Informe PwC: "Parece difícil configurar grandes grupos nacionales para competir en mercados globalizados"
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
España >

Informe PwC: "Parece difícil configurar grandes grupos nacionales para competir en mercados globalizados"

PwC informe2 apaisado
|

“Es preciso aumentar los esfuerzos públicos en todo lo relacionado con los impulsos de la I+D+I, lo que pasa por la potenciación de los centros de investigación públicos, como sucede en Alemania, Francia o el Reino Unido”. Así lo afirma un informe elaborado por la consultora PwC sobre el futuro de la industria de Ddefensa y aeronáutica con la participación de directivos del sector y del Ministerio de Defensa.

El documento, obtenido por Infodefensa.com, recalca que la relevancia de la Administración Pública en estos sectores es mayor que en otros ámbitos y, por ello, a la hora de analizar el futuro del sector, así como de impulsar su desarrollo, es fundamental contrato con el sector público.

“El primer elemento –agrega el informe- con el que es preciso contar es con una política específica y con visión a largo plazo que quede exenta de vaivenes partidistas. La complejidad de los programas o la necesidad de acometer grandes inversiones exigen que el contexto aporte seguridad jurídica y estabilidad, algo para lo que se necesita la involucración decidida de la Administración”.

En ese sentido, recalca positivamente la puesta en marcha por parte del Gobierno de una iniciativa de gran alcance para “reindustrializar España” y, en ese contexto, dice que se debería prestar especial atención al sector aeronáutico y de defensa dada su naturaleza, así como por su carácter tractor para otras industrias.

“La creación de polos de conocimiento o la coordinación de programas y centros tecnológicos se revelan como palancas de mejora que están dando excelentes resultados”, concluye.

Éxito exportador limitado de los programas nacionales

En un mercado global donde las fronteras nacionales son cada vez menos relevantes, es preciso, dice el documento, plantearse si la industria aeroespacial y de defensa española tendría que contar con un gran campeón nacional o, por el contrario, debería definir un esquema de especialistas verticales a nivel europeo o de mayor alcance.

“La ambición de muchos Estados o empresas por desarrollar y construir aviones, buques o carros propios deriva de la idea de que de esta forma se es cabeza tractora en el segmento y, por tanto, se es capaz de liderarlo tecnológicamente y comercialmente”, agrega el documento que resalta que programas puramente nacionales (Saab Grippen, Dassault Rafale, etc.) tienen un coste alto, unos volúmenes de producción reducidos y un éxito exportador limitado.

“Sin embargo, el liderazgo en ciertos segmentos o componentes permite enfocar el desarrollo en tecnologías punteras a un coste asequible e incrementa el potencial de mercado de una forma significativa. El desarrollo del AVE en España ha demostrado que no es necesario ser el fabricante original para tener éxito en el mercado internacional, donde las empresas españolas son punteras gracias a su capacidad de integrar y optimizar diferentes sistemas y proveedores.

“Para poder convertirse en cabezas tractoras a nivel internacional y participar con éxito en programas europeos, tanto civiles como militares, las compañías necesitan una escala mínima y una capacidad de inversión suficiente para poder abordar programas de larga duración. En este sentido, los esfuerzos realizados en España para crear Tier-1 (Aernnova, Aciturri, Alestis, etc.) en el segmento de aeroestructuras han ido en la dirección correcta. Sin este impulso, las empresas españolas serían menos relevantes y se convertirían en Tier-2 o Tier-3 para empresas alemanas o francesas”.

Campeón nacional versus especialista vertical

Según PwC, “la creación de estos Tier-1 ha tenido un efecto arrastre que ha posibilitado el desarrollo de toda una cadena de suministro de Tier-2 y Tier-3 y de proveedores de servicio en España. Se trata, sin duda, de un caso de éxito a tener en cuenta, que debería servir como referente para otros segmentos y productos”-

En definitiva, a la hora de plantear la cuestión sobre si se necesitan “campeones nacionales” o especialistas verticales es preciso tener en cuenta tanto la capacidad de un país como España como las características del propio sector a nivel mundial.

Dado el nivel de sofisticación y la necesidad de contar con un mercado robusto, parece difícil configurar grandes grupos de carácter nacional que puedan diseñar, construir y competir en mercados globalizados.

Lo contrario no sería optar por una industria subsidiaria, atomizada y al albur de grupos extranjeros, sino la creación de compañías especializadas con la fuerza suficiente para integrarse con solidez en consorcios europeos y para liderar su ámbito, tanto en ventas como en tecnología, innovación o expertise.



Recomendamos