Así será el nuevo buque de intervención subacuática de Navantia para la Armada
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Armada >
BAM-IS

Así será el nuevo buque de intervención subacuática de Navantia para la Armada

El Ministerio de Defensa prevé la entrega del nuevo buque a mediados de 2025
|

Navantia acaba de cerrar con la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) y la Armada la configuración y los sistemas críticos del nuevo buque de intervención subacuática, el BAM-IS, con la aprobación de la Revisión Inicial de Diseño (IPDR, por sus siglas en inglés).

Esta embarcación reemplazará al veterano buque de salvamento y rescate Neptuno, al final de su vida. Lo primero que llama la atención del nuevo buque es el innovador sistema de propulsión eléctrica dotado de posicionamiento dinámico (DP) clase 2, que permitirá mantener fija su posición en la mar.

En popa contará con una amplia cubierta de trabajo y una grúa de gran capacidad, lo que facilitará la configuración de diferentes perfiles de operación, gracias a la instalación de equipos modulares. En proa, el BAM-IS dispondrá de una cubierta de helicópteros para el aprovisionamiento y traslados o evacuaciones de personal. También estará preparado para embarcar el módulo de rescate de submarinos de la OTAN (NSRS) y de la Marina estadounidense (Srdrs).

De acuerdo con la información facilitada por la DGAM, las dimensiones serán las siguientes: eslora de 91 metros, manga de 19 metros, puntal de 8,4 metros y calado de 4,8 metros. Tendrá un desplazamiento de unas 5.000 toneladas y alcanzará los 15 nudos. La dotación estará compuesta por hasta 60 personas, con la opción de alojar otras 24 más.

La Armada incorporará a bordo un amplio abanico de equipos de intervención subacuática: cámaras hiperbáricas fija y modular, campana húmeda, ROV de observación, sistema de posicionamiento hidroacústico (HPR), ecosondas monohaz y multihaz, sónar remolcado, teléfono submarino, sistema de ventilación de submarinos (Dsvds), sistemas de fabricación, almacenamiento y recarga de gases de buceo, sistema de suministro de provisiones de emergencia (Elss), ROV de trabajo, AUV, localizado de balizas y pinguer, guindola y central de agua caliente.

El buque podrá actuar en misiones de salvamento y apoyo al rescate de submarinos, operaciones de buceo, intervención y rescate en accidentes y naufragios, protección de patrimonio subacuático y además tendrá capacidad para integrarse en la fuerza.

Puesta a flote en 2024 y entrega en 2025

El buque será construido en el astillero de Navantia en Puerto Real, especializado en embarcaciones de gran tamaño. El presupuesto del programa asciende a los 166,5 millones de euros. La IPDR cierra la primera fase de ingeniería y es el primer hito tras la firma de la orden de ejecución el pasado mes de octubre. De forma paralela, ya han comenzado los trámites para la compra de algunos de los equipos de intervención subacuática.

La previsión es completar el diseño a mediados de 2023 con la PDR para la definición del diseño funcional y la CDR para cerrar el diseño de detalle. A finales del próximo año está prevista la puesta de quilla y en 2024 la puesta a flote del buque. Después comenzarán distintas pruebas que culminarán con la entrega a la Armada de la embarcación a mediados de 2025. 





Recomendamos


Lo más visto