menú responsive
ESPAÑA | Aire
-/5 | 0 votos

Un muerto y un herido grave

El Ejército del Aire aumenta las revisiones a los F-5, tras el accidente de 2012

Avión de entrenamiento F-5. Foto: Ejército del Aire

Avión de entrenamiento F-5. Foto: Ejército del Aire

22/07/2019 | Madrid

El 2 de noviembre de 2012, el accidente de un caza de entrenamiento F-5 en Talavera la Real (Badajoz) se saldó con la muerte del piloto instructor y provocó secuelas muy graves en su alférez alumno. El proceso judicial abierto después del siniestro, que deja ocho mandos investigados por el Tribunal Militar Central, reveló graves deficiencias en el proceso de mantenimiento de los motores J85 de estas aeronaves que, según explica el Ejército del Aire, han sido subsanados mediante profundas revisiones en los aviones durante los últimos años.  

La investigación posterior evidenció en primera instancia que el disco rotor del segundo escalón de turbina se rompió poco después del despegue, lo que fue determinante en el fatal desenlace. La Fuerza Aérea detalla al diario El Mundo que "a raíz del accidente ha venido tomando una serie de medidas de mantenimiento muy restrictivas". 

Y explica: "Se ha reducido la vida del disco de segundo escalón de turbina, seguida de la retirada del servicio de todos los discos con el mismo P/N (Part Number) que el afectado". Además, se han verificado "los datos de ingeniería de todos los elementos con límite de vida de la turbina del motor del F-5 (discos y anillo de torsión)" y se han demostrado "todos los elementos de turbina mencionados anteriormente que tengan un número de horas de vuelo superior al número de ciclos de fatiga".

Por último, añade, se ha realizado la "comprobación, mediante inspección de ensayos no destructivos, de discos de ruedas de primer y segundo escalón de turbina, dando como resultado 'sin grietas'". 

En los trabajos de mantenimiento de los motores con más de 40 años de servicio también participa la compañía ITP. Como publicó Infodefensa.com, la firma vasca obtuvo en 2017 un contrato con un presupuesto de tres millones de euros para proporcionar servicios de apoyo al mantenimiento orgánico -programado y no programado- de los J85-GE13.  

Ocho militares investigados 

 

Según recoge El Mundo, el caso se encuentra parado a la espera de que la instrucción continúe en el Tribunal Militar Central, pues están investigados tres coroneles, dos tenientes coroneles, dos comandantes y un teniente. El auto judicial pone de manifiesto que el disco del rotor de turbina acabó rompiéndose por haber sobrepasado el número de ciclos de vida útil y las recomendaciones del fabricante. 

La investigación, según explica el abogado de la acusación particular, Raúl Ochoa, también muestra varias irregularidades y decisiones cuestionables que han acabado con los ocho militares investigados. La más destacada es que el instructor fallecido no contaba con la habilitación para volar.

 

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje