menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Berlín pide a los candidatos que mejoren sus armas

A Alemania se le complica la sustitución de sus fusiles de asalto G36

Fusiles de asalto G36 del Ejército español. Foto: Ginés Soriano Forte / Infodefensa.com

Fusiles de asalto G36 del Ejército español. Foto: Ginés Soriano Forte / Infodefensa.com

25/10/2018 | Berlín

Infodefensa.com

Los fabricantes que optan a dotar a las fuerzas alemanas de un nuevo fusil de asalto no han sido capaces de ofrecer ofertas adecuadas. Un informe confidencial de la oficina de adquisiciones del Ministerio de Defensa alemán (BAAINBw) revela el infructuoso resultado del proceso seguido hasta el momento para sustituir a los viejos G36, fabricados por Heckler & Koch y que el Ministerio llegó a poner en duda por supuestos fallos de funcionamiento, aunque la empresa acabó ganándole un juicio concluyendo que el modelo no presenta desperfectos.

En todo caso, la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, anunció en 2015 que el G36, también empleado entre otros por el Ejército español, desaparecería gradualmente de las Fuerzas Armadas alemanas. Para reemplazarlo se abrió una licitación en abril de 2017. No ha trascendido el nombre de los fabricantes que optan al contrato, pero hace un año se publicó que las condiciones del programa excluyen la participación de productos sometidos al control estadounidense de venta de armas, conocido como ITAR.

La ITAR contempla el derecho de Washington a decidir a qué países se pueden exportar o no las armas. De este modo, si Alemania permitiese el concurso de productos ITAR tendría que contar con el permiso de Estados Unidos en cuestiones de producción y exportación.

Algunas fuentes aventuran que el G36 será reemplazado en el concurso alemán por el nuevo HK-416 A5, del mismo fabricante. En todo caso, si se encontraba entre los candidatos, su oferta no ha llegado a satisfacer las expectativas, como tampoco lo han hecho las del resto de ofertantes, según ha revelado ahora el periódico alemán Welt am Sonntag.

Los fabricantes tienen ahora hasta febrero próximo para corregir los fallos de sus productos detectados y volver a remitir sus armas para que sean examinadas. Este contratiempo supone ocho meses de retraso en la incorporación de los nuevos fusiles de asalto a las fuerzas alemanas y un coste estimado adicional de 750.000 euros.

Sobrecalientamiento

 

Hace tres años trascendió que el fusil de asalto G36, empleado también por las Fuerzas Armadas españolas, entre otros, se sobrecalienta en ambientes tórridos o por el uso continuo del arma, hasta el punto de poder desviar su precisión tras sesenta disparos medio metro en disparos a una distancia de doscientos, e incluso seis metros en alcances de medio kilómetro. Por ello, tras casi dos décadas en la infantería alemana, la propia ministra de Defensa llegó a afirmar que “el Heckler & Koch G36 no tiene futuro en el Ejército alemán en su actual estado de construcción”, tal y como recogió Infodefensa.com.

Las sospechas sobre los fallos se iniciaron tras la muerte de tres paracaidistas alemanes el Viernes Santo de 2010 en las afueras de la base de Kunduz, en Afganistán. Allí un grupo de 32 militares mantuvieron durante nueve horas un combate a vida o muerte hasta que el sobrecalentamiento de sus fusiles de asalto les obligó a retirarse. En el camino de vuelta un blindado pisó una mina causando el fallecimiento de tres de los militares de la Bundeswehr (Fuerzas Armadas de Alemania).

El motivo de los problemas que podrían haber afectado al G36, según avanzó la investigación oficial en 2015, era el polímero compuesto del que están hechos sus cañones, que incluso a solo 23 grados comienza a ablandarse, por lo que no pueden mantenerse rectos. El G36 cuenta con muchos componentes de plástico que le dotan de una mayor ligereza, por encima de la de competidores como el francés FAMAS o el americano Colt AR-15.

Por su parte, el fabricante, Heckler & Koch, respondió a las acusaciones del Ministerio de Defensa culpándole a su vez de haber colocado una cubierta protectora de estaño a los cañones del fusil antes de su uso en el campo que es la que originaría el sobrecalentamiento del arma. Finalmente la empresa ganó en el verano de 2016 un juicio al Gobierno alemán, que pretendía ser indemnizado por 4.000 armas presuntamente defectuosas.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje