EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV

I+D+i

El general Enrique Campo toma las riendas de los programas de I+D+i del Ministerio de Defensa

El general de división Enrique Campo Loarte es el nuevo subdirector general de Planificación, Tecnología e Innovación de la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) del Ministerio de Defensa. Campo coge el testigo del general de división José Luis Murga, al frente los cuatro últimos años de esta subdirección, que pasa al Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA).En este órgano, responsable de las actividades de I+D+i en Defensa, es el gran laboratorio que investiga y pone a prueba las tecnologías militares que marcarán la diferencia en los conflictos futuros.Campo ha sido en los últimos años secretario general del Mando de Apoyo Logístico del Ejército (MALE).

Lockheed Martin y Know Hub Chile lanzan un desafío para mejorar el exoesqueleto Fortis

Lockheed Martin y Know Hub Chile lanzaron el Desafío Fortis que busca desarrollar mejoras técnicas, expandir las funcionalidades o incorporar nuevas aplicaciones al exoesqueleto industrial Fortis de la empresa estadounidense a través de proyectos de investigación de universidades chilenas ligadas al programa Nueva Ingeniería para el 2030 (NI2030) de Corfo.Este programa, el primero que desarrolla Lockheed Martin en el país, tiene por objetivo iniciar su incorporación al ecosistema chileno de I+D+i, a través de la implementación de instancias colaborativas que motiven la participación de los estudiantes, docentes e investigadores de facultades o centros de ingeniería nacionales.Fortis es un exoesqueleto ligero que no utiliza actuadores ni requiere de fuentes de energía externa diseñado y desarrollado por la división Missiles and Fire Control (MFC) de Lockheed Martin para facilitar el trabajo en industrias pesadas del mundo civil y que no tiene ninguna aplicación militar directa.Esta solución tecnológica cuenta con un mecanismo de soporte que permite al operario levantar herramientas de hasta 16,3 kg sin realizar esfuerzo, reduciendo considerablemente la fatiga y aumentando la seguridad y productividad de los trabajadores.

​Indra, séptima empresa europea que más invierte en I+D+i en software y servicios informáticos

La multinacional española Indra es la segunda compañía española y la séptima europea que más invierte en I+D+i en el sector de Software & Computer Services, según el último ranking EU Industrial R&D Investment Scoreboard, publicado por la Comisión Europea.

J. Ramírez (Know Hub Chile): "Incorporar Defensa al ecosistema de innovación genera inmensos beneficios al país"

La inversión en investigación y desarrollo en este campo entrega numerosos ejemplos de externalidades positivas, sin embargo, en el caso chileno, la colaboración se ha dado de manera esporádica entre las instituciones militares y las universidades.La corporación se impuso como objetivo incorporar el sector Defensa al ecosistema de innovación y empezó un trabajo conjunto con la Armada de Chile para el diseño y ejecución del Desafío Avante, iniciativa de innovación abierta que busca solucionar problemas navales con emprendimientos de base científico tecnológica y que tengan potenciales aplicaciones civiles.Infodefensa.com entrevistó al director ejecutivo de Know Hub Chile, Javier Ramírez, para conocer la importancia y los retos del Desafío Avante en el desarrollo de emprendimientos de base científica tecnológica en el área de Defensa y como esto se podrá proyectar en el Plan Nacional Continuo de Construcción Naval.Ramírez se refiere también al Desafío Fortis, una nueva iniciativa de innovación abierta que Know Hub Chile efectuará con Lockheed Martin para mejorar el desempeño general del exoesqueleto Fortis de esta empresa estadounidense a través de las capacidades del ecosistema nacional de innovación.¿Cuáles son los principales retos que enfrenta un emprendimiento de base científica tecnológica para convertir su proyecto o idea en un producto o servicio?Además de los naturales desafíos de cualquier emprendimiento, los emprendimientos de base científica tecnológica (EBCT) se fundan sobre una tecnología que suele ser creada por investigadores universitarios que, aunque quieran resolver una necesidad real, no tienen las herramientas metodológicas para validar sus ideas con el mercado y sus futuros clientes.