menú responsive
AMÉRICA | Defensa
-/5 | 0 votos

Grandes carencias en la defensa aérea

Argentina baraja alquilar F-5EM Tiger II a Brasil para la cumbre del G20

Un F-5EM de la Fuerza Aérea Brasileña. Foto: Cb.V.Santos / FAB

Un F-5EM de la Fuerza Aérea Brasileña. Foto: Cb.V.Santos / FAB

29/08/2017 | Buenos Aires

Irene Valiente

Con la organización de la cumbre de jefes de Estado del Mercado Común del Sur (Mercosur) el pasado julio, Argentina dio el pistoletazo de salida a una serie de eventos internacionales de gran relevancia que albergará el país en los próximos meses y que pondrán a prueba su preparación en materia de seguridad. Es el caso de la reunión ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que auspiciará Buenos Aires el próximo diciembre y de la cumbre del G20, que tendrá lugar en la ciudad en 2018, cuando el país austral pase a ejercer la presidencia de este bloque.

Con esto en mente, comienza a haber rumores desde las instancias gubernamentales y la prensa local sobre posibles medidas concretas que se pueden tomar para reforzar esta protección, algo que la propia ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ve necesario frente a estos acontecimientos que ella misma ha considerado "de mucha trascendencia" al desarrollarse en un contexto de gran preocupación a nivel mundial frente al terrorismo.

En ese sentido, el Gobierno está analizando alquilar entre dos y cuatro cazas Northrop F-5EM Tiger II a la Fuerza Aérea de Brasil para el encuentro del G20. Según el diario Clarín, esta posibilidad fue planteada a principios de agosto, durante un encuentro en la sureña localidad argentina de Bariloche entre el jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea, brigadier general Enrique Víctor Amrein, y su par brasileño, Nivaldo Rossato.

Desde que en diciembre de 2015 diese de baja el sistema de armas Dasault Mirage, que se había utilizado durante 42 años, Argentina permanece sin un reemplazo de calidad y, en la actualidad, carece de aviones supersónicos capaces de actuar como interceptores. Además, continúa en marcha la desprogramación total del sistema de armas Lockheed Martin A-4AR Fightinghawk que, tal y como publicó Infodefensa, está programada para el próximo año, momento en el que Argentina quedará definitivamente huérfana de aeronaves de combate de este tipo.

Por ende, la defensa aérea del país está prácticamente supeditada a las aeronaves de ataque ligero IA-58 Pucará y los IA-63 Pampa, modelo por el que ha apostado la Fábrica Argentina de Aviones Brigadier San Martín SA (FAdeA), que planea fabricar tres de ellos antes de fin de año. Con todo, el Gobierno de Mauricio Macri deberá abordar pronto mejoras en este sentido ya que, por el momento, no cuenta con medios suficientes, ni mucho menos adecuados, para garantizar una defensa aérea de calidad en eventos de tales características.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje