Tal día como hoy en 1856 culmina la batalla entre el Ejército Centroamericano y tropas filibusteras
El mundo de ayer >
Historia militar

Tal día como hoy en 1856 culmina la batalla entre el Ejército Centroamericano y tropas filibusteras

El contingente aliado estaba formado por tropas de nicaragüenses, hondureñas, costarricenses, guatemaltecas y salvadoreñas
WilliamWalker
Retrato de William Walker
|

Tal día como hoy, 13 de octubre, pero de 1856, llegó a su fin la llamada primera batalla de Masaya en Nicaragua, entre el Ejército Aliado Centroamericano, formado por tropas de nicaragüenses, hondureñas, costarricenses, guatemaltecas y salvadoreñas, contra las tropas del ejército de los filibusteros del estadounidense William Walker. La batalla finalizó con la retirada de las tropas de Walker.

Los filibusteros eran grupos armados organizados que actuaban por cuenta propia en virtud de la llamada Doctrina del Destino Manifiesto, según la cual, se creía que Estados Unidos era la nación elegida y estaban destinados a expandir su territorio. Estos contigentes solían provocar guerras no autorizadas por el Gobierno de los EEUU. La batalla de Masaya fue uno de estos casos.

El ejército filibustero estaba empeñado en desalojar a los aliados de sus fortificaciones en Masaya, puesto que se encontraban a tan solo un día de marcha de la ciudad de Granada, zona bajo el control de Walker. Su contingente estaba formado por 800 hombres que tuvieron que enfrentarse a un Ejército Aliado compuesto por 1.300 soldados comandados por el salvadoreño Ramón Belloso.

El ataque comenzó al anochecer del 11 de octubre. Los hombres de Walker lograron tomar la plaza de San Sebastián, lugar en el que trataron de asentarse antes de continuar con el ataque. La respuesta de sus enemigos, sin embargo, fue continua a lo largo del día siguiente desde los edificios de los alrededores de la plaza. El intercambio de fuego se mantuvo hasta la llegada de una nueva noche.

El día 13 la contienda llegó a su fin tras la llegada de un correo entregado a Walker. La información indicaba que la fuerza guatemalteca se aproximaba a Granada, que se encontraba defendida por solo 250 filibusteros. La defensa de la ciudad era una prioridad para el estadounidense, por lo que se vio obligado a retirarse con su contingente, finalizando así la batalla.



Recomendamos

Lo más visto