menú responsive
AMÉRICA | Tierra
-/5 | 0 votos

Reportaje Infodefensa.com

Escave, el alma mater de los pilotos del Ejército de Chile

El alumno deberá completar 140 horas de vuelo para superar el programa y obtener la calificación de piloto militar. Foto: Ejército de Chile

El alumno deberá completar 140 horas de vuelo para superar el programa y obtener la calificación de piloto militar. Foto: Ejército de Chile

30/07/2021 | Valparaíso

Nicolás García

La Escuela de Aviación del Ejército de Chile (Escave) es el plantel responsable de la formación de los oficiales pilotos y clases del material de aviación tanto sus niveles básicos, intermedios y avanzados como también en sus distintas subespecialidades.

Esta unidad, dependiente de la Brigada de Aviación Ejército (Bave), imparte el Curso Básico para Oficiales de Aviación de Ejército, especialidad secundaria que capacita al personal para cumplir misiones de vuelo operando material tanto de ala fija como rotatoria.

El primer desafío que enfrentan los jóvenes subtenientes es superar la prueba de selección para recién entonces ser alumnos del curso que tiene un año de duración y en el que obtendrán distintos conocimientos para poder volar una aeronave en diferentes condiciones.

Etapas del curso

 

El Curso Básico para Oficiales de Aviación de Ejército 2021 comenzó en enero y terminará en el mes de diciembre. En total, el alumno deberá completar 140 horas de vuelo para superar el programa y obtener la calificación de piloto militar. 

El jefe instructor de la Sección Helicópteros, capitán Diego Ottone, indicó al programa Ejército Reportajes que "la etapa teórica dura desde el mes de enero hasta fines de marzo en donde ven todos los conocimientos teóricos propios de la Aviación. Y posteriomente viene una fase práctica que se subdivide en dos: una fase de vuelo VFR y una etapa de vuelo IFR".

Los alumnos podrán elegir la primera aeronave que estará bajo su control, un helicóptero de reconocimiento y ataque MD-530F Defender o un avión de instrucción Cessna 172 S, solo en el cuarto mes del Curso Básico para Oficiales de Aviación de Ejército.

Simulador Red Bird SD

 

El plantel cuenta con un entrenador sintético de vuelo avanzado Red Bird SD de la empresa estadounidense Redbird Flight Simulations que permite la formación de pilotos en uno o más modelos de aeronaves gracias a su versatilidad y capacidad de representar diversos tipos de instrumentos de vuelo.

La cabina del simulador es completamente cerrada y posee seis pantallas que entregan una vista panorámica envolvente de 200°. El Red Bird SD fue diseñado para ser reconfigurable de acuerdo a las necesidades del usuario ya sea un avión mono o multimotor y equipado con una cabina analógica o digital.

El entrenador sintético "presenta una ventaja enorme al poder primero partir con la cabina efectuando simulador de vuelo porque ya practican las listas de check y eso evita que tengamos que pasar más tiempo en la aeronave", destacó el instructor de vuelo de ala fija, capitán Diego Bravo.

El empleo del simulador de vuelo "ha sido una evolución en gran medida para los alumnos ya que ello les permite practicar tanto para la etapa visual como también para la etapa instrumental", agregó el capitán Bravo.

El equipo permite realizar aproximaciones en todas las pistas del territorio nacional, tanto en escenarios diurnos como nocturnos y con diferentes situaciones meteorológicas, tales como visibilidad, vientos y nubosidad restringida, contribuyendo a disminuir los costos de operación del material de vuelo y a incrementar la seguridad aeronáutica.

MD-530F Defender y Cessna 172 S

 

Una vez finalizada la etapa teórica y la fase práctica VFR e IFR en las dependencias de la Escave ubicadas en el aeródromo La Independencia de Rancagua, los alumnos inician la etapa de vuelo básica en el MD-530F Defender o en el avión de instrucción Cessna 172 S.

El Ejército de Chile utiliza el MD-530F Defender en misiones de reconocimiento armado, escolta aérea, exploración e instrucción. Las primeras cinco unidades fueron adquiridas en 1989 y la institución mantiene en la actualidad en su línea de vuelo un número de nueve unidades

El helicóptero cuenta con un motor turboeje Rolls-Royce 250-C30B de 650 SHP. Tiene un peso máximo al despegue de 1.409 kilos, logra un techo máximo de 4.876 metros y su velocidad crucero es de 216 kilómetros por hora. El MD-530F Defender puede ser armado con pods de ametralladoras FN Herstal MP3 de 12,7 mm y coheteras de 70 mm. 

Por su parte, el Cessna 172 S, modelo incorporado en 2015 y del cual la institución dispone de dos unidades, pertenece a la última versión de la familia Cessna 172. Esta aeronave, que comenzó su entrada en servicio en 1956, se ha convertido en el avión de instrucción de ala alta más construido de la historia.

Posee un motor de pistón de cuatro cilindros refrigerado por aire Textron Lycoming IO-360-L2A de 180 hp. Alcanza una velocidad de crucero de 230 km/hr, una autonomía de 1.185 kilómetros y una altitud máxima de operación de 4.267 metros, Dispone de la suite Garmin 1000, que consta de dos pantallas LCD y un panel de comunicaciones integradas.

Diferentes escenarios y condiciones climáticas

 

En la siguiente etapa de vuelo, los oficiales alumnos reciben los conocimientos y capacidades para volar el helicóptero MD-530F Defender y el avión de instrucción Cessna 172 S durante la noche a gran y baja altura y en condiciones climáticas adversas.

El período considera una subetapa de vuelo nocturno en la que los alumnos deben aprender a usar su visión correctamente e interiorizarse sobre las limitaciones que pueden causar confusión y desorientación afectando la apreciación de distancia y profundidad, generando ilusiones ópticas como la autokinesis, horizonte falso, vértigo por intermitencia, entre otras.

Esta subetapa contempla asimismo instrucción sobre planificación de vuelo, estudios de área, equipamiento de emergencia y condiciones meteorológicas para que los futuros pilotos de Ejército puedan volar bajo estándares de seguridad que no afecten las operaciones aéreas nocturnas.

El curso se divide además en una subetapa de vuelo de montaña en la que los oficiales aplican diversas técnicas de planificación que incluyen el reconocimiento de área, análisis de la dirección e intensidad del viento, identificación de obstáculos, zonas de aterrizaje, estudio del terreno y principalmente, el comportamiento de la aeronave frente a un escenario adverso.

Los alumnos pilotos del helicóptero MD-530F Defender reciben además instrucción para la planificación de misiones, operación en áreas desérticas, ejecución de técnicas de combate, utilización de sistemas de armas y ejecución de tiro con pods de ametralladoras FN Herstal MP3 de 12,7 mm y cohetes de 70 mm.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje