menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Proyectiles de 25 mm

Rheinmetall NIOA fabricará munición para el caza F-35 en Australia

Munición de medio calibre de RWM. Foto: Rheinmetall Waffe Munitions

Munición de medio calibre de RWM. Foto: Rheinmetall Waffe Munitions

27/03/2020 | Canberra

Infodefensa.com

El programa estadounidense del avión de combate de quinta generación Joint Strike Fighter (F-35) ha adjudicado a la compañía australiana Rheinmetall NIOA Munitions (RNM) el suministro de munición. RNM producirá en concreto proyectiles de perforación blindada frangible (conocidos por las siglas FAP, de Frangile Armored Piercing) de 25 mm. La munición será fabricada en la planta que la compañía tiene en Benalla, que es propiedad del gobierno federal del estado de Victoria, al sureste del país, donde se localiza esta ciudad.

Rheinmetall NIOA Munitions es una empresa conjunta formada por la firma alemana Rheinmetall Waffe Munitions (RMW)y la australiana NIOA, proveedor de armamento y munición de la Fuerza de Defensa Australiana. La nueva línea de ensamblaje (LAP) de Benalla se encargará finalmente de fabricar municiones de calibre medio, de 20 a 35 mm.

El nuevo contrato supone la expansión de RNM más allá de su planta de producción de proyectiles de artillería de Maryborough, en el estado de Queensland, al noreste del país. El presidente de la junta directiva de la empresa conjunta, Werner Kramer, ha destacado que con este contrato, “no solo crearemos empleos locales y una cadena de suministro [en Australia], sino que también desarrollaremos un mercado de exportación probado y sostenible”.

El director gerente de NIOA, Robert Nioa, ha destacado por su parte que con el nuevo proyecto de Benalla, la empresa podrá desarrollar una verdadera capacidad soberana en municiones de mediano calibre en el país.

País socio del programa

 

Australia es uno de los nueve socios del Joint Strike Fighter (como se bautizó el programa de estos aviones en origen), que es el mayor programa militar de la historia, con un coste que ya se estima superior a los 400.000 millones de dólares. Se trata de una iniciativa liderada por EEUU, y su compañía Lockheed Martin, a la que también se sumaron, además de Australia, Gran Bretaña, Italia, Holanda, Dinamarca, Noruega, Canadá y Turquía, aunque Washington sacó el año pasado a este último país por su desencuentro en torno a la compra de misiles S-400 rusos por parte de Ankara.

En la actualidad, el F-35 opera desde 23 bases en distintos puntos del mundo por cerca de un millar de pilotos capacitados para ello, que a su vez están apoyados por cerca de 9.000 profesionales responsables de las tareas de mantenimiento. Ya se han entregado medio millar de unidades de este modelo que comenzó a volar en 2006 y del que se prevé construir en total en torno a 2.500 aparatos. De momento, el F-35 ya ha sido probado en combate por Israel, Reino Unido y Estados Unidos.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje