menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Northrop, BAE, Raytheon y Leonardo han abandonado

Sólo quedan dos grandes aspirantes al futuro avión de entrenamiento de EEUU

170202 tx saab boeing t 50 (boeing gines soriano forte)

03/02/2017 | Madrid

G. S. Forte

El equipo liderado por Northrop Grumman junto a BAE Systems como principal socio para optar al contrato de 16.300 millones de dólares por el nuevo avión de entrenamiento militar de Estados Unidos ha abandonado el concurso. La decisión, anunciada este miércoles, llega justo una semana después de que Raytheon y Leonardo revelasen que no habían llegado a un acuerdo comercial satisfactorio que les permitiese continuar en la competición.

Ante estas retiradas, ya sólo quedan dos ofertantes principales para hacerse con el denominado programa T-X: el equipo formado por Lockheed Martin y Korea Aerospace Industries (KAI), que presentan una variante del avión T-50 Golden Eye (en la parte inferior de la imagen) y el encabezado por Boeing y Saab, que optan con un diseño monomotor de nuevo cuño (parte superior de la imagen).

La decisión mancomunada de la firma norteamericana Northrop Grumman y la británica BAE Systems llega después de examinar “cuidadosamente los requisitos y la estrategia de adquisición del Entrenador T-X de la Fuerza Aérea de Estados Unidos tal y como se recoge en la solicitud final de propuestas emitida el 30 de diciembre de 2016”, explican en un comunicado conjunto.

A la vista de esta documentación, continúa la escueta nota, “las empresas han decidido no presentar una propuesta para el programa Entrenador T-X porque no respondería al mejor interés de las compañías y sus accionistas”. El texto no da más explicaciones.

Por su parte, en sendos  anuncios publicados por la firma italiana Leonardo y la estadounidense Raytheon, el pasado 25 de enero, se achaca la decisión de retirarse del concurso a no haber podido “llegar a un acuerdo comercial”. Ambas empresas atribuyen en sus comunicados las mismas palabras a sus respectivos portavoces Filippo Bagnato, en el caso de Leonardo, y B.J. Boling, en el de Raytheon.

Además de las ofertas de los equipos Boeing/Saab (la primera estadounidense y la segunda sueca) y Lockheed/KAI (norteamericana y coreana respectivamente) también tienen opciones al programa una aeronave basada en el avión Scorpion presentada por Textron AirLand, y otra más de Sierra Nevada Corp. en sociedad con la turca Turkish Aerospace Industries (TAI).

El ganador del concurso se conocerá previsiblemente este mismo año que acaba de comenzar y los primeros aparatos deberán entrar en servicio, si no hay contratiempos, entre los años 2023 y 2024. El contrato está valorado en 16.300 millones de dólares.

El objetivo es encontrar la mejor oferta para sustituir con 350 aviones la antigua flota de reactores de entrenamiento  T-38 Talon, y de paso dotar a la un modelo apropiado para preparar a sus futuros pilotos de los caza de quinta generación F-22 y F-35 Joint Strike Fighter (JSF).

De este modo, el ganador obtendrá una posición ventajosa frente a futuros concursos internacionales, dada la popularidad internacional de este último modelo de avión de combate, del que se esperan fabricar en torno a 2.500 unidades durante las próximas tres décadas.

Imagen: Boeing y Ginés Soriano Forte / Infodefensa.com

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje