menú responsive
AMÉRICA | Aire
-/5 | 0 votos

Ejercicio de disuasión de la Fuerza Aérea

Perú prepara sus A-37B para cerrar el espacio aéreo al narcotráfico

El ministro José Huerta supervisa el ejercicio disuasivo de la FAP en Pichis Palcazú. Foto: Ministro de Defensa del Perú

El ministro José Huerta supervisa el ejercicio disuasivo de la FAP en Pichis Palcazú. Foto: Ministro de Defensa del Perú

26/07/2018 | Lima

Peter Watson

En sus primeros pasos para reanudar la interdicción aérea de avionetas del narcotráfico, la Fuerza Aérea del Perú (FAP) ha realizado vuelos disuasivos y operaciones en tierra para negar el espacio aéreo al tráfico ilícito de drogas.

El despliegue de entrenamiento se ha llevado a cabo en la zona de Pichis Palcazú, en las regiones de Pasco y Ucayali. El uso de aviones de soporte aéreo A-37B Dragonfly ha permitido hallar un número no especificado de pistas de aterrizaje ilegales, las cuales serán próximamente inhabilitadas. 

El ministro de Defensa, José Huerta Torres, ha supervisado el ejercicio de disuasión aérea e interdicción terrestre de la FAP en las cuencas de los ríos Pichis, Palcazú y Pachitea. El ministro resaltó que las operaciones de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional del Perú en el Vraem (Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro) ha ocasionado que los operadores del narcotráfico trasladen las pistas de aterrizaje rústicas hacia Pichis Palcazú, zona en la que también se emprenderán misiones conjuntas con la Policía, de manera similar a lo que ocurre en el Vraem y en el Alto Putumayo, en la zona de frontera con Colombia.

Aparentemente se están superando los difíciles de comprender inconvenientes con el Gobierno de Estados Unidos en relación a la interdicción de las narcoavionetas en espacio aéreo peruano, debido a que el ministro Huerta ha afirmado que tienen el objetivo de “asfixiar todas las rutas del narcotráfico” y que tienen que “ejercer un control territorial, un control sobre los ríos y un control del espacio aéreo.”

Cabe recordar que parte de dicha iniciativa implicaba la instalación de una moderna red de radares de vigilancia, un requerimiento aún pendiente.

El ministro José Huerta supervisó el ejercicio en Pichis Palcazú en compañía del comandante general de la FAP, general Javier Ramírez Guillén; el comandante de operaciones de la FAP, teniente general Raúl Hoyos de Vinatea; el comandante de Control Aeroespacial, teniente general José Davis Molina; y el director de Inteligencia de la FAP, mayor general Marco Camacho Olavarría.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje