles o sembrar minas. El sistema automático de manejo y recarga de los torpedos permite su disparo en salva. Cada submarino puede transportar un máximo de 18 torpedos o misiles o bien 30 minas y dispone de torpedos Black Shark Advanced de Leonardo, SUT Mod 1 de Atlas Elektronic y misiles antibuque Exocet SM-39 de MBDA.

Un alto grado de alistamiento

 

En sus 16 años al servicio de la la institución, el O’Higgins ha alcanzado un total de 256.970 kilómetros navegados y al mando del capitán de fragata Cristian Ahumada, sólo este 2021, ha recorrido más de 3.100 km. “Es un orgullo y siento que estoy en casa”, señala el oficial, quien anteriormente fue parte de la dotación de la unidad desempeñándose como segundo comandante, oficial de Armamentos y Operaciones.

“El principal desafío estando en pandemia ha sido el mantener un alto grado de alistamiento operativo, con el arduo trabajo de todos los miembros de nuestra dotación en cada uno de sus cargos. Hemos implementando una serie de medidas sanitarias eficientes, de acuerdo a lo establecido por la Armada y la Fuerza de Submarinos, con el objeto evitar contagios a bordo y continuar con el cumplimiento de nuestras tareas”, explica Ahumada.

El comandante del SS-23 O’Higgins resalta que “la dotación es aguerrida, y al igual que los leones de nuestro escudo, se ha caracterizado por demostrar un alto grado de profesionalismo, cohesión a toda prueba, entrega y fortaleza para enfrentar todos los desafíos, prestigiando nuestra especialidad y a la Institución”.

El submarino se encuentra desde el 2 de julio en Estados Unidos participando en el programa de cooperación DESI (Diesel Electric Submarine Initiative) e interoperará por más de cinco meses con la Armada de ese país efectuando una serie de ejercicios en los que pondrá a prueba las capacidades de detección y lucha antisubmarina de buques y aeronaves del anfitrión, a través del empleo de diversas tácticas y tecnología avanzada.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje