El Ministerio de Defensa confirma retrasos en la recepción de los UAV Searcher MkII
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Defensa >

El Ministerio de Defensa confirma retrasos en la recepción de los UAV Searcher MkII

Searcher2
|

La entrega de los ´aviones espía´ no tripulados UAV Searcher MK II contratados como un sistema de máxima prioridad por el Gobierno español para reforzar la seguridad en Afganistán se retrasará hasta principios de año, según confirmó el ministro español de Defensa, José Antonio Alonso.

El Ministerio de Defensa puso como una de las condiciones el pasado 23 de abril para la concesión del contrato, valorado en 14,3 millones de euros a pagar en una anualidad, que los cuatro aviones fueran entregados y estuvieran en funcionamiento como más tarde en noviembre, algo que no ha ocurrido.

La causa fundamental de este retraso, según Alonso, son los problemas con el software de los aparatos. Ello ha motivado problemas operativos en la organización de las propias empresas, ya que se han visto obligadas a paralizar los cursos de adiestramiento que habían programados para formar a los técnicos, que incluso han tenido que regresar de Israel, donde se están fabricando los aparatos.

Junto a estos problemas, el Gobierno también ha obligado a las empresas a modificar la programación prevista para el envío de los aparatos a Afganistán. Aunque inicialmente se trasladarían desde Israel a Afganistán, posteriormente se decidió que viajasen primero a España para su presentación.

El contrato fue adjudicado a una unión temporal de empresas (UTE) formada por EADS-CASA, INDRA, IMI y Aries que presentaron el modelo Searcher MkII, considerado por algunos como inferior a los otros candidatos como el Hermes 450 ofrecido conjuntamente por Amper y Elbit o el Aerostar de la española Santa Bárbara Sistema junto a otra empresa israelí.

Según se informó entonces, los Searcher MKII, fabricados por la empresa israelí IAI permitirán a las tropas españolas desplegadas en Afganistán vigilar un perímetro superior a los 300 kilómetros de extensión sin salir de su base de Herat, desde la que operarán en despegue y aterrizaje automático las cuatro aeronaves, con capacidad para captar imágenes desde alturas superiores a los 5.000 metros y transmitirlas a su estación de control en tierra.

Según el contrato, Indra se ha comprometido a mantener en la base española en Afganistán durante los primeros 25 meses del programa diverso personal especializado en el manejo y mantenimiento de los UAV y de su estación de control, principalmente operadores y técnicos de mantenimiento. Este personal colaborará con el contingente del Ejército de Tierra español e irá rotando por periodos trimestrales.

El Ejército de Tierra español envió una delegación para instruirla en el manejo y mantenimiento del sistema en la factoría de IAI. El primer grupo, compuesto por unos 25 militares que se especializarán en operar y controlar el sistema, estaba previsto que fuera relevado en 2008 por una segunda rotación y otros dos equipos se formarán en las instalaciones israelíes a lo largo de ese mismo año.



Recomendamos