menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

El plan tiene un ojo puesto en una posible unión con el FCAS

Reino Unido planea dar un acelerón a su futuro caza Tempest este año

Maqueta del Tempest presentada en una feria del sector. Foto: Ministerio de Defensa de Reino Unido

Maqueta del Tempest presentada en una feria del sector. Foto: Ministerio de Defensa de Reino Unido

02/01/2020 | Madrid

Infodefensa.com

El desarrollo de un avión de combate de próxima generación liderado por Reino Unido se ha marcado los próximos doce meses para completar su análisis de un programa crítico. Las cuatro principales compañías implicadas (BAE Systems, la filial británica de la italiana Leonardo, la compañía europea de misiles MBDA y Rolls Royce) tienen hasta el próximo diciembre para completar este paso para el futuro de las capacidades de combate aéreo del país.

El plan supone una aceleración del proyecto que incluye además doblar la plantilla de personal involucrada en él, que pasará del millar de trabajadores actuales hasta los 2.500 para 2021, de acuerdo con la información recogida Financial Times. En palabras del director de campañas estratégicas de la división aérea de BAE Systems, Andrew Kennedy, el objetivo de este impulso es “darle al gobierno la confianza de que estamos trabajando para lograr una asociación internacional viable”.

Paralelamente a este impulso en el programa Tempest, como es conocido el desarrollo de un futuro avión de combate de próxima generación liderado por Reino Unido, Londres tiene un ojo puesto en la posibilidad de acabar uniendo esfuerzos con el programa competidor iniciado por Francia, Alemania y España FCAS. En este contexto, la publicación Defense Aerospace recuerda que el FCAS acumula cierto retraso, como se encargaron de advertir el pasado octubre las propias compañías líderes del proyecto (Dassault y Airbus) en un comunicado recogido entonces por Infodefensa.com, lo que singularmente ofrece una oportunidad para que se sumen ambos programas.

El CEO de Airbus, Guillaume Faury, se cuenta entre quienes ya han alentado a que en el futuro únicamente se desarrolle un programa europeo de avión de combate de próxima generación, lo que pasa por una unión del FCAS, en el que están implicados Francia, Alemania e España, y el Tempest, que ya compromete a Italia y Suecia, además de a Reino Unido.

La fusión de ambos proyectos es una idea que distintos expertos contemplan como inevitable si se quiere alcanzar el éxtio. De no ser así, Europa repetirá su fórmula actual de desarrollo de varios aviones de combate que compiten entre sí (Eurofighter, Rafale y Gripen), lo que dificulta la competitividad frente a otros modelos, principalmente norteamericanos, y desaprovecha las sinergias que una unión de mayor entidad podría brindar.

El consejero delegado de Leonardo, Alessandro Profumo, también se encuentran entre los adalides de esa unión. De hecho el pasado marzo, antes de que su empresa entrase oficialmente en el proyecto británico, admitió que el objetivo último de su empresa al entrar al programa Tempest es el de hacerlo converger finalmente con el proyecto del FCAS.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje