menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Capaces del reabastecimiento en vuelo de helicópteros

Francia ya opera los KC-130J que encargó mientras mejoraba el A400M

Hercules reabasteciendo de combustible en vuelo a un helicóptero. Foto: Armée de l´air

Hercules reabasteciendo de combustible en vuelo a un helicóptero. Foto: Armée de l´air

13/07/2020 | París

Infodefensa.com

La Fuerza Aérea de Francia ya es capaz de operar con helicópteros a largas distancias, gracias a la incorporación de dos aviones KC-130J Super Hercules. Estos aparatos, fabricados por la estadounidense Lockheed Martin, están configurados para el suministro en vuelo de aeronaves de ala rotatoria, lo que va a permitir a Francia el reabastecimiento en el aire de los helicópteros Airbus H225 Caracal de su arma aérea. La compra de estos dos aviones (recibidos a finales del año pasado y principios de este), más otros dos Super Hercules C-130J (variante sin la funcionalidad de abastecer en vuelo), se enmarca en la necesidad de cubrir capacidades mientras los nuevos A400M del grupo europeo Airbus las obtienen definitivamente.

En este marco, el Gobierno francés solicitó en 2015 a Estados Unidos la compra de los cuatro Super Hercules por un coste que el vendedor estimó entonces en 650 millones de dólares, incluido equipo asociado, piezas y apoyo logístico. En concreto, el encargo francés incluyó dos aeronaves con capacidad de suministrar combustible a helicópteros en vuelo, variante conocida como KC-130J, dotadas de motores turbohélices Rolls Royce AE-2100D; otras dos de la variante C-130J, también equipadas con propulsores del mismo tipo, más otros cuatro Rolls Royce AE-2100D para repuestos. Posteriormente, en 2017, Francia suscribió la creación junto a Alemania de una flota conjunta de doce aviones militares de transporte C-130J. El acuerdo contemplaba la compra por parte de París de otras dos unidades más y de otra media docena de aparatos por parte de Berlín.

Tanto París como Berlín anunciaron estos planes de adquisiciones con un mismo argumento: mantener capacidades mientras la flota de aviones A400M encargada por ambos países alcanza niveles de operatividad óptimos. Se da la circunstancia de que se trata de los dos principales clientes del programa europeo del modelo desarrollado por Airbus.

Certificación del avión europeo

 

El fabricante europeo lleva años trabajando en dotar a sus A400M tanto de la capacidad para el lanzamiento de paracaidistas desde todas sus puertas, que recientemente ha certificado, como la de reabastecimiento de aparatos de ala fija, lo que también ha logrado ensayar.

El C-130J es un aparato de 40 metros de envergadura, puede volar a más de 600 kilómetros por hora y cubrir 5.250 kilómetros de distancia. Puede despegar en pistas de menos de un kilómetro con un peso total de algo más de 70 toneladas (su peso máximo al despegue alcanza las 79 toneladas y en vacío es de 34 toneladas). En total puede transportar, entre otras configuraciones, a 64 soldados equipados.

Por su parte, el A400M, de algo más de 42 metros de envergadura y 45 metros de longitud, puede volar distancias de 8.700 kilómetros a una altitud de crucero de 11.300 metros y a una velocidad de 0,72 Mach. El peso máximo al despegue de este avión supera las 140 toneladas, y cuenta con una bodega de carga con un volumen de 340 metros cúbicos. En ella, entre otras configuraciones, puede acoger a 116 soldados equipados.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje