menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Consorcio formado por Lockheed Martin y MBDA

Meads International presenta su nueva oferta para el escudo antimisiles polaco

170202 antimisiles meads (meads international)

04/02/2017 | Madrid

G. S. Forte

Meads International (MI) ha presentado una oferta actualizada para volver a optar al programa contra misiles de medio alcance Wisla de Polonia. El Meads es un sistema de armas desarrollado por Alemania, Italia y Estados Unidos para sustituir a los equipos Patriot.

Anteriormente, en 2014, Varsovia dejó fuera la oferta presentada entonces por este mismo consorcio liderado por la compañía estadounidense Lockheed Martin. Unos meses después, el Ministerio de Defensa polaco seleccionó en 2015 a Raytheon, fabricante de los Patriot, como mejor opción para dotarse del nuevo sistema, por delante de sus entonces competidores europeos Thales y MBDA.

Sin embargo, la llegada al poder del partido conservador Ley y Justicia en octubre de ese año puso en peligro la milmillonaria compra prevista a Raytheon. El nuevo Gobierno alegó que las condiciones de un “contrato potencial” habían “cambiado mucho” desde que en abril de 2015 se eligió a esta compañía como proveedora del nuevo escudo antimisiles.

Posteriormente, en febrero de 2015, MI aceptó una nueva invitación del Ministerio de Defensa polaco para recuperar las negociaciones en torno a una posible adquisición del sistema Meads. De este modo, ambas partes (MI y el Gobierno polaco) llevan un año discutiendo principalmente en torno a los posibles beneficios industriales para el país de la nueva oferta. En esta línea, el consorcio firmó durante este periodo una carta de intención con la principal compañía militar del país, PGZ, para cooperar en este programa.

En el anuncio de la nueva oferta de MI publicado por Lockheed Martin no se detallan los términos de la nueva oferta.

Sustituto para un sistema incapaz

Los expertos califican al actual sistema polaco de defensa aérea de incapaz para responder eficazmente contra un ataque enemigo. Sus medios contemplan seis batallones equipados con antiguos misiles de fabricación soviética S-125 Neva (SA-3 Goa, según la denominación de la OTAN). Uno de esos batallones está también armado con un sistema de largo alcance S-200 Vega (SA-4 Gammon como designación OTAN).

Meads Internacional, es una empresa multinacional conjunta con sede en Orlando, en el estado norteamericano de Florida, y formada por las divisiones de MBDA en Italia y Alemania, y la norteamericana Lockheed Martin.

El Meads (acrónimo de Medium Extended Air DefenseSystem) es, según sus desarrolladores, el primer sistema de defensa aérea que fue capaz, en el año 2013, de interceptar dos amenazas atacando al mismo tiempo y desde dos direcciones opuestas. El sistema Meads puede ser transportado por aviones C-130 y A400M.

Sus creadores lo definen como un sistema terrestre de defensa antiaérea y antimisiles de última generación. Está dotado de radares con una cobertura de 360 grados y de misiles Patriot PAC-3. Su cometido es identificar, seguir, abordar y destruir amenazas que lleguen desde cualquier dirección con el uso de un único lanzador móvil.

El primer ensayo del sistema tuvo lugar a finales de 2012 en una base aérea italiana de las proximidades de Roma. En su estreno logró destruir con éxito una amenaza que provenía desde atrás de su emplazamiento, por lo que el sistema tuvo que realizar un giro completo para interceptarlo.

La Fuerza Aérea alemana seleccionó el Meads en junio de 2015 como base de la red de defensa antiaérea y antimisiles de próxima generación TLVS, con la que sustituirá las baterías de misiles Patriot que dispone desde los años ochenta.

Se calcula que Berlín destinará entre 4.000 millones de euros (según adelantó hace meses la prensa alemana) y 4.500 millones de euros en adquirir el Meads. Se trata de una cantidad similar a la que ya se ha desembolsado en su desarrollo, y en el que Alemania ha contribuido con un 25 por ciento. Los otros dos socios del proyecto son EE UU, que financia el 58 por ciento del total, e Italia, con el 17 por ciento restante.

Hace cuatro años Estados Unidos se llegó a plantear abandonar el proyecto, lo que le obligaría al pago de cientos de millones de multa, ya que según algunos de sus legisladores no vale la pena invertir en un sistema que su país no tiene la intención de comprar.

Imágenes: Meads International

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje