menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

El gobierno promueve un acuerdo entre TKMS, Kiel y Lürssen

Alemania quiere crear un conglomerado nacional de construcción naval

200417 corbeta israel astillero (TKMS)

20/04/2020 | Madrid

G. S. Forte

Los astilleros alemanes ThyssenKrupp Marine Systems (TKMS), German Naval Yards Kiel y Lürssen negocian la creación de un conglomerado industrial con el que competir en el mercado internacional en mejores condiciones. De acuerdo con la información recogida por distintos medios locales, el propósito directo es hacer frente a competidores como la firma francesa Naval Group y la italiana Fincantieri, que llevan meses estrechando lazos con los que incrementar su fuerza conjunta en el sector.

Según el consejero delegado de Naval Yards Kiel, Jörg Herwing, "solo un jugador alemán fuerte podrá seguir siendo competitivo a nivel mundial y fortalecer el sector tecnológico alemán"

En este contexto, el propio gobierno alemán está impulsando unas conversaciones entre los principales constructores navales del país que ya han sido confirmadas por estos, aunque sin ofrecer más detalles, según ha detallado Defense News. De acuerdo con esta información, la industria alemana se ha visto sacudida por la pérdida del contrato de construcción de cuatro fragatas multiusos MKS 180 a la Marina de Guerra del país, que ganó la neerlandesa Damen el pasado enero. De ahí que las conversaciones entre los representantes de las principales empresas germanas del sector iniciaron sus conversaciones también a principios de este 2020.

Lo que molestó a la industria alemana en el caso de la licitación para dotar a su país de las MKS-180 es que el proceso se llevase a cabo bajo la fórmula de competencia europea, mientras otros países del viejo continente continúan tendiendo a adjudicar este tipo de trabajos a sus industrias nacionales. En todo caso, la oferta ganadora de Damen incluye la participación de la firma local Lürssen, que a su vez es una de las que están negociando ahora unirse a sus competidoras nacionales para configurar un frente común en el mercado global.

El sueño de una industria europea unida

 

La iniciativa alemana va en principio en contra del viejo sueño de crear un sector europeo unido y más fuerte, al contrario de lo que esgrimieron Naval Group y Fincantieri al crear recientemente su empresa conjunta Naviris, con la que dicen tratar de allanar “el camino hacia una alianza más amplia” de la industria naval europea. El propio consejero delegado de Fincantieri, Giuseppe Bono, explicó que los esfuerzos para estrechar los lazos de su compañía con la francesa Naval Group, ambas de propiedad semipública, buscan en último término acabar creando lo que en 2016 definió un ‘Airbus naval’ en Europa. Con esta denominación hizo referencia al ejemplo de unión de varias compañías aeroespaciales que dio origen al gran grupo Airbus. Esta compañía se ha situado en la cabeza mundial del sector aeronáutico, en competencia con la estadounidense Boeing.

Bono apeló también en el proyecto de gran alianza a los otros cuatro grandes astilleros con capacidad de construcción militar del continente: BAE Systems (Reino Unido), ThyssenKrupp Marine Systems (Alemania), Navantia (España) y Damen (Países Bajos).

El ex consejero delegado de Naval Group, Hervé Guillou, también apeló cuando dejó el puesto, el pasado febrero, a la conveniencia de crear ese ‘Airbus Naval’. Guillou recordó que en los últimos 15 años han llegado al mercado mundial de buques militares nuevos competidores de China, Rusia, Corea del Sur, Japón, Singapur y la India, entre otros. Y destacó la fuerte dependencia exterior de los astilleros europeos. “Somos los únicos en el mundo que tenemos que exportar más de la mitad de nuestra producción para sobrevivir”, afirmó.

El alto ejecutivo francés enumeró que entre los años 2009 a 2018, 49 de los 80 barcos de entidad (excluidos pequeñas naves, como patrulleros oceánicos y buques de suministro) construidos por los 12 astilleros europeos tuvieron como destino la exportación. En cambio, de los 136 producidos en China solo 11 se exportaron; de los 68 rusos, 14 eran encargos externos; de 40 coreanos, 13 fueron exportados; dos astilleros estadounidenses terminaron 78 naves, de las que únicamente acabaron fuera seis, y de los 19 fabricados por Japón, ninguno fue exportado.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje