menú responsive
AMÉRICA | Aire
-/5 | 0 votos

Camillas diseñadas para evacuaciones sanitarias aéreas

Argentina fabrica cápsulas para el traslado de pacientes con Covid-19

La cápsula de aislamiento de fabricación nacional. Foto: Fuerza Aérea Argentina

La cápsula de aislamiento de fabricación nacional. Foto: Fuerza Aérea Argentina

05/09/2020 | Buenos Aires

Agustín Larre

Un grupo de egresados de la antigua Escuela Nacional de Educación Técnica (ENET) N°1 'Brigada Aérea de El Palomar' diseñó y construyó una cápsula de aislamiento para realizar traslados aéreos de pacientes con Covid-19. El sistema, que puede ser usado en cualquier avión y helicóptero, buscará contar con el permiso de la Dirección General de Aeronavegabilidad Militar Conjunta (Digamc) para que pueda ser empleado en aeronaves militares.

Para este proyecto, primero se construyó una cápsula prototipo que fue probada en diferentes aeronaves con el objetivo de verificar la forma de ingreso, calcular los tiempos de egreso, el acceso a los controles del generador y la facilidad de manejo sobre el paciente por parte del personal médico. Todo esto en función de dar cumplimiento a las normas actuales, que establecen que durante una aeroevacuación sanitaria no se debe tardar más de 90 segundos en extraer la camilla.

El equipo tardó alrededor de 30 días en construir el primer prototipo, realizar los cambios y ensayos necesarios hasta lograr una cápsula acorde a los requerimientos. Los principales desafíos en esta etapa estuvieron relacionados a los inconvenientes y demoras en la obtención de los insumos necesarios para su fabricación, ocasionados por la situación actual de pandemia mundial.

Con la aprobación de la Asociación Nacional de Aviación Civil (ANAC), el sistema puede ser usado en cualquier avión y helicóptero. Pero aún no logró el permiso de la Digamc para ser utilizados en aeronaves militares, algo que se prevé para el futuro del proyecto.

Los detalles del prototipo

 

El dispositivo está formado por una estructura sólida de aluminio soldada que lleva un cobertor compuesto de dos materiales, lona ignifuga y lona cristal de 500 micrones soldados entre sí por alta frecuencia con tapas en los extremos, provistos con cierres de caucho impermeables, que permiten mantener el receptáculo totalmente aislado. Además, cuenta con cinturones de seguridad para la estabilidad y ajuste del paciente dentro del mismo.

Esta estructura lleva un filtro de aire particulado de alta eficiencia (HEPA, por sus siglas en inglés), un sistema que se complementa con un generador de ozono que garantiza el filtrado seguro del aire desde el interior del habitáculo.

Posee también una bomba que se encarga de la circulación del aire de los filtros mediante presión negativa dentro de la cápsula, que funciona a través de una batería sellada con un gel especial y con autonomía de duración de cuatro horas, luego de lo cual debe ser recargada por medio de un puerto USB que utiliza un cargador universal.

Cabe destacar que además del grupo de trabajo principal, en este proyecto participó un equipo de profesionales de la salud que realizó aportes y sugerencias que luego fueron incorporadas al prototipo final aprobado por la ANAC.

 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje