menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Saab no descarta retirarse, siguiendo los pasos de Dassault y Airbus

El programa de cazas canadiense, a un paso de quedarse sin candidatos europeos

Avión de combate Gripen. Foto: Saab

Avión de combate Gripen. Foto: Saab

05/09/2019 | Ottawa

Infodefensa.com

Saab estudia si seguir el camino abierto por Dassault, y continuado hace unos días por Airbus, y sacar su candidatura para dotar a Canadá de un nuevo avión de combate con el que sustituir a su anticuada flota de cazas CF-18. Las dificultades para los modelos europeos de cumplir los requisitos de seguridad exigidos por el Mando Norteamericano de Defensa Aeroespacial (Norad, por sus siglas en inglés) están detrás de la retirada ya efectiva del programa de los modelos Rafale (Dassault) y Eurofighter (fabricado por una empresa conjunta liderada por Airbus y con BAE Systems y Leonardo) y también es lo que plantea dudas para la continuidad del Gripen, que es el aparato que oferta la empresa sueca. Infodefensa.com ya recogió el pasado mayo que este requisito dejaba con escasas posibilidades a los candidatos europeos al proyecto canadiense

“No vemos ningún problema con esto de momento, según ha adelantado el presidente de Saab Canada, Simon Carroll. “Dicho esto, todavía estamos revisando todo y nos reservamos el derecho a emitir un juicio sobre si ofrecemos o no una oferta”, ha añadido.

Canadá está asociada con Estados Unidos en la Norad, una organización conjunta que procura defensa y control aéreo a la región de Norteamérica y que implica que los nuevos cazas que adquiera Ottawa deban tener certificada su conexión a sistemas de inteligencia de máxima seguridad.

El posible abandono de Saab, recogido por la publicación The Canadian Press dejaría libre el concurso a los dos candidatos estadounidenses, los únicos entonces con opciones. Se trata de Lockheed Martin y Boeing, fabricantes de los aviones de combate F-35 y F/A-f Super Hornet; respectivamente.

El proceso abierto por Ottawa para dotarse de 88 nuevos aviones de combate tiene un valor estimado entre 15.000 y 19.000 millones de dólares canadienses (entre 10.300 unos  millones y 13.000 millones de euros).

Los candidatos tienen hasta la próxima primavera para presentar sus propuestas iniciales al programa, en respuesta a la solicitud de propuestas (RFP, por sus siglas en inglés) emitida por Canadá hace un par de meses.

De acuerdo con la entidad de Servicios y Adquisiciones Públicas de Canadá (PSPC, por sus siglas en inglés) el ganador del concurso deberá entregar los primeros aparatos en 2025, después de que haya sido seleccionado a principios de 2022.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje