menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

Firma Invitada

Enrique Navarro

Presidente Ícaro Aerospace & Engineering


Feindef: un sueño hecho realidad

03/06/2019 | Madrid

La industria española ligada a la defensa ha pasado por momentos de enorme brillantez y otros de profunda depresión, producto de los numerosos vaivenes a los que la política ha sometido a la sociedad española en los últimos cien años. Pero, un país que se precie de tener una industria desarrollada que se sitúa entre el Top diez mundial, y una potencia económica como España dentro del G-20, debería haber tenido una feria de defensa hace mucho tiempo, especialmente cuando hace dos décadas se inició un brillantísimo programa inversor con la ayuda financiera del ministerio de industria que marcó un gran salto delante de nuestra industria. Pero este gran paso se perdería si no hubiera continuidad, y por eso son tan importantes los programas que están siendo lanzados por este gobierno, sensible a las necesidades de nuestras fuerzas armadas; imprescindibles para nuestra Defensa y seguridad, y determinantes del mantenimiento de las capacidades industriales adquiridas.

He visto muchas ferias de defensa por todo el mundo, desde Malasia a Colombia, Homsec, del que fui miembro del consejo asesor de la primera edición; y no son fáciles los comienzos, pero sin duda, esta primera edición ha sido todo un éxito. Y me quiero centrar en aquellos aspectos que, a mi juicio, han sido determinantes de este gran acontecimiento, y algunas lecciones aprendidas, porque ya toca pensar en el futuro de la Feria, y sobre todo, sobre la política industrial del sector ligada a este acontecimiento

El nexo Fuerzas Armadas, Ministerio de Defensa-Industria. Hace años sentíamos envidia de los stands del Reino Unido, con sus militares explicando las virtudes de sus equipos. Siempre he dicho que no hay mejor comercial que el militar que usa el equipo. Esta es una experiencia que debería repetirse en todas las ferias en las que haya un stand de España, y cuando digo militares digo usuarios de los sistemas. Importantísimo, y razón por la cual se ha ganado toda mi admiración, la ministra visitando la feria, hace años ni los más conservadores miembros del gobierno osaron hacer algo que debería considerarse normal. La defensa y sus capacidades industriales son el objetivo del ministerio de defensa, e intentar pasar desapercibido de esta realidad ya nos trajo demasiados problemas en el pasado.

La presencia de capacidades industriales. Una primera feria en España necesariamente debía ser capitalizada por la industria nacional; y resultó sorprendente ver las capacidades que se han desarrollado en los últimos años, y sobre todo un hecho que me llamó poderosamente la atención, pude ver más innovación en las empresas pequeñas y medianas que en las grandes; y eso demuestra que hay un tejido industrial importante detrás y que algunos mitos que se han venido creando en los últimos años se desvanecen. Por mucho esfuerzo en consolidación industrial, la realidad del mercado es que cada vez hay más proveedores de los ministerios de defensa europeos en detrimento de los campeones nacionales, y éste es un motivo para reflexionar sobre el modelo industrial más eficiente.

Los nuevos programas determinan el camino de las capacidades. El desarrollo industrial va ligado a los nuevos programas y por eso hemos podido ver numerosas soluciones dirigidas a los grandes programas lanzados por el ministerio. El objetivo Fuerza 35, constituye sin duda el mejor ejemplo de planificación industrial, y solo necesita que se le asigne un presupuesto diferenciado que cubra todos los objetivos hasta dicha fecha; que no se quede en papel mojado absorbido por las coyunturas a corto plazo. Cada programa lleva asociadas decenas de tecnologías, cientos de empresas, por lo que una pronta definición de los nuevos programas es esencial para construir el necesario tejido industrial alrededor.

Las conferencias. La asistencia a las conferencias y su alto contenido, demuestran que existe un alto interés por conocer y aprender; por entender hacia dónde se mueven las tecnologías y las necesidades. Grandes paneles y panelistas que presentaron interesantes conclusiones sobre los temas más diversos como la estructura del sector, la ciberdefensa o nuevas tecnologías.

Mi análisis de lo que he podido ver en estos días en la feria se resume en:

Existe una amplia resistencia al campeón nacional que ha dirigido la política industrial de los últimos años, con la aparición de nuevas compañías proporcionando capacidades cada vez más innovadoras. Definitivamente el mercado y las necesidades son más sabias que las directrices, y corresponde a las grandes empresas no dejarse llevar por su preeminencia en el mercado; pero a su vez, debemos ser conscientes de que necesitamos grandes industrias tractoras en plataformas, no tanto en los sistemas embarcados,  donde cada vez el mercado se ensancha más, y el menos en eso en España tenemos las cosas muy bien definidas entre Navantia construyendo barcos, Airbus aviones y General Dynamics vehículos; a partir de ahí, la competencia debe ensancharse lo más posible

El marketing industrial no puede sobreponerse a la política de desarrollo industrial y tecnológico. Trata de vender productos como españoles cuando no lo son, puede ser una buena herramienta de marketing, pero insuficiente para crear capacidades reales propias. Todos los sistemistas que quieren vender en España buscan asociaciones con empresas nacionales, lo que es legítimo, pero no podemos olvidar un hecho importante; las preferencias han cambiado y el orden de los factores sí altera el producto. Defensa busca primero, performance, luego precio y finalmente contenido industrial nacional, y a este orden deben acomodarse los potenciales proveedores.

Algunas ausencias resultan inexplicables, pero se pueden entender por tratarse de la primera edición. Raytheon o Boeing son grandes proveedores de nuestros programas nacionales y debían haber estado presentes en la feria; mejor que tomen nota para la próxima; ellos son responsables de una gran parte del éxito de nuestra industria nacional y han obtenido más ingresos del ministerio de defensa español que la inmensa mayoría de las empresas presentes en la feria.

El trabajo conjunto de ambas asociaciones, constituye un éxito sin precedentes, pero... ¿No sería el momento de fusionarlas en una gran asociación de proveedores de seguridad, defensa y administraciones publicas? Más que nunca el sector necesita una voz fuerte para defender los intereses nacionales.

Y lo más importante, éste es un proyecto que nace impulsado por la anterior administración y el entonces Sedef, Agustín Conde; y que la nueva administración ha tomado con entusiasmo; todo un ejemplo de cómo el sentido común, cuando prevalece, nos beneficia a todos. Que siga así el camino.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje