EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV

Wärtsillä

El ATF-65 Janequeo de la Armada de Chile prepara su primer despliegue a la Antártica

La maniobra de acoderada simuló la conexión a tierra que efectuará el remolcador en el sector de la Bahía Fíldes y consideró el empleo de amarras gruesas por la popa para lograr sostener y mantener la posición y dirección de manera segura.Reaprovisionamiento logístico El ejercicio fue realizado teniendo en consideración las tareas que tiene contempladas el buque en la Comisión Antártica (Comantar) 2021/2022 donde deberá ejecutar el reaprovisionamiento logístico de las instalaciones chilenas en el continente blanco.Como parte de los protocolos exigidos por la Autoridad Sanitaria, la unidad se encuentra en una estricta cuarentena preventiva previa al despliegue para cumplir con los requisitos para ingresar a la Antártica y reducir el riesgo de contagios de coronavirus.El comandante del remolcador, capitán de fragata Rodrigo Pérez, señaló que esta comisión "tiene una tremenda importancia, sobre todo para esta primera dotación, puesto que se ponen a prueba las habilidades, entrenamiento y capacidades del buque desarrolladas durante el año para así cumplir de manera segura y eficiente las tareas encomendadas”.Capacidades multitpropósitoLa institución incorporó el ATF-65 Janequeo para fortalecer la capacidad de rescate y salvataje, tanto de buques civiles como militares en el área de responsabilidad nacional, salvaguardar la vida humana en el mar, la preservación del medio ambiente y los recursos naturales, apoyo logístico en donde se requiera y la capacidad de realizar el rescate y salvataje de un submarino.El Ministerio de Defensa Nacional de Chile aprobó el 26 de enero de 2018 el proyecto Remolcador el cual contemplaba la compra de una nueva unidad con el propósito de mantener y complementar las capacidades de rescate y salvataje que realizan el ATF-66 Galvarino y el ATF-67 Lautaro.El 5 de marzo de 2018 fue firmado el decreto que autorizaba la adquisición por los entonces ministros de Defensa y Hacienda, y en el marco de este proyecto, la Armada de Chile y la Armada de Estados Unidos suscribieron el 27 de agosto de 2018 un convenio de cooperación para buscar la mejor alternativa que existiera en el mercado y que permitiera además de salvaguardar la vida humana en el mar, servir como una plataforma de rescate y salvataje de submarinos.

El OPV-83 Marinero Fuentealba de la Armada de Chile inicia la Campaña Antártica 2021-2022

El patrullero oceánico OPV-83 Marinero Fuentealba de la Tercera Zona Naval de la Armada de Chile arribó a la base naval Arturo Prat para dar inicio a la primera comisión de la Campaña Antártica 2021-2022.La institución ha efectuado por más de siete décadas la Campaña Antártica y es un componente activo en las labores de reabstecimiento y sostenimiento de las instalaciones nacionales y extranjeras en el continente blanco.La Armada de Chile desplegará también en esta edición el transporte AP-41 Aquiles, el remolcador ATF-66 Galvarino y el remolcador ATF-65 Janequeo, unidades que junto al Marinero Fuentealba desarrollarán 10 comisiones y cuyas tripulaciones cumplirán cuarentenas operativas y efectuarán exámenes de PCR  para reducir el riesgo de contagios de Covid-19.El OPV-83 Marinero Fuentealba en la primera operación de la Campaña Antártica 2021-2022 trasladó a personal especialista del Centro Zonal de Señalización Marítima de Punta Arenas que realizará el mantenimiento y la renovación de 26 dispositivos de ayuda a la navegación.Los especialistas desarrollarán el mantenimiento de primer y segundo nivel tanto de balizas ciegas como luminosas y radioayudas, además de la renovación de estructuras, bajo condiciones extremas de temperatura y tiempo presentes en el área antártica.Apoyo a la Navegación AntárticaLas áreas geográficas de trabajo incluyen Bahía Yankee, Caleta Ardley, Estrecho Mc Farlane, Isla Nelson, Rada Covadonga, Bahía Fildes, Isla Roberts, Isla Decepción, Caleta Marian, Bahía Edgell, Estrecho Nelson, Bahía Chile, Estrecho Inglés, Puerto Soberanía, Puerto Foster, Isla Trinidad y Bahía Selpetriere.La jefe del Centro Zonal de Señalización Marítima de Punta Arenas, teniente 2° Katherine Caro, indicó que “el despliegue de los especialistas en esta comisión del OPV-83 Marinero Fuentealba responde a las necesidades de mantener las Ayudas a la Navegación en el Territorio Chileno Antártico, aportando en forma directa a la soberanía efectiva y a salvaguardar la vida humana en el mar, permitiendo de esta forma rutas marítimas más seguras en una zona en que año a año se ha ido incrementando el tránsito de naves”.“Las difíciles condiciones en que se desempeñaran los especialistas conllevan una importante preparación, como también un conocimiento técnico fundamental para el buen desarrollo de las tareas asignadas, demostrando una gran capacidad de trabajo en equipo, el cual se desarrolla durante todo el año en diferentes zonas aisladas de la Región de Magallanes y Antártica Chilena”, agregó.En los trabajos de mantenimiento y renovación de señalización marítima se emplearán embarcaciones Pumar de Astilleros y Maestranzas de la Armada (Asmar) y un helicóptero embarcado Airbus BO-105 Bolkow de la Aviación Naval para facilitar el despliegue de material técnico.OPV-83 Marinero FuentealbaEl OPV-83 Marinero Fuentealba es un patrullero oceánico construido por Asmar basado en el diseño del OPV-80 de la firma alemana Fassmer GmbH. Su construcción se inició el 13 de julio de 2012 en la planta industrial Talcahuano.

El remolcador ATF-65 Janequeo de la Armada de Chile recibe el pabellón de combate

La Armada de Chile realizó el viernes 29 de octubre en el molo de abrigo de Valparaíso la ceremonia de entrega del pabellón de combate del remolcador ATF-65 Janequeo de la Escuadra Nacional.El buque, como publicó Infodefensa.com, fue adquirido al astillero indio Larsen & Toubro Shipbuilding en el año 2020 y se incorporó a la institución en febrero de 2021 después de un tránsito de 13.000 millas náuticas desde Kattupalli a Valparaíso.El símbolo patrio, confeccionado en seda y bordado con hilos de oro y plata y que representa el compromiso de los tripulantes de rendir la vida defendiendo el país si es necesario, fue donado en forma conjunta por la Asociación Gremial de Oficiales de la Armada en Retiro (Asofar A.G) y por la generación de oficiales de la Armada año 1973.El acto fue presidido por el comandante en jefe, almirante Juan Andrés De La Maza, y contó con el director general de los Servicios de la Armada, contraalmirante Leonardo Quijarro, y el comandante en Jefe de la Escuadra Nacional, contraalmirante Pablo Niemann, acompañados de los comandantes de las unidades de la Escuadra Nacional y la dotación del remolcador.Una tradición navalEn representación de quienes donaron el emblema patrio, habló el capitán de fragata en retiro Claudio Niada quiero destacó en su discurso la importancia de las tradiciones navales de las cuales es depositaria la institución y que contribuyen a darle sentido y un norte en su navegar por el tiempo."Si el destino llevara a nuestro país a un conflicto bélico sabemos que este pabellón será izado y clavado en lo más alto del buque y su destino será cubrirse de gloria en la victoria o flamear bajo las aguas a tope nunca rendido al igual que el pabellón de la gloriosa Esmeralda”, aseguró Niada.Luego del discurso, se hizo entrega del pabellón de combate al comandante del ATF-65 Janequeo, capitán de fragata Rodrigo Pérez, para luego dar paso a la entonación del himno nacional e izamiento del símbolo patrio.El comandante Pérez señaló que “todo proceso de incorporación resulta incompleto, si no se realiza una de las tradiciones navales más arraigadas dispuestas en nuestro ceremonial naval, como lo es la entrega de su pabellón de combate"."Para todo buque de guerra, el pabellón de combate simboliza y representa la convicción más preciada de nuestro juramento de servir a la Patria hasta rendir la vida si fuese necesario, tal como lo demostrado por Prat y sus camaradas el 21 de mayo de 1879 en la Rada de Iquique”, agregó.Proyecto RemolcadorEl Ministerio de Defensa de Chile aprobó el 26 de enero de 2018 el proyecto Remolcador el cual contemplaba la compra de una nueva unidad con el propósito de mantener y complementar las capacidades de rescate y salvataje que realizan el ATF-66 Galvarino y el ATF-67 Lautaro.El objetivo del proyecto es fortalecer la capacidad de rescate y salvataje, tanto de buques civiles como militares en el área de responsabilidad nacional, salvaguardar la vida humana en el mar, la preservación del medio ambiente y los recursos naturales, apoyo logístico en donde se requiera y la capacidad de realizar el rescate y salvataje de un submarino.El 5 de marzo de 2018 fue firmado el decreto que autorizaba la incorporación por los entonces ministros de Defensa y Hacienda, y en el marco de este proyecto, las armadas de Chile y Estados Unidos suscribieron el 27 de agosto de 2018 un convenio de cooperación para buscar la mejor alternativa que existiera en el mercado y que permitiera además de salvaguardar la vida humana en el mar, servir como una plataforma de rescate y salvataje de submarinos.