Industria y Navantia firmarán una nueva adenda al convenio para el desarrollo de los S-80
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Industria >

Industria y Navantia firmarán una nueva adenda al convenio para el desarrollo de los S-80

El S-81 Isaac Peral tras la puesta a flote. Foto Navantia
|

El Gobierno ha autorizado al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo la firma de la sexta adenda al convenio con la empresa Navantia para el desarrollo del programa de los submarinos S-80.

Esta nueva adenda modifica las anualidades del compromiso de financiación sin alterar el montante total del mismo, según explica el Ejecutivo en la referencia posterior al Consejo de Ministros de este martes.

“Dicho programa se enmarca en el acuerdo de 21-10-1996 entre el extinto Ministerio de Industria y Energía y el Ministerio de Defensa y sus posteriores adendas, que estableció el marco de colaboración entre ambos departamentos para el desarrollo de programas tecnológicos industriales cualificados relacionados con la Defensa”, recuerda el Gobierno.

La clase S-80 es uno de los proyectos más ambiciosos para la industria naval y militar española, al configurarse como uno de los submarinos no nucleares más avanzados del mundo, y con diseño y construcción españoles.

El primero de los submarinos de la serie S-80, en concreto el submarino S-81 Isaac Peral, fue puesto a flote el 7 de mayo de 2021 en el astillero de Navantia en Cartagena. Esta primera unidad afrontará durante el próximo año y medio un conjunto de pruebas muy exigentes primero en puerto y después en mar. La previsión es que sea entrega a la Armada entre febrero y marzo de 2023.

Después del S-81 Isaac Peral, la Armada recibirá otros tres sumergibles con nombres también de pioneros de la navegación submarina en España: el S-82 Narciso Monturiol, en 2024; el S-83 Cosme García en 2026, y el S-84 Mateo García de los Reyes, en 2028.

Programa S-80

El submarino S-80 tiene un desplazamiento en inmersión de casi 3.000 toneladas (2.965 t), una eslora de 81 metros y un diámetro de casco resistente de 7,3 metros. Su velocidad en la superficie será de 10 nudos y en inmersión de 19 nudos. En su interior alberga 180 sistemas y 60 km de cables.

El sumergible está dotado con un sistema de propulsión principal basado en un motor eléctrico (MEP) de 3.500 kw y un motor diésel compuesto por tres grupos generadores de 1.200 kw que producen la energía que alimenta al MEP. Por su parte, el Sistema de Propulsión Independiente del Aire (AIP) permite al buque, de acuerdo con Navantia, permanecer hasta tres semanas bajo el agua. Mientras este sistema está activo, el submarino no tiene la necesidad de ascender a cota snorkel para recargar las baterías.

La dotación del submarino está compuesta por 32 marinos, aunque tiene capacidad para acoger otros ocho efectivos más para, por ejemplo, operaciones especiales. La alta automatización de los equipos y sistemas ha reducido prácticamente a la mitad la dotación con respecto a los submarinos de la serie S-70, pese a ser un submarino de un desplazamiento y complejidad muy superior.

El sistema de armas incluye seis tubos lanzatorpedos y capacidad para embarcar 18 armas (misiles, torpedos y minas). El sonar cilíndrico ubicado en la proa es el principal sensor acústico pasivo para operaciones en inmersión.

Un salto para Navantia

Con este programa, Navantia pasa a forma parte de un reducido grupo de empresas con capacidad para el diseño y construcción de submarino. El astillero español asume por primera vez en su historia el rol de autoridad técnica de diseño en submarinos, pasando de construir en España con diseño extranjero a construir en España con diseño propio.

El esfuerzo en la fase de diseño y en la producción queda reflejado en las horas de trabajo que suma el programa desde su inicio. El proyecto lleva ya casi 20 millones de horas de trabajo en producción y 6,6 millones de horas de ingeniería. Estas cifras se traducen en cerca de 2.000 empleos directos y de industria auxiliar en la Región de Murcia y hasta 7.000 en periodos de alta carga, incluyendo indirectos e inducidos, lo que supone el 10 % del empleo industrial de la comunidad.

En este enlace puede acceder al especial de Infodefensa.com sobre el programa S-80



Recomendamos