menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Las negociaciones con Boeing están suspendidas

Canadá busca en Australia cazas F/A18 de segunda mano

Avión de combate F/A-18 del Ejército Español. Foto: Ginés Soriano Forte / Infodefensa.com

Avión de combate F/A-18 del Ejército Español. Foto: Ginés Soriano Forte / Infodefensa.com

13/10/2017 | Madrid

G. S. Forte

Las autoridades canadienses han expresado oficialmente a Australia su interés en adquirirle aviones de combate F/A-18 de segunda mano. El pasado 29 de septiembre presentó la petición formal de su interés a Canberra, un mes después de que Ottawa comenzase a discutir esta posibilidad con el Gobierno de Australia. Canadá espera recibir una respuesta antes de que finalice este mismo año.

Lo que los canadienses quieren saber concretamente es la disponibilidad de aeronaves de este modelo para su venta y el coste de cada aparato y de sus partes asociadas. Con estos datos esperan contar con los elementos suficientes para tomar la decisión de comprar o no los aviones.

Ottawa optó el año pasado por encargar al fabricante Boeing 18 F/A-18 Super Hornet como solución provisional ante la necesidad de sustituir a su actual flota de 77 aviones de combate CF-18. Canadá tenía prevista inicialmente la compra de aviones de quinta generación F-35, fabricados por Lockheed Martin dentro de un programa del que el país forma parte. Sin embargo, la llegada al poder en noviembre de 2015 del nuevo primer ministro, Justin Trudeau, llevó a las autoridades del país a reabrir el proceso para elegir a un nuevo sustituto de sus antiguos aviones.

El Departamento de Estados Unidos llegó a autorizar el mes pasado la venta solicitada por Canadá de esos 18 aviones de combate F/A-18 E Super Hornet por 5.230 millones de dólares, lo que equivale a casi seis veces más que lo que la Marina de Estados Unidos paga por el mismo modelo. Sin embargo, Ottawa dejó posteriormente en suspenso las conversaciones con Boeing después de la queja que presentó ésta el Departamento de Comercio de EEUU contra la fabricante aeronáutica canadiense Bombardier. Boeing acusa a Canadá de subvencionar de forma injusta a su competidor, lo que ha llevado a las autoridades canadienses a amenazar con cancelar la compra prevista de los Super Hornet y a buscar alternativas como la adquisición de aparatos de segunda mano.

Ottawa empleará en defensa en torno al 1,4 por ciento de su producto interior bruto (IPB) dentro en los próximos diez años. El país presentó el pasado junio una revisión de su política militar, la primera en dos décadas, en la que se incluye un aumento del presupuesto hasta alcanzar los 32.700 millones de dólares canadienses (algo más de 24.200 millones de dólares estadounidenses) en 2027, un 73 por ciento más que ahora (18.900 millones de dólares canadienses, que son equivalentes a 14.000 millones de dólares estadounidenses).

Con este incremento las fuerzas armadas del país, que en la actualidad reciben al 1,19 por ciento de su PIB, prevén financiar, entre otros programas, la compra de una quincena de nuevos buques de guerra avanzados, la modernización de sus actuales submarinos y la adquisición definitiva de 88 nuevos aviones de combate, en vez de los 65 inicialmente planteados, además de un número indeterminado de drones de vigilancia.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje