Los presidentes de El Salvador y Guatemala evaluarán los planes de Seguridad regional
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Seguridad >

Los presidentes de El Salvador y Guatemala evaluarán los planes de Seguridad regional

Funes Colom
|

(Infodefensa.com) A. López, El Salvador - Los presidentes de El Salvador y Guatemala evaluarán la seguridad regional, en especial del Triángulo Norte de Centroamérica (región formada por Guatemala, Honduras y El Salvador), en una reunión de primer nivel de los gabinetes de seguridad de ambas naciones, este próximo lunes en ciudad de Guatemala, según confirmó el mandatario salvadoreño, Mauricio Funes.

Funes aseguró que el próximo lunes partirá a ciudad de Guatemala acompañado del ministro de Justicia y Seguridad, David Munguía; del director de la Policía Nacional Civil (PNC), Francisco Salinas, y del jefe del Organismo de Inteligencia del Estado (OIE), Ricardo Perdomo. El presidente Funes afirmó que  también se reunirán con el  equipo de seguridad del gobernante guatemalteco.

“Tenemos que continuar con el trazo que se hizo con el presidente anterior, el presidente (Álvaro) Colom, de una mayor participación, tanto Fuerzas Armadas, como fuerzas de seguridad pública, como policías, a nivel regional, particularmente en el Triángulo Norte”, indicó. Precisó que esos esfuerzos son particularmente importantes en el llamado Triángulo Norte, donde están concentrados los criminales, sobre todo, los desplazados desde el sur de México.

Este martes, en el marco de la juramentación del nuevo viceministro de Justicia y Seguridad y otros funcionarios, Funes adelantó un poco de la estrategia general de combate a las pandillas que se implementará en El Salvador, en la que se enfatizará la represión, para luego prevenir, muy al estilo brasileño en las favelas.

“Nosotros no estamos dispuestos a seguir permitiendo que las pandillas crezcan, se organicen, se armen como lo están haciendo en estos momentos y cometan los delitos que están cometiendo. De tal manera que si ustedes perciben un mayor énfasis en las políticas represivas, no es porque la política represiva vaya a la cabeza de la política de seguridad pública que impulsa este Gobierno”, aclaró Funes. Agregó que lo más importante para su administración “sigue siendo la prevención, por más política represiva que implementemos, nunca vamos a dejar de combatir la delincuencia, sino prevenimos, sino evitamos que hayan más delincuentes”.

Sin embargo, admitió, que en la medida en que “le cortemos las fuentes de suministros a las pandillas, en la medida en que ataquemos las causas que generan pandilleros, en esa medida vamos a ir reduciendo el nivel de delincuencia de nuestro país, pero no podemos pasar por alto que estas organizaciones criminales han adquirido tal nivel de organización, de sofisticación en sus métodos de trabajo, han mutado ya ahora están bien armadas y son un número considerable, mucho mayor en número que la fuerza de seguridad pública”.

Por lo tanto, Funes reconoció que se tiene que poner énfasis a la política represiva, y puso de ejemplo al éxito al combate de la delincuencia en Brasil, particularmente del crimen organizado, donde en el estado de Sao Paulo, la policía federal cuando interviene, lo hace primero de forma represiva y “ese es un modelo que nosotros hemos seguido con mucha atención porque tenemos coordinación y proyectos conjuntos con la policía federal de Brasil”, expresó.

“Qué es lo que hacen ellos cuando llegan, por ejemplo, a una favela, como Rocinha, que estaba controlada por el crimen organizado, primero interviene la fuerza de seguridad pública, combinados policías con elementos de las fuerzas armadas, limpian el territorio y una vez limpian el territorio y descabezan y desarticulan a las principales organizaciones criminales, todo el aparato público entra a hacer labor de prevención y fortalece la salud, la educación, las artes, el entretenimiento, el deporte, eso es lo que tenemos que hacer nosotros”, declaró Funes.

Para el Presidente salvadoreño, no se puede llegar a una zona controlada por las pandillas, donde se mueven con entera libertad, y pretender llevar a cabo una labor de prevención y de estímulo de una actividad recreativa, cultural o educativa, sin antes haber desarticulado las pandillas. “Justamente y el ministro de Seguridad lo ha sostenido con meridiana claridad, tenemos que desarticular el núcleo del crimen organizado, tenemos que desbaratar las pandillas, porque si nosotros disputamos el territorio con una pandilla o con una organización criminal que se dedica al narcotráfico y lo desplazamos, estos sencillamente se van a ocupar otro territorio y es la de nunca acabar”, agregó.

En cambio, al desarticular la estructura criminal, no hay posibilidad de que vaya a operar a otro territorio hasta ese momento libre de pandillas.En esa línea, el Presidente guatemalteco Otto Pérez, quien asumió el Ejecutivo a inicios de enero pasado, también comenzó a utilizar al Ejército, al igual que El Salvador en labores de seguridad pública a la par de la fuerza policial y en su campaña electoral ofreció “mano dura” para combatir a la delincuencia criminal que también es influenciada por pandillas o maras en el territorio guatemalteco.



Recomendamos