menú responsive
AMÉRICA | Empresas
-/5 | 0 votos

El buque se pondrá a punto en Puerto Belgrano

El 'Almirante Irízar' regresa a aguas profundas

El rompehielos ARA Almirante Irízar en Tandanor. Foto: Irene Valiente.

El rompehielos ARA Almirante Irízar en Tandanor. Foto: Irene Valiente.

05/07/2017 | Buenos Aires

Irene Valiente

El el Complejo Industrial Naval Argentino (Cinar) lo ha hecho finalmente posible, el rompehielos ARA Almirante Irízar (Q-5) de la Armada argentina ha regresado a aguas profundas después de permanecer diez años inactivo por un devastador incendio, al zarpar este martes desde Buenos Aires para dirigirse a la Base Naval Puerto Belgrano, donde se le realizarán algunos arreglos en lo que parece la última etapa del proceso de reconstrucción al que fue sometido.

El buque permanecerá 15 días en dicha base, considerada la principal de la Armada y ubicada en el sur de la provincia de Buenos Aires, donde se someterá al proceso de revestimiento externo o "carenado".

Según revelaron a INFODEFENSA.COM desde Cinar, que asumió la tarea de rehabilitarlo hace siete años, estos arreglos deben realizarse en Puerto Belgrano porque tienen que ser en seco y el syncrolift de Talleres Navales Dársena Norte (Tandanor) -que junto al astillero Almirante Storni conforma Cinar- no puede elevar más de 11.800 toneladas de peso, mientras que el Irízar supera las 14.000.

Será la primera vez que salga a navegar en aguas profundas en una década y tras dos semanas en el puerto, el buque regresará a los talleres de Cinar –firma de propiedad estatal (90 %) y de sus trabajadores (10 %)- para terminar algunos ajustes. Posteriormente, saldrá a completar las pruebas de mar y, por último, se someterá a las de hielo.

El objetivo es que el emblemático rompehielos pueda ser entregado a la fuerza naval antártica de la Armada Argentina y recuperar su función original. Es decir, que lo ideal sería que pudiera estar listo para participar en la próxima campaña antártica de verano, que arranca en diciembre y termina en abril de 2018, aunque desde Cinar se muestran algo precavidos.

Allí admiten que la salida del buque del puerto porteño va a significar un respiro para la empresa y le permitirá avanzar en otros proyectos. Sin embargo, destacan que el Irízar ha servido para capacitar a los trabajadores en funciones que no hubieran podido adquirir de otra forma e insisten en que el resultado es muy positivo.

Tal y como informó INFODEFENSA.COM, el Irízar volvió a navegar el pasado abril después de una década paralizado, aunque sin ingresar en aguas profundas. Entonces, salió de Cinar, que depende del Ministerio de Defensa, para realizar una "navegación de ajuste de propulsión", en la que también se verificó su capacidad de respuesta ante distintas situaciones.

Desde principios de 2010, el equipo de Tandanor asumió el compromiso de devolverle el emblemático buque al Estado argentino, a quien pertenece desde finales de 1978, tres años después de que el Gobierno firmara un contrato con el astillero finlandés OY Wärtsilä, que se encargó de construirlo. El rompehielos, que quedó inactivo tras el incendio que sufrió en 2007, atravesó en los últimos años un extenso proceso de reconstrucción y modernización, a través del cual incorporó tecnología de última generación, duplicó su capacidad de transporte gas oil antártico y aumentó la cantidad de espacio dedicado específicamente a la investigación científica en un 600%. 

Todo ello ha costado 153 millones de dólares, a los que deben sumarse los otros 137 millones que ha supuesto el alquiler de buques de reemplazo en las campañas antárticas de la última década.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje