menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Solo EEUU es también capaz de esta tecnología

China ensaya con sus propias catapultas electromagnéticas para portaaviones

Portaaviones chino Liaoning. Foto: Armada del Ejército Popular de Liberación

Portaaviones chino Liaoning. Foto: Armada del Ejército Popular de Liberación

21/11/2017 | Madrid

Infodefensa.com

China ha dado un nuevo gran paso técnico en su afán por hacerse con una moderna flota de portaaviones. Sus ingenieros han ensayado por primera vez con una catapulta electromagnética de despegue. Se trata de un sistema similar al empleado por Estados Unidos en sus nuevos portaaviones de la clase Gerald Ford, cuya primera unidad, el CVN-78 Gerald R. Ford, inició sus pruebas de mar el pasado abril.

De acuerdo con la información recogida por el diario China Daily, el sistema ya ha comenzado a probarse con aviones de combate J-15. El contralmirante de la Armada del país Yin Zhuo ha afirmado que estos aviones ya han realizado “miles de despegues” empleando la nueva catapulta. Zhuo asegura que el sistema desarrollado por China puede superar al empleado por Estados Unidos, conocido por las siglas Emals.

Los planes del gigante asiático, según distintos medios, pasan por la creación de una flota de entre cuatro y seis portaviones con la que incrementar su poder naval y proteger sus intereses en los mares Este de China y Sur de China. Algunos especialistas han señalado incluso que el país trata de adquirir experiencia en la construcción de este tipo de naves convencionales para en una segunda fase poder desarrollar sus propios portaviones nucleares.

De momento, la industria China ya ha botado su primer portaaviones de construcción propia. El pasado abril fue bautizado el Shandong, un buque de 50.000 toneladas de desplazamiento que comenzará a operar previsiblemente en 2020. La nueva nave, del conocido como Tipo OO1A, se sumará entonces al Liaoning, un portaaviones de 67.000 toneladas a plena carga y con 300 metros de eslora con el que Pekín ya cuenta desde 2012, tras adquirirlo a Ucrania, que contaba con él por tratarse de una unidad de la antigua clase soviética Almirante Kuznetsov.

Entre las mejoras previstas para los futuros portaviones chinos, las fuentes apuntan a que contarán con catapultas de despegue, un sistema más complejo que el ski-jump ramp con el que están dotado los actuales, y que permite acortar el espacio de despegue y liberar así hueco para incluir más aviones y facilitar el uso de aeronaves con más capacidades.

Algunas fuentes llevan tiempo señalando Pekín ya incluso lleva meses construyendo un tercer portaviones en Shanghai, y dotado en este caso del sistema de catapulta, lo que ahora resulta más verosímil con el anuncio de las pruebas del nuevo sistema de despegue.

El experto militar chino Zhang Junshe explicó, como recogió el año pasado la agencia gubernamental Xinhua, que China empleará portaaviones “para defender mejor la paz mundial y la estabilidad a la vez que cumple su papel como potencia en desarrollo responsable”. Además apuntó que el país necesita lograr construir buques de este tipo que se muevan con energía convencional para, con esa experiencia, llegar a fabricar después portaaviones nucleares.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje