EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV

Destacamento de Montaña N° 8 Tucapel

El Ejército de Chile realiza el curso de conducción de carro Mowag 8x8 en la III División de Montaña

El Regimiento Logístico N° 3 Victoria, apoyado por personal del Regimiento de Infantería N° 1 Buin y del Regimiento Logístico del Ejército N° 3 Limache, efectuó un curso de capacitación para conductores y comandantes de carros Mowag Famae Piraña 8x8 en la III División de Montaña del Ejército de Chile.La actividad tuvo una duración de tres semanas y convocó a 42 alumnos pertenecientes al Destacamento de Montaña N° 8 Tucapel, Destacamento de Montaña N° 9 Arauco, Destacamento de Montaña N° 17 Los Ángeles, Regimiento de Caballería N° 3 Húsares, Regimiento Logístico N° 3 Victoria y Regimiento N° 12 Sangra.La capacitación, dispuesta por el Comando de Operaciones Terrestres (COT), contempló teoría y conocimiento del material, además de diversas formas de empleo del carro, y una fase práctica, tanto diurna como nocturna en espacios urbanos y carreteras, además de conducción en terreno accidentando.La certificación finalizó con un recorrido por las canchas de conducción en el Regimiento Logístico N° 3 Victoria, sede de esta capacitación para conductores y comandantes de carro Mowag 8x8, y contempló una ceremonia de clausura presidida por el comandante en jefe de la III División de Montaña, general de brigada Enrique Jaque.Mowag Famae Piraña 8x8 El carro Mowag Famae Piraña 8x8 es el blindado a ruedas más grande que opera el Ejército de Chile.

III División de Montaña, custodio de las cumbres del Ejército de Chile

Esta particularidad geográfica ha determinado el despliegue de unidades de montaña a lo largo y ancho del país para resguardar la soberanía y apoyar el desarrollo nacional.El personal que integra las diferentes unidades de montaña realiza un constante entrenamiento lo que se complementa con un equipamiento acorde a las duras exigencias climáticas del ambiente en que operan las tropas y un ágil despliegue dentro de su área de responsabilidad, como parte fundamental de la Fuerza Terrestre.Estos procesos permiten incrementar las habilidades básicas y la eficiencia del personal contribuyendo al fortalecimiento de la capacidad combativa y nivel de alistamiento de la unidad para cumplir las misiones que son propias en un escenario de montaña.Los efectivos de Compañía de Ingenieros de Montaña N° 3 Los Ángeles del Destacamento de Montaña Nº 17 Los Ángeles realizaron una infiltración y reconocimiento anfibio en la laguna del Laja y el Regimiento de Caballería N° 3 Angol efectuó una asistencia al entrenamiento para las unidades de reconocimiento y exploración del Destacamento de Montaña N° 9 Arauco y del Regimiento N° 12 Sangra.La Compañía Andina del Batallón de Infantería de Montaña N° 13 Andalién del Destacamento de Montaña N° 9 Arauco efectuó un entrenamiento de 25 días de duración en la zona general de Puyehue para reforzar sus habilidades de combate y subsistencia en terrenos nevados.La Batería de Artillería de Montaña N° 2 Arica del Destacamento de Montaña N° 3 Yungay realizó un período de entrenamiento de combate con los M56 de 105/14 mm en el Campo de Instrucción y Entrenamiento General Bari y la Batería Independiente de Montaña N° 2 Maturana del Destacamento de Montaña N° 9 Arauco en terrenos nevados del Centro de Esquí Antillanca.Perseverá y vencerásEl Decreto Supremo 1791 de fecha 6 de Julio de 1954 estableció la Escmña como consecuencia del imperativo geográfico y de acuerdo a las sugerencias expuestas a la superioridad por el entonces coronel Juan Bancalari Zappettini, quien regresaba de un curso de alta montaña impartido por la Escuela Alpina Militar de Aosta, Italia.El primer Curso de Montaña se realizó en 1955 comenzando de esta forma la Especialidad de Montaña del Ejército de Chile a la cual pertenecen oficiales y suboficiales de la institución además de integrantes de ejércitos extranjeros que han recibido esta especial formación.La Escmña tiene la responsabilidad de formar a montañeses como comandantes con experiencia para conducir tropas en escenarios de montaña.

Los montañeses del Ejército de Chile se instruyen en rescate en Campo de Hielo Norte

Efectivos de la Compañía Andina Divisionaria N° 20 Cochrane y Destacamentos de Montaña N° 8 Tucapel y N° 9 Arauco del Ejército de Chile realizaron un entrenamiento en el Glaciar Neff para perfeccionar las técnicas de rescate en condiciones extremas como glaciares y lugares de difícil acceso.La actividad contó con el apoyo de personal y medios de la Compañía de Telecomunicaciones Dvisionaria N° 8 Coyhaique, Compañía Logística Divisionaria N° 4 Coyhaique y un helicóptero Airbus AS350 del Pelotón de Aviación N° 4 de la Brigada de Aviación de Ejército (Bave).El ejercicio consistió en un rescate simulado en el cual una persona solicitaba ayuda desde el Glaciar Neff ubicado en Campo de Hielo Norte, Región de Aysén, para lo cual se estableció un Puesto de Mando Principal y un Puesto de Mando Avanzado.Los montañeses entrenaron las habilidades necesarias para vivir y desplazarse en un glaciar, realizando técnicas de encordamiento, rescate de un hombre en grietas, escalamiento en hielo y desplazamiento en un glaciar además de navegación empleando botes neumáticos Pumar de Astilleros y Maestranzas de la Armada (Asmar).Capacidades técnicas en un escenario complejoEl ejercicio fue evaluado en terreno por una cordada del Comando de Operaciones Terrestres que comprobó las competencias profesionales de los especialistas en montaña en una zona de complejo acceso, con diferentes condiciones y niveles de dificultad y cargando equipos que superaban los 40 kilos de peso por cajones cordilleranos de la Patagonia Chilena.La preparación para efectuar este entrenamiento en Campo de Hielo Norte se extendió por varios meses y participaron alrededor de 60 personas considerando toda la logística necesaria para llevar a cabo esta compleja operación.El comandante de la Compañía Divisionaria N° 20 Cochrane, teniente coronel Francisco Peña, indicó que en la actividad se realizó "una ruta inédita insertándonos vía lacustre por puerto Bertrand, navegando en bote por el lago Plomo, para continuar con una marcha de 70 kilómetros en total de ida y vuelta, en terrenos escarpados con zonas boscosas, cruzando ríos, lagos y pantanos con 900 metros de desnivel”.El comandante Peña destacó la importancia de este tipo de actividades porque permiten tener alternativas para colaborar en situaciones de emergencia, como ocurrió meses atrás cuando especialistas de montaña debieron socorrer a un grupo de guías de turismo que entrenaba en esquíes.