EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV

LSM-90 Elicura

La Armada de Chile realiza el mantenimiento de 108 boyas y balizas en Magallanes

Personal especialista del Centro Zonal de Señalización Marítima de Punta Arenas y la dotación de la barcaza LSM-90 Elicura de la Tercera Zona Naval de la Armada de Chile efectuaron el mantenimiento y la reparación de 108 boyas y balizas en la Región de Magallanes y Antártica Chilena.La unidad, al mando del capitán de corbeta Gonzalo Álvarez, retornó el 14 de mayo a la ciudad de Punta Arenas, tras navegar 2.300 millas náuticas, equivalentes a 4260 kilómetros, recorriendo diferentes canales hasta alcanzar el límite norte de la jurisdicción de la Tercera Zona Naval en la radio estación marítima Isla San Pedro.Previo al despliegue, en el marco del denominado Track Norte, se efectuó una preparación de materiales y diversos elementos coordinados a través del Centro de Abastecimiento de Magallanes (Magabas) y embarcados por medio de la partida de faena de la mencionada repartición.Por una navegación seguraEn el marco del despliegue, se efectuó la renovación de 22 ayudas a la navegación como parte del proyecto Fénix, así como el reemplazo de dos boyas convencionales y el mantenimiento de primer nivel a 84 ayudas a la navegación, totalizando 108 trabajos de diversa dificultad desarrollados en complejas condiciones meteorológicas.La LMS-90 Elicura desarrolló también en esta comisión el relevo de personal y apoyo logístico a los faros Félix, Fairway e Isla San Pedro, así como el sostenimiento logístico a la Capitanía de Puerto de Puerto Edén y a la Alcaldía de Mar de Tortuoso.El comandante Álvarez señaló que “las tareas efectuadas por la unidad, las cuales demandan un gran esfuerzo para la dotación y el personal de faros debido a las condiciones meteorológicas que se experimentan en los canales australes y a la gran cantidad de trabajos que se deben ejecutar, constituyen un aporte al esfuerzo que efectúa la institución para mantener nuestras vías marítimas en óptimas condiciones para su navegación".El oficial destacó el aporte desarrollado por el personal a las áreas de misión Seguridad e Intereses Territoriales y Contribución al Desarrollo Nacional y Acción del Estado manifestando que "el haber concluido exitosamente nuestra operación nos llena de orgullo y nos motiva a seguir trabajando”.

El DIM N°4 Cochrane y el Grupo Aeronaval Sur de la Armada de Chile exhiben sus capacidades en el Navy Day

Foto: Armada de ChileLa institución envió a la zona la lancha patrullera marítima LPM 4407 de la Capitanía de Puerto de Punta Arenas y un helicóptero naval AS365 Dauphin del Grupo Aeronaval Sur, desde el cual se lanzaron nadadores de rescate para extraer a la víctima del mar siendo reanimado en una zona segura de la playa.El comandante en jefe de la Terzona, contraalmirante Fernando Borcoski, señaló que “en esta fría mañana contamos con una alta presencia de personas de la capital magallánica, quienes pudieron presenciar ejercicios navales en donde se vieron reflejadas las capacidades de la Armada de Chile, tanto en el área de la defensa como en búsqueda y salvamento marítimo, en condiciones meteorológicas adversas típicas de nuestra área de responsabilidad”.El Navy Day 2022 contó también con la participación de la Banda Insignia de la Tercera Zona Naval, cuyos integrantes interpretaron himnos y marchas.

Barcaza LSM 90 Elicura, cincuenta y tres años al servicio de la Armada de Chile

Desde su arribo ha sido un apoyo fundamental en el desarrollo de Caleta Tortel, Puerto Edén, Puerto Williams y la construcción de la Carretera Austral, operando en toda época del año y condición climática.El buque, cumpliendo su rol de unidad de apoyo de combate y capacidades eminentemente anfibias, operó en diferentes tareas de despliegue de la Brigada de Infantería de Marina en la Crisis del Canal Beagle de 1978 proporcionando sostenimiento logístico al personal desplegado en la defensa de los intereses nacionales.En el año de 1995, en el marco del denominado Terremoto Blanco, trasladó forraje para ganado, maquinarias y especialistas para abrir caminos ante la intensa nevazón que mantenía aisladas a diversas localidades durante aquella catástrofe que afecto fuertemente a la ganadería ovina de la zona.En el contexto de la emergencia sanitaria, producto de la pandemia del Covid-19, la LSM-90 Elicura entregó un importante rol de apoyo como parte del esfuerzo institucional a las zonas aisladas de la Región de Magallanes y Antártica Chilena.El capitán Ibarra expresó que "ser comandante de una unidad con esta historia representa una tremenda responsabilidad, especialmente considerando su aporte en las cinco áreas de misión de la institución, siendo una buque que se ha ganado su espacio en el corazón de Magallanes, teniendo hasta hoy en día y por muchos años más la barcaza Elicura un buque con un carácter único, versátil en sus tareas y que hace historia con cada zarpe".Fotos: Armada de Chile