menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Comunicado ante la elección del F-35

Airbus lamenta "la oportunidad perdida" en el programa de cazas belga

Representación del combate del programa FCAS. Foto: Airbus

Representación del combate del programa FCAS. Foto: Airbus

31/10/2018 | Madrid

G. S. Forte

La compañía europea Airbus, ha mostrado su “sincero pesar” por la elección del avión de combate F-35 por parte de Bélgica para reemplazar su actual flota de cazas F-16. Airbus Defence and Space optaba a este programa con su modelo Eurofighter, junto a sus socios industriales Dassault Aviation (Francia), BAE Systems (Reino Unido) y Leonardo (Italia).

En un comunicado, la empresa “acepta esta decisión de Bélgica” y añade que es “consciente de los fuertes vínculos entre Bélgica y Estados Unidos en materia de defensa industrial”, por lo que la decisión final no le resulta “una completa sorpresa”

“Sin embargo”, añade el texto, “Airbus Defence and Space sigue firmemente convencido de que la oferta presentada por el Equipo Eurofighter, compuesta por los socios industriales del Reino Unido, Alemania, Italia y España, habría representado una opción superior para el país tanto en términos de capacidad operativa como de oportunidades industriales”. La empresa afirma que, de haber resultado elegida, la economía belga se habría beneficiado de “una contribución directa de más de 19.000 millones de euros”.

Además, continúa, “esta asociación también podría haber abierto el camino para que Bélgica se uniera al programa franco alemán del Futuro Sistema de Combate Aéreo (conocido por las siglas en inglés FCAS), que Airbus está definiendo con su socio industrial Dassault Aviation.

Airbus califica el resultado del proceso belga de “oportunidad perdida para fortalecer la cooperación industrial europea en momentos en los que la Unión Europea debe aumentar sus esfuerzos conjuntos de defensa”.

El ministro de Defensa de Bélgica, Steven Vandeput, anunció el pasado viernes la compra de 34 aviones de combate de quinta generación F-35A, fabricados por la firma estadounidense Lockheed Martin, dos centros de simulación de vuelo, equipos y sistemas de apoyo operativo y técnico de los aparatos, y sistemas de cascos de piloto de alta tecnología, por algo más de 4.000 millones de euros.

En la actualidad, cinco países del viejo continente participan en el programa norteamericano del F-35: Gran Bretaña, Italia, Noruega, Países Bajos y Dinamarca, a los que ahora se suma Bélgica como comprador. Otras tres de las grandes naciones europeas, España, Alemania y Francia, deberán iniciar en los próximos años programas de sustitución de modelos de sus actuales flotas de aviones de combate (el F-18 en el caso de España, el Tornado en el de Alemania y el Mirage en Francia), y se ha planteado que podrían acabar uniéndose para el desarrollo de una aeronave de nuevo cuño alternativa al F-35.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje