menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

Clase 209/1400L

El submarino Simpson de la Armada de Chile vigila el paso de la flota pesquera china

El SS-21 Simpson navegando en aguas de Estados Unidos en el ejercicio DESI 2018. Foto: Armada de Estados Unidos

El SS-21 Simpson navegando en aguas de Estados Unidos en el ejercicio DESI 2018. Foto: Armada de Estados Unidos

29/06/2020 | Valparaíso

Nicolás García

El submarino SS-21 Simpson de la Armada de Chile realizó un operativo de vigilancia y control del espacio marítimo nacional durante el tránsito de la flota pesquera china por la Zona Económica Exclusiva (ZEE) del país.

La labor de fiscalización permitió verificar que la actividad pesquera de embarcaciones extranjeras en alta mar se ejecute conforme a las normas internacionales que buscan la conservación, el uso sostenible de los recursos pesqueros y la protección de sus ecosistemas marinos además de disuadir su eventual extracción no autorizada en aguas nacionales.

La unidad de la clase 209/1400L de la Fuerza de Submarinos, con una dotación de 49 tripulantes, efectuó la operación de vigilancia marítima y pesquera por más de 14 días y cubrió un área de 117.000 millas cuadradas entre Talcahuano, archipiélago de Juan Fernández, isla San Félix y Valparaíso.

El submarino utilizó los sensores electrónicos, acústicos y ópticos como el sistema de periscopio Hensoldt SERO 40 Stab para detectar y observar, desde las profundidad del mar, el paso de la flota extranjera aprovechando las capacidades de sigilo, detección, permanencia y movilidad propia de este tipo de plataforma de combate obteniendo registros fílmicos y fotográficos e identificando a los posibles infractores.

Combate a la pesca ilegal

 

La operación de fiscalización marítima es el resultado de la coordinación, planificación y ejecución del Comando de Operaciones Navales (Comoper) y la Dirección General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante (Directemar) con sus direcciones técnicas.

El jefe del Departamento de Pesca y Recursos Marítimos de la Dirección de Intereses Marítimos y  Medio Ambiente Acuático (Dirinmar) de la institución, capitán de fragata Rodrigo Lepe, destacó la necesidad e importancia de ejercutar operaciones de fiscalización para enfrentar el problema de la pesca ilegal que afecta a Chile y a la comunidad internacional.  

El comandante Lepe sostuvo que "este tipo de actividades permiten demostrar con acciones concretas el compromiso que el país ha asumido en el resguardo de la sustentabilidad de los recursos pesqueros ante el mundo, al poseer una política clara destinada a monitorear, prevenir, combatir y desalentar la pesca ilegal, no declarada, no reglamentada (Indnr)”.

El jefe del Servicio de Búsqueda y Salvamento Marítimo (MRCC Chile), capitán de navío LT Cristián Gálvez, señaló que “para el monitoreo del programa de superficie marítimo se utilizan sistemas especiales operados por la Dirección de Seguridad y Operaciones Marítimas (Dirsomar) y es aquí donde se recopilan datos, informaciones y antecedentes de programas electrónicos e informáticos, así como de otras Marinas y Guardacostas de Armadas amigas”.

El uso de esta información, sumado a la experiencia de analistas, permite elaborar reportes generales y especializados de superficie y pesca enfocados a flotas pesqueras extranjeras siendo utilizados en las Operaciones de Fiscalización Pesquera Oceánica (OFPO) por patrulleras oceánicas, fragatas y submarinos, como la misión desarrollada desde mediados de mayo a comienzos de junio por el SS-23 General O´Higgins en el norte del país.

SS-21 Simpson

 

El SS-21 Simpson es uno de los dos submarinos chilenos de la clase 209/1400L construidos en los astilleros de Howaldtswerke en Kiel, Alemania. Fue recibido por la institución en 1984. Tiene 59,5 metros de eslora, 6,2 metros de manga y 5,5 metros de calado en superficie. Desplaza 1.390 toneladas y alcanza una velocidad máxima sumergido de 21,5 nudos.

La unidad ingresó en 2009 a la planta industrial Talcahuano de Astilleros y Maestranzas de la Armada (Asmar) para recibir un profundo refir similar al realizado en el SS-20 Thomson. El submarino recibió el Sistema Táctico de Combate Submarino (Subtics) de DCNS (hoy Naval Group) y estandarizó una serie de equipos con los SS-23 General O´Higgins y SS-22 General Carrera de la clase Scorpene que entraron en servicio a mediados de la década del 2000.

El SS-21 Simpson, que dispone de ocho tubos para el lanzamiento de hasta 14 torpedos pesados de 533 mm, incorporó el torpedo Black Shark de Leonardo y la capacidad de disparar el misil Exocet SM-39 de MBDA. Además integró el panel monitor diésel PDM-SP09 para el control y monitoreo de motores diésel y generadores del submarino y una consola digital de control de gobierno y propulsión de la empresa Sisdef y recibió una mesa de ploteo digital de Desa que reemplaza las tradicionales cartas náuticas de papel con cartas digitales.

El submarino sufrió un retraso en su entrega tras ser severamente dañadas las instalaciones de Asmar Talcahuano por el terremoto y tsunami que afectó al país el 27 de febrero de 2010. El Simpson se encontraba desarmado en el dique flotante Young, el que producto de las olas quedó varado sobre el muelle Chacabuco, inclinado hacia el mar y escorado. El submarino permaneció en su interior y no sufrió grandes daños. Tras cinco meses y un arduo trabajo de ingeniería, el dique fue desvarado el 14 de julio de 2010. El Simpson fue entregado en 2012.

La unidad ha representado a la institución en diversos ejercicios internacionales destacando su presencia en el programa de cooperación DESI (Diesel Electric Submarine Initiative) de la Armada de Estados Unidos. El SS-21 Simpson asistió a las ediciones 2007, 2008, 2012 y 2018 y ha participado además en el ejercicio Chilemar cuyo fin es entrenar y estandarizar procedimientos de salvataje de submarinos siniestrados entre Chile y Estados Unidos.

La institución decidió iniciar un programa de modernización de los submarinos SS-20 Thomson y SS-21 Simpson de para extender su servicio otros 10 años a la espera de la selección y la construcción de la nueva generación de submarinos chilenos. Se espera que el programa de reemplazo de las unidades de origen alemán se inicie a mediados de la década de 2020.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje